CHILE

Decretan nuevo toque de queda en Santiago de Chile; Piñera propone "acuerdo social"

Hasta el momento, las autoridades informaron que hay 11 muertos, 239 civiles heridos, 50 policías y soldados heridos y 2.151 detenidos en todo Chile.

Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: Reuters
Manifestaciones en Santiago de Chile este lunes. Foto: Reuters

El presidente chileno, Sebastián Piñera, propuso la noche de este lunes un "acuerdo social" para hacer frente a las demandas expresadas en las intensas manifestaciones que suman cuatro días y dejan ya 11 muertos en todo Chile.

"Mañana (martes) me reuniré con presidentes de partidos, tanto de gobierno como de oposición, para poder explorar y ojalá avanzar hacia un acuerdo social que nos permita a todos unidos acercarnos con rapidez, eficacia y también con responsabilidad hacia mejores soluciones a los problemas que aquejan a los chilenos", afirmó el mandatario en un mensaje público.

Más temprano, el jefe militar a cargo de la seguridad de Santiago (Chile), Javier Iturriaga, decretó este lunes por tercer día consecutivo toque de queda nocturno para hacer frente a las incesantes protestas sociales, que dejan ya

"Necesitamos nuevamente decretar toque de queda, el que regirá para toda la región Metropolitana a partir de hoy a las 20H00 (23h00 GMT) y hasta mañana a las 06H00 (09H00 GMT)", dijo Iturriaga en un mensaje televisado en el primer día laboral tras el estallido social iniciado el viernes y que continuó el fin de semana.

Miles de personas copaban la céntrica plaza Italia de Santiago este lunes, en la mayor manifestación en este lugar desde el inicio el viernes de unas protestas que no bajan de intensidad.

"Que se vayan los milicos", gritaban a coro aquí los manifestantes, en abierto desafío a las fuerzas militares y policiales que resguardan en gran número el centro de la capital chilena, bajo estado de emergencia, sin generarse de momento nuevos enfrentamientos.

Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: AFP
Manifestaciones en Santiago de Chile este lunes. Foto: AFP

"Esto no para; esto no para hermano", afirmó una manifestante a la televisión local, cuando en un ambiente de gran tensión los chilenos abordaban el primer día laboral tras el estallido de las protestas, las más violentas desde el retorno a la democracia en 1990 con el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.

Hasta el momento, "la cifra de fallecidos oficiales que tenemos que lamentar en estos últimos dos días es 11", dijo a periodistas Karla Rubilar, intendenta (gobernadora) de la Región Metropolitana.

Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: AFP
Manifestaciones en Santiago de Chile este lunes. Foto: AFP

El ministro de Salud, Jaime Máñalich, informó de su lado que hay 239 civiles heridos -ocho de ellos en riesgo vital- al cabo de estos días de protestas.

El titular de la cartera de Interior, en tanto, dijo que 50 policías y soldados también resultaron heridos. La Fiscalia informó además de 2.151 detenidos en todo Chile.

En este primer día laboral desde el estallido social, muchos empleadores cancelaron las jornadas de trabajo y las clases estaban suspendidas en prácticamente todos los colegios y universidades.

Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: AFP
Manifestaciones en Santiago de Chile este lunes. Foto: AFP

Las autoridades calcularon en 20.000 los puestos de trabajo afectados por la destrucción. La Bolsa de Santiago se desplomó 4,61% y el peso chileno se depreció 2,06% este lunes en su primera sesión tras el estallido social.

La falta del metro -eje del transporte público, con unos tres millones de pasajeros por día-, era lo que más se extrañaba en esta ciudad de casi siete millones de habitantes, obligados a hacer largas filas para tomar ómnibus o acceder a las pocas estaciones del ferrocarril metropolitano abiertas.

Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: AFP
Manifestaciones en Santiago de Chile este lunes. Foto: AFP

La estación La Moneda, a pocos metros de la casa de gobierno, abrió sus puertas pasadas las 07:00 locales (10:00 GMT), permitiendo el ingreso de decenas de personas que esperaban impacientes poder tomar un tren. Varios soldados resguardaban los ingresos.

Si el detonante del conflicto fue el aumento de la tarifa del metro, con el correr de las horas las protestas se hicieron eco de otras reivindicaciones en una sociedad que incuba desde hace años descontento con un modelo económico cuyo acceso a la salud y a la educación es prácticamente privado, con una alta desigualdad social, bajas pensiones y alza de los servicios básicos.

El gobierno ha condenado las protestas violentas y llamado a la calma pero el presidente Sebastián Piñera, que hasta hace pocos días se refería a su país como un "oasis" de tranquilidad, afirmó la noche del domingo que el país se encontraba "en guerra contra un enemigo poderoso".

En el centro de Santiago se observa gran presencia militar y policial. Algunas tiendas -las más pequeñas- abrieron sus puertas, pero la mayoría de los supermercados y centros comerciales permanecían cerrados o abrían parcialmente.

En algunos supermercados, las personas hacían largas filas a la espera de que abrieran sus puertas para abastecerse de víveres. En las gasolineras se observaban también enormes colas de vehículos para cargar combustible.

La violencia de las protestas tiene a muchos perplejos, con miedo, aunque también expectantes de los cambios que se pueden venir tras el estallido.

Toque de queda en otras zonas de Chile 

El contraalmirante de la Armada Juan Andrés De la Maza, designado jefe de la Defensa Nacional para la región de Valparaíso desde que se estableció el estado de emergencia, decretó este lunes un nuevo toque de queda para toda la región a partir de las 20:00 hora local (23:00 GMT).

La medida, que se repetirá en esa región por segundo día consecutivo, regirá hasta las 6:00 hora local del martes (9:00 GMT), en previsión de nuevos disturbios violentos.

Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: AFP
Manifestaciones en Santiago de Chile, este lunes. Foto: AFP

De la Maza dijo que se reforzara la presencia militar en las comunas de Catemu y Olmué, principales focos de incendios provocados esta madrugada y en la noche del domingo.

Además, aseguró que no habrá desabastecimiento en la región y pidió a los ciudadanos que respeten el toque de queda.

También se decretó toque de queda en la provincia de Concepción, en la región del Bío Bío, aunque en este caso la medida estará vigente desde más temprano, a las 18:00 hora local (21:00 GMT).

El intendente (gobernador) regional, Sergio Giacaman, indicó en Twitter que la decisión se tomó después de evaluar la situación con el contraalmirante Carlos Huber, el jefe militar a cargo del orden público en el Bío Bío.

En la comuna de Antofagasta, se decretó nuevamente un toque de queda a partir de las 20:00 hora local.

En Rancagua, capital de la región de O'Higgins, también se decretó nuevamente toque de queda, a partir de las 20:00 hora local.

La comuna La Serena-Coquimbo es otra de las zonas donde se decretó toque de queda para esta jornada, a partir de las 20:00 hora local.

En la comuna de Talca, capital de la provincia homónima, también se decretó nuevamente toque de queda, a partir de las 21:00 hora local.

Además, en la comuna de Valdivia, capital de la provincia homónima y de la Región de los Ríos, también se aplicó la misma medida, también desde las 21:00 hora local.

Pidió a los manifestantes que salgan a las calles "de forma pacífica"

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exhortó este lunes al diálogo en Chile y pidió a los manifestantes que salgan a la calle "de forma pacífica".

Actuación: Michelle Bachelet está en un cargo mundial. Foto: AFP
Actuación: Michelle Bachelet está en un cargo mundial. Foto: AFP

"Exhorto al gobierno a que trabaje con todos los sectores de la sociedad hacia soluciones que contribuyan a calmar la situación", dijo Bachelet, expresidenta de Chile, en un comunicado.

Bachelet pidió también a las autoridades que "se aseguren" de que el derecho a la libertad de expresión sea "respetado".

La responsable admitió que hay "acusaciones inquietantes del uso excesivo de la fuerza" por parte de las fuerzas del orden y pidió que todos los actos que han derivado en heridos y muertos sean objeto de "investigaciones independientes, imparciales y transparentes".

"También estoy alarmada por las denuncias de que a algunos detenidos se les habría denegado acceso a abogados, tal y como es su derecho, y que otros han sido maltratados en detención", citó, pidiendo a las autoridades a que actúen respetando "los estándares internacionales de derechos humanos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)