CUANDO PIDEN PACIENCIA A LOS DESESPERADOS

Caos fronterizo: migrantes se lanzan y EE.UU. cierra paso

Más de 500 centroamericanos de la caravana fueron repelidos con gases.

Unos 500 migrantes centroamericanos se lanzaron a cruzar la valla entre Tijuana (México) y San Diego (EE.UU). Guardia fronteriza les lanzó gas lacrimógeno. Foto: Reuters.
Unos 500 migrantes centroamericanos se lanzaron a cruzar la valla entre Tijuana (México) y San Diego (EE.UU). Guardia fronteriza les lanzó gas lacrimógeno. Foto: Reuters.

Unos 500 migrantes centroamericanos se lanzaron ayer sobre la valla fronteriza que divide a México de Estados Unidos en Tijuana pero desistieron de cruzar al ser alcanzados por gases lacrimógenos desde el norte. Las autoridades estadounidenses cerraron la frontera y las mexicanas aseguraron que deportarán a quienes quisieron cruzar la frontera de forma “violenta”.

Desesperados de estar hacinados en un albergue, al menos 500 migrantes que participaban en una manifestación se separaron de la marcha y se lanzaron, sin éxito, hacia la línea fronteriza de Estados Unidos.

“Estamos dispuestos a dejar aquí la vida con tal de pasar”, dijo Mario López, un hondureño que empujaba a su hija de tres años a través de un agujero del muro fronterizo a ras de terreno durante la intentona.

La niña, que había perdido sus sandalias en la estampida, se arrastró en la tierra queriendo pasar al otro lado.

Helicópteros estadounidenses sobrevolaban cerca de la frontera, controlando los intentos de cruzar de los migrantes y lanzado gases lacrimógenos. Poco después, los helicópteros cruzaron el límite y sobrevolaron el lado mexicano, según constató la agencia AFP.

Con dificultades para respirar, muchos volvieron sobre sus pasos e incluso una mujer cayó del muro y se desmayó.

“Nos van a matar!”, gritaba otra mujer tratando de recoger a la desmayada.

La multitud trataba de protegerse de los gases cubriéndose el rostro mientras que las madres auxiliaban a los niños.

La muchedumbre se arremolinaba sobre la línea fronteriza, empujándose entre ellos, en medio de gritos y llantos de los niños.

“¿Ya estamos en Estados Unidos?”, preguntaron con desesperación migrantes mientras esperaban cruzar la doble valla fronteriza que separa la ciudad mexicana de Tijuana de la estadounidense San Diego.

Desde México se escuchaban el resonar de las sirenas de la patrullas fronteriza estadounidense que recorrían levantando una nube de tierra en este desértico paisaje.

Tras la sorpresiva intentona de los migrantes, la agencia de aduanas y de seguridad fronteriza de Estados Unidos decidió cerrar el paso fronterizo con Tijuana, tanto de vehículos como de peatones.

Más de 5.000 integrantes de las caravanas migratorias están en un albergue en Tijuana, en condiciones de hacinamiento, a la espera de una resolución de la problemática.

Intento.

Un grupo numeroso consiguió cruzar hasta un primer muro y trataron de cruzar el segundo, cubierto con púas, para lanzarse a Estados Unidos, donde agentes de la patrulla fronteriza se movilizaban.

Otro puñado de centroamericanos consiguieron por momentos cruzar hacia territorio estadounidenses, pero se regresaron al cuando guardias fronterizos estadounidenses empezaron a lanzar gases lacrimógenos.

“Algunos grupos (de migrantes) trataron de manera violenta e intempestiva de ingresar por diversos medios y lugares a territorio estadounidense”, dijo a la televisora Milenio Alfonso Navarrete, ministro de Gobernación de México.

“Se va a actuar y a proceder con la deportación” añadió Navarrete al señalar que estás personas “lejos de ayudar a la caravana la afectan”.

El funcionario sostuvo que tiene identificadas “a dos o tres personas que estuvieron instigando de manera violenta” a los migrantes para que trataran de cruzar.

Con los gases y los helicópteros sobrevolando a baja altura, los migrantes empezaron a replegarse aunque seguían sobre la línea fronteriza.

Junto al muro de lado mexicano quedaron esparcidas ropa, cobijas y algunos objetos personales que los migrantes abandonaron para poder escalar el muro hacia Estados Unidos.

Helicópteros de la guardia fronteriza vigilan a baja altitud, incluso del lado mexicano. Foto: AFP.
Helicópteros de la guardia fronteriza vigilan a baja altitud, incluso del lado mexicano. Foto: AFP.

El funcionario mexicano aseguró sin embargo que no han recibido reportes de personas lesionadas en medio del tumulto que se vivió en la frontera.

Estos migrantes forman parte de una gigantesca caravana, la mayoría de hodureños, que llegó a sumar unos 7.000, de los cuales unos 5.000 han llegado hasta Tijuana.

El presidente estadounidense Donald Trump ha advertido que no permitirá que pidan refugio quienes crucen de manera ilegal y ha amenazado con cerrar los más de 3.200 km de frontera con México.

Trump también presiona para que México albergue a los migrantes mientras esperan que su caso de solicitud de asilo sea procesado en Estados Unidos.

Negociación.

Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá la presidencia de México el 1 de diciembre, ha dicho que buscará eliminar las causas de la migración creando más empleos y mejorando las condiciones de vida en México y América Central. A cambio, espera que Trump y el Gobierno de Canadá acepten ayudar a impulsar el desarrollo económico en la región.

Cada año, miles de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala huyen de la violencia y pobreza en casa en busca del sueño americano en Estados Unidos.

Un grupo del gobierno de transición mexicano, encabezado por el próximo canciller Marcelo Ebrard, se encuentra discutiendo con autoridades estadounidenses soluciones para el problema migratorio.

“Estamos teniendo un diálogo muy fluido y muy respetuoso con Estados Unidos (...) porque nos preocupa, de manera muy especial, que en este momento está aglutinándose un grupo importante de migrantes en la frontera”, dijo a Reuters Roberto Velazco, vocero de Ebrard.

“Esta situación no es sostenible para México, es muy compleja. Eso es lo que más nos preocupa. Tampoco es sostenible para los propios migrantes. ¿Cuánto tiempo pueden pasar allí?”, agregó Velazco. “(El plan) sería para aplicarse en las próximas semanas o meses, pero todavía no tenemos ninguna solución”.

La administración mexicana saliente también ha ofrecido beneficios laborales, de salud y educación a los migrantes que regularicen su situación a través del programa “Estás en tu casa”, y sus esfuerzos han recibido el respaldo del sector privado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)