CRISIS

Brasil, entre la pandemia del coronavirus y la peor recesión de su historia

La incertidumbre está acentuando una fuga de capitales extranjeros.

COVID-19 en Brasil. Foto: Reuters
Pandemia: según cifras oficiales, Brasil registró ayer 1.039 muertes por coronavirus, elevando a 24.512 los fallecidos en 391.222 infectados. Foto: Reuters

En Brasil se agrava la crisis sanitaria por el avance del coronavirus; la tensión política aumenta con el allanamiento de la residencia del gobernador de Río de Janeiro; y en lo económico, los datos que se darán a conocer el viernes sobre el primer trimestre del año auguran que el país está al borde de la peor recesión anual de su historia. Tres escenarios en el que ningún gobierno quisiera estar.

Las alarmas sobre el desplome de la economía brasileña se multiplican desde marzo, cuando la pandemia del nuevo coronavirus empezó a hacer sentir sus efectos. La producción industrial cayó un 9,1% respecto a febrero y el sector de servicios 6,9%. La producción de automóviles prácticamente no existió (-99%).

El Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getúlio Vargas (Ibre/FGV) prevé una contracción del PIB de 1% respecto al trimestre anterior y un crecimiento de 0,3% frente al mismo periodo de 2019. Lo peor vendrá en el segundo trimestre, con una contracción del PIB de 9,6% en comparación con el primero y de 10,4% interanual. El desempleo promedio, de 11,9% en 2019, será de 18,7% en 2020, según el Ibre/FGV.

El gobierno apuesta por una recuperación a partir de junio y su última revisión prevé una caída del PIB de 4,7%, superior a la de 2015 (-3,5%) y 2016 (-3,3%). El hundimiento, para el mercado, será de casi 6% y podría llegar, según ciertos analistas, a 10%.

La incertidumbre económica se debe tanto a la pandemia como a la guerra del presidente Jair Bolsonaro con los demás poderes y en particular con los gobernadores que ordenaron medidas de confinamiento, a quienes acusa de arruinar la economía. Además, Brasil se ha convertido en el segundo país con mayor número de infectados por COVID-19 y en el sexto en número de muertos, con más de 23.000 óbitos.

Si se confirma la previsión oficial de una recesión de 4,7% en 2020, el PIB brasileño, que representa un tercio del de toda América Latina, habrá tenido un incremento promedio de apenas 0,11% en diez años.

El agravamiento de la pandemia del COVID-19 en Brasil ha comenzado a erosionar la imagen del país en el exterior y golpeado la confianza de los inversores extranjeros.

Jair Bolsonaro. Foto: AFP
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

La inversión extranjera directa en Brasil se desplomó desde 5.100 millones de dólares en abril de 2019 hasta 234 millones de dólares en abril de 2020, la menor cifra para este mes desde 1995, informó ayer martes el Banco Central.

La bolsa de San Pablo es un reflejo de esta desconfianza: los inversores extranjeros retiraron en abril 5.070 millones de reales (unos 940 millones de dólares) tras haber sacado en marzo 24.210 millones de reales (unos 4.484 millones de dólares).

Para Bolsonaro, el desgaste de la imagen exterior de Brasil es responsabilidad de la “prensa mundial de izquierda” y no de la grave crisis sanitaria por el coronavirus.

De acuerdo con el economista Henrique Castro, profesor de la Escuela de Economía de la FGV, “el escenario brasileño es de mucha incertidumbre” y eso lleva a los inversores extranjeros a percibir de “arriesgada” la economía del país.

La fuga de capital extranjero del mercado brasileño comenzó a sentirse ya el año pasado y, según Castro, puede ser explicado por “el lento ritmo de las reformas brasileñas”.

Las críticas a Bolsonaro se multiplicaron en los últimos días en la prensa internacional, que tachó al mandatario brasileño de “el hombre que rompió Brasil” (Telegraph) y definió la situación del país de “un desastre económico y de salud pública que puede crear un ambiente todavía más propicio para la política del miedo y la irracionalidad” (Financial Times).

Según Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la FGV, Brasil está pasando por un “proceso de desgaste internacional inédito”, aunque los indicios de este desgaste ya se sintieron a finales de 2018, cuando Bolsonaro fue elegido presidente con un discurso “autoritario y antidemocrático”. “Esto se agravó con la crisis de los incendios de la Amazonía y ahora se encuentra en su auge con la crisis de la pandemia y la mala gestión de la situación”, relató a EFE.

“Es un Gobierno autoritario, que niega la ciencia y que no tiene una buena gestión de la economía. Solo tiene aspectos negativos” y, por eso, el mundo “percibe que el país está a la deriva, que es un barco sin rumbo a merced de una persona a quien no le importa el bienestar de la población”.

Los mayores riesgos de este desgaste, añadió Stuenkel, residen en la posibilidad de sufrir “boicots de sus productos en Europa”, “perder influencia internacional” y quedar “completamente aislado” y “sin ningún aliado”, sobre todo en caso de que el presidente estadounidense, Donald Trump, no sea reelegido en noviembre.

Para peor, las proyecciones sanitarias no son buenas. La cifra de muertos en Brasil podría alcanzar las 125.000 para inicios de agosto, de acuerdo a un estudio del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME), publicado el lunes, después de que el número de muertes diarias de Brasil superara al de Estados Unidos.

Brasil registra hasta ayer martes 24.512 muertes por coronavirus, totalizando 391.222 casos de la enfermedad en el país, según un balance publicado por el Ministerio de Salud. Según los datos oficiales, hubo 1.039 muertes en las últimas 24 horas.

Congreso: llamado a preservar la democracia

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, pidió ayer martes una mayor armonía entre los tres poderes para derrotar el coronavirus, llamó a “preservar la democracia”, en un discurso con varios pasajes críticos hacia el mandatario Jair Bolsonaro. Maia realizó un pronunciamiento antes del inicio de una sesión virtual. “Nuestro gran desafío es derrotar al coronavirus y vencer la crisis social y económica que se avecina, preservando nuestra democracia, repito, preservando nuestra democracia”.

La Policía Federal allana la casa del gobernador de Río de Janeiro

El nuevo gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel. Foto: AFP
El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel. Foto: AFP - Archivo

La Policía Federal (PF) de Brasil allanó ayer martes la residencia oficial del gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, en el marco de una investigación de un supuesto esquema de desvío de dinero en la construcción de hospitales de campaña por la emergencia del nuevo coronavirus. El gobernador negó cualquier participación en el esquema y atribuyó la requisa a una “persecución política”.

La PF llegó al Palacio de Laranjeiras, residencia oficial del gobernador, así como en la casa donde Witzel vivía antes de asumir el cargo en 2019 y en el apartamento del exsubsecretario de Salud Gabriell Neves.

Varias personas fueron detenidas a principios de mayo, entre ellas Neves, sospechosas de integrar un esquema de compra fraudulenta de respiradores.

De los nueve hospitales de campaña previstos en el estado de Río, solo tres han sido inaugurados hasta ahora, dos de ellos construidos y gestionados por la iniciativa privada.

Aliado de Bolsonaro durante la campaña electoral de 2018, Witzel es hoy uno de sus más firmes opositores, especialmente en relación a las medidas de aislamiento adoptadas en Río, San Pablo y otros estados para contener el avance de la enfermedad.

“Todas las irregularidades se están investigando, porque yo lo determiné”, declaró Witzel, un exjuez elegido con un fuerte discurso anticorrupción. El allanamiento fue un “acto de persecución política”, agregó. “Lo que ocurrió conmigo ocurrirá con otros gobernadores considerados enemigos” por Bolsonaro.

Witzel afirmó que en Brasil se está instalando un “fascismo”, una “dictadura de persecución” y contraatacó pidiendo mayor celeridad en las investigaciones contra el primogénito del presidente, el actual senador Flavio Bolsonaro, por sospechas de desvíos y lavado de dinero cuando era diputado de la Cámara de Río de Janeiro. “Flavio Bolsonaro ya debería estar preso”, lanzó Witzel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados