CORONAVIRUS

Cuba entre los países con las peores cifras de la pandemia del COVID-19

Cuba enfrenta el actual rebrote de la pandemia con falta de oxígeno, medicinas y médicos, hospitales sobresaturados y servicios funerarios colapsados.

Un paciente es subido a una ambulancia en La Habana, Cuba. Foto: EFE
Un paciente es subido a una ambulancia en La Habana, Cuba. Foto: EFE

Cuba está pasando por el peor momentos de la pandemia. La isla registró ayer viernes 9.764 nuevos casos de COVID-19, una de las cifras más elevadas desde el comienzo de la pandemia en marzo del año pasado, informó el Ministerio de Salud Pública (Minsap). En tanto, las muertes suman 4.397, luego de las 78 confirmadas en las últimas 24 horas.

En hospitales y centros habilitados están ingresadas 104.105 personas: 46.449 casos activos -131 críticos y 347 graves-, 53.059 con síntomas sospechosos y el resto en vigilancia epidemiológica.

Cuba enfrenta el actual rebrote de la pandemia -reflejado en un promedio de 8.000 casos y 70 muertos diarios- con falta de oxígeno, medicinas y médicos, hospitales sobresaturados y servicios funerarios colapsados.

El país caribeño, de 11,2 millones de personas, registra la tasa de incidencia de la enfermedad más elevada de las Américas y una de las mayores del mundo con 1.173 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 15 días, según el Minsap.

Para muestra basta un botón. La ciudad de Ciego de Ávila, capital de la provincia homónima a 440 kilómetros de La Habana, reportó 155 muertes asociadas al COVID-19 en 17 días y en ese mismo tiempo hubo 339 entierros en su cementerio, más de la mitad víctimas del virus, reflejó un artículo del periódico local Invasor.

Carlos Cano, uno de los administradores de la necrópolis avileña, declaró a esa publicación que hay gran cantidad de cuerpos descompuestos al mismo tiempo: “no se trata de fallas en la construcción de las bóvedas, sino del número de muertes”. “Nunca habíamos visto algo así”, lamentó.

La burocracia en la emisión de certificados de defunción, demoras de hasta cuatro horas para que recojan los cadáveres y otras cuestiones desdibujan un panorama de por sí desolador ante el dolor de perder a un ser querido.

Cuba acumula casi 4.400 fallecidos por covid en 17 meses de pandemia, pero la cifra podría ser aún mayor. La estadística oficial solo incluye a las personas confirmadas con el virus en el momento de fallecer y obvia a las que mueren antes de hacerse o tener los resultados de esas pruebas.

El propio ministro cubano de Salud, José Ángel Portal, reconoció en declaraciones a Invasor que el parte diario del Minsap es “impreciso” en cuanto a los fallecidos.

En las redes sociales circulan fotos y videos de las deplorables condiciones de muchos hospitales, las denuncias de los propios médicos ante la falta de suministros para trabajar e incluso críticas por los molestos apagones, que pueden durar hasta seis horas al día.

Otros han publicado en Twitter videos de cementerios con tumbas por doquier, fosas y entierros ocultos.

Las denuncias alcanzan también a personas que deben sufrir la enfermedad en sus casas, donde el personal sanitario no acude “ni a saludar”, protesta un internauta, y lo que es peor: sin medicinas.

Cuba sufre una preocupante escasez de medicamentos, si bien en las últimas semanas se lanzaron campañas para donar fármacos a la isla y el gobierno ha enviado vacunas y oxígeno a los lugares más críticos. (Con información de EFE)

Soberanas 2 y Plus avaladas

En medio de un panorama complicado por la evolución de la pandemia del COVID-19, Cuba autorizó ayer viernes el uso de emergencia de sus vacunas Soberana 2 y Soberana Plus, con lo que suman tres las vacunas desarrollados por científicos cubanos, las primeras de América Latina, informó la autoridad reguladora de medicamentos del país (Cecmed). Estas autorizaciones llegan un mes después de que Abdala se convirtió en la primera vacuna concebida y desarrollada en la isla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados