ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

Donald Trump anuncia reemplazo en la Corte Suprema y desata batalla

El presidente de Estados Unidos apura la nominación al Supremo y los demócratas rechazan la medida.

Donald Trump. Foto: Reuters
Decidido: Trump postulará esta semana a una mujer para el lugar en la Corte Suprema de la magistrada fallecida y busca alinear a su partido. Foto: Reuters

No hay duelo capaz de desterrar el cálculo político en los Estados Unidos de 2020. Mientras los ciudadanos continúan rindiendo tributo a la juez Ruth Bader Ginsburg, fallecida el viernes a los 87 años, ya ha explotado en toda su magnitud la colosal batalla por el Tribunal Supremo llamada a inflamar los 45 días que quedan para unas elecciones que, ya antes de esta situación, ambos partidos veían como existenciales. Renunciando a la compostura mostrada la víspera, el presidente movió el sábado el primer peón con el anuncio de que ya esta semana propondrá un nuevo nombre para el Tribunal Supremo y que apostará por “una mujer”.

Es a él al que le corresponde dar el primer paso. Y no esperó ni 24 horas el presidente para darlo. El sábado por la mañana pidió a los republicanos iniciar el proceso de relevo “sin demora”. Por la tarde, en un mitin en Carolina del Norte, anunció que el nombre estará sobre la mesa esta próxima semana, alentado por sus seguidores al grito de “Fill that seat!” (¡cubre esa vacante!). La campaña de Trump empezó a vender camisetas con el lema.

Réplica

Del lado demócrata, el candidato presidencial Joe Biden, pidió a los republicanos que no “fuercen” el proceso de confirmación antes de las elecciones, pues constituiría “un abuso de poder”.

En un discurso pronunciado en el museo de la Constitución de Filadelfia, el candidato ha apelado directamente a ese puñado de senadores republicanos que “de verdad van a decidir lo que suceda”, y les he pedido que actúen “en conciencia”.

Trump ya venía jugando la carta de un nuevo nombramiento del Supremo para animar al votante republicano en estas elecciones. El pasado 9 de noviembre, presentó una lista con 20 candidatos entre los que estaría su elección en caso de renovar mandato en la presidencia. Al anunciar que será una mujer, esa lista queda significativamente reducida. Las especulaciones se centraban en Amy Coney Barrett, juez conservadora de 48 años que actualmente sirve en un tribunal de apelaciones.

Barrett ha escrito contra el aborto tal y como está legalizado actualmente en el país. También se habla de la juez Barbara Lagoa, que es de origen cubano y de Miami, lo que le podría dar a Trump, en una nueva derivada política, un empujón en Florida, estado llamado a ser decisivo en estas elecciones. Preguntado por los periodistas, el presidente tuvo palabras de elogio para las dos mujeres.

Los republicanos fueron llamados a filas. Se trata de asegurar el apoyo de una mayoría simple en el Senado, necesaria para aprobar a la persona que nomine Trump. Los republicanos tienen 53 senadores frente a 47 demócratas. La oposición de cuatro haría fracasar la votación, y en este asunto el grupo está lejos de comportarse como un bloque.

Todas las miradas están en los 23 senadores republicanos que se juegan la reelección el 3 de noviembre. Entre ellos está Susan Collins, senadora por Maine, que anunció que no votaría por la candidata de Trump.

A Collins se la considera moderada y peligra su escaño. También los senadores Lisa Murkowski y Chuck Grassley dijeron recientemente que se opondrían, y la primera ha dicho ayer que no ha cambiado de opinión. “No apoyé proceder con la nominación ocho meses antes de las elecciones de 2016″, dijo la senadora “y ahora estamos aún más cerca de las elecciones y creo que la misma norma debe aplicarse”.

El presidente Trump ha atacado a Murkoswki por la mañana, retuiteando una convocatoria de un evento con la senadora acompañada de un escueto mensaje: “¡No, gracias!”.

Duelo

En Washington, mientras tanto, cientos de admiradores de Ginsburg, icono de las causas progresistas, seguían congregándose ante la fachada del Supremo. Las flores, las velas y los mensajes de agradecimiento se amontonaban a los pies de la imponente escalinata de mármol.

“Descansa, ya nos encargamos nosotras a partir de ahora”, decía uno de los muchos carteles que prometían continuar la lucha de la juez. Entre la multitud de personas que venían a rendir tributo a Ginsburg, un grupo de antiabortistas mostraba carteles con imágenes de fetos muertos y rompía el silencio con un megáfono que escupía proclamas.

Una señal de lo mucho que está en juego en esta batalla, en la que los conservadores ven la oportunidad de ahondar y consolidar el sesgo derechista del último dique judicial del país.Por eso quieren abordar sin demoras el reemplazo para la magistrada fallecida.

La batalla ofrece también a los demócratas un cambio de estrategia en la campaña, que algunos ven con optimismo. En los últimos meses, el candidato Joe Biden dibujada las elecciones como un plebiscito sobre el presidente y su gestión de la pandemia.

Ahora, según han explicado personas de su equipo, si se sigue adelante con las audiencias de confirmación en el Senado, querrían convertirlas en una oportunidad para hablar de la emergencia sanitaria que sacude el país y del futuro de la sanidad pública.

Apenas una semana después de las elecciones, el Supremo tiene que escuchar las argumentaciones sobre la reforma sanitaria introducida por Obama, impugnada por los republicanos. Ese y otros de los clásicos temas que dividen a la sociedad estadounidense son los que, tras la muerte de la juez Ginsburg, saltan súbitamente al centro de una campaña electoral histórica.

Jueza latina en las puertas de la Corte
Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos. Foto: AFP

La cubano-estadounidense Bárbara Lagoa, hija de exiliados cubanos de Miami, suena en los medios estadounidenses como una de las posibles candidatas a reemplazar a la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Los ojos del sur de Florida, especialmente del barrio cubano de Hialeah, en el condado Miami-Dade, donde creció esta abogada de 52 años, están puestos en la lista de candidatas que el presidente Donald Trump dijo que anunciaría pronto.

Esta jueza conservadora se presenta además como una candidata clave que alentaría al electorado de Florida, estado clave para la reelección de Trump frente al demócrata Joe Biden en las presidenciales de noviembre próximo.

Los miembros de la Corte Suprema de Justicia (de seis a 10) ejercen sus función de forma vitalicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados