Brasil

Diez años de trabajo para reconstruir el gran museo

Unesco, España, Francia y Portugal aseguran apoyo a Brasil.

En el centro de la imagen aérea está el Museo Nacional que muestra las consecuencias del incendio que causó destrucción. Foto: Reuters
En el centro de la imagen aérea está el Museo Nacional que muestra las consecuencias del incendio que causó destrucción. Foto: Reuters

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) calcula que la restauración del Museo Nacional de Río de Janeiro, que perdió el 90 % de su acervo después de ser consumido por las llamas, tomará unos 10 años, informaron fuentes oficiales.

"Es un trabajo de muchos años. No existe en este momento ninguna solución mágica que permita reconstruir el museo en unos meses. Tenemos un largo trabajo de identificación de los escombros, muchos de los cuales son fragmentos de artículos del museo", afirmó la representante de la Unesco en Brasil, Marlova Jovchelovitch Noleto, en una rueda de prensa.

De acuerdo con la representante, la reconstrucción del Museo será un trabajo gradual que se llevará a cabo en varias etapas porque también hay que tener en cuenta "la reconstrucción del edificio histórico en sí, que también demanda tiempo".

Jovchelovitch Noleto consideró que a medida que se adelanten los trabajos, el Museo podrá abrir sus puertas al público paulatinamente.

La representante de la Unesco habló con los medios acompañada de los miembros de la misión de emergencia de esa organización, comandada por la italiana Cristina Menegazzi quien dijo que el acervo puede ser reconstruido con donaciones de otros museos y el uso de tecnologías avanzadas, como impresiones 3D.

La misión de emergencia, de la que también hacen parte el consultor del Centro Internacional de Estudios para la Conservación y Restauración de Bienes culturales, José Luiz Pedersoli Junior, y dos especialistas de la ciudad alemana de Colonia, estará en Brasil hasta hoy domingo..

Ha realizado varias visitas técnicas al Museo a fin de garantizar la estabilidad estructural del edificio y ayudar en las labores de recuperación de objetos de la colección y de elementos arquitectónicos que se encuentran entre los escombros.

Asimismo, visitará otros seis edificios que conservan la memoria histórica, como el Archivo Nacional y la Biblioteca Nacional.

El Museo Nacional de Río de Janeiro, el más antiguo e importante de Brasil, perdió prácticamente todo su acervo histórico, científico y cultural tras ser consumido por las llamas hace algo más de dos semanas.

Construido por decisión del rey Juan VI de Portugal e inaugurado el 6 de junio de 1818, el Museo Nacional fue el escenario escogido por la princesa Leopoldina, mujer del emperador Pedro I, para firmar la declaración de independencia de Brasil en 1822 y también acogió la primera Asamblea Constituyente tras el fin del imperio.

En su acervo figuraban valiosos documentos y piezas únicas, como el esqueleto de Luzia, los restos humanos más antiguos descubiertos en Suramérica, que databan de hace unos 12.000 años y cuyo destino hasta ahora se ignora.

Según la Unesco el trabajo de recuperación del museo se apoya actualmente con tres fuentes de recursos: el Fondo de Emergencia de la Unesco creado en 2015, el aporte del Ministerio de Educación de 10 millones de reales (unos 2,40 millones de dólares) para los esfuerzos iniciales de sustentación del edificio del museo y las donaciones de otros países.

España, Francia y Portugal acordaron apoyar a Brasil en la reconstrucción.

El ministro de Educación de Brasil, Rossieli Soares, sostuvo conversaciones con el ministro de Cultura y Deporte de España, José Guirao Cabrera, y los ministros de Cultura de Francia, Françoise Nyssen y de Portugal Luis Filipe Castro Mendes, quienes expresaron que colaborarán con la enorme labor.

España ayudará en la recomposición del acervo con documentos históricos, Francia enviará cuatro expertos en el área de museos para estructurar acciones de salvaguardia y Portugal apoyará con la identificación de colecciones disponibles que en el futuro pueden ser transferidas a la institución brasileña.

Archivo digital para seguir recordando

La sede del Museo Nacional es un lugar donde los padres explicaron a sus hijos lo que signifca ser humano y, específicamente, lo que significa ser brasileño. El edifico en sí fue escenario de momentos clave de la historia de Brasil, parte de la narrativa nacional y, por tanto, un sitio de profundo simbolismo y orgullo.

Por ello no debe sorprender que el fuego se convirtiera alinstante en una metáfora de la declinación del país. Mientras todavía ardía, una multitud se congregó en los portones del museo. Después, un grupo de estudiante hizo un llamado pra reunir fotos, videos y hasta selfies tomadas con las colecciones y en los espacios de exhibición, para crear un archivo digital, una suerte de baluarte virtual contra el olvido. "El Museo Nacional fue parte de la niñez de cada uno de nosotros," explicó Luana Santos, una estudiante que participa del esfuerzo de organización. Miles de imágenes ya fueron subidas.

El esfuerzo de los estudiantes reitera lo que significa el museo real y físico en la vida de los cariocas. FUENTE: THE NEW YORK TIMES

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º