dETALLES DE SU VIDA

El Chapo ordenaba matar hasta si le negaban el saludo

Testigo en el juicio reveló sobornos a políticos y policías.

"El Chapo" Guzmán fue recapturado el 8 de enero. Foto: AFP.
Foto: AFP

Joaquín “El Chapo” Guzmán no solo sobornó a políticos y policías, sino que fue un asesino despiadado al extremo de llegar a ordenar la muerte de un hombre que se negó a darle la mano. Estos detalles de la vida de uno de los mayores narcos de la historia salen a luz en el juicio a Guzmán en Nueva York.

Jesús “El Rey” Zambada, el hermano de Ismael “El Mayo” Zambada que fue el socio de Guzmán en el Cartel de Sinaloa, ofreció su testimonio más dramático después de tres días en el estrado al describir la participación de Guzmán en una serie de muertes.

Guzmán ordenó asesinar a Rodolfo Carrillo, miembro del Cartel Juárez y hermano de su líder, luego de que se negó a darle la mano durante una reunión, dijo Zambada. El asesinato fue en 2004, y según Zambada, avivó una guerra entre ambos carteles.

Zambada dijo que otro objetivo fue un oficial de policía corrupto, identificado solo como Rafita, que trabajaba para el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva. Zambada dijo que los asesinos que trabajaban para El Mayo y Guzmán mataron a Rafita después de sacarlo de su casa fingiendo que habían atropellado a su hijo con un auto. “El niño ni siquiera se dio cuenta de qué sucedió algo”, dijo Zambada. “Siguió yendo a la escuela”, agregó.

Otras de las revelaciones de este testigo tienen que ver con los sobornos que pagaba Guzmán. Zambada declaró ayer martes que entregó en un restaurante dos maletas con entre 6 y 8 millones de dólares en sobornos al exsecretario de Seguridad de México, Genaro García Luna, en 2005 y 2006.

Según Zambada, el cartel de Sinaloa también pagó en 2005 “unos millones de dólares” a Gabriel Regino, exsubsecretario de Seguridad de Ciudad de México, cuando el alcalde era el actual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Regino negó las acusaciones en su cuenta Twitter. “Es falso que durante mi ejercicio del servicio público, haya recibido soborno alguno por parte del testificante Jesús Zambada”, escribió.

Las explosivas declaraciones de Zambada fueron en respuesta al contrainterrogatorio del abogado de Guzmán, William Purpura, que le consultó largamente sobre declaraciones que hizo a fiscales en Washington DC, tras ser extraditado a Estados Unidos.

El testigo, que está preso desde 2008 y manejaba las operaciones del cartel de Sinaloa en Ciudad de México, fue consultado sobre si en 2005 y 2006 los capos narcos Beltrán Leyva y su hermano Héctor, entre otros, pagaron 50 millones de dólares a García Luna para que este les diera protección. “Eso se decía”, respondió Zambada. “Si Mayo pudiese corromper al presidente de México, ¿lo haría?”, le preguntó Purpura. “Tal vez”, dijo Zambada.

Otro dato que reveló Zambada fue el uso de un submarino casero para transportar droga a Estados Unidos.

También aseguró que conoció a El Chapo en 2001 en la montaña donde se había refugiado, que siempre estaba armado y rodeado de seguridad, unos 30 o 40 hombres.

Contó además haber visto la pistola del capo con incrustaciones de diamante y sus iniciales en el mango del arma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)