Los debates electorales

La baja de la edad penal en debate en Argentina y Brasil

Las propuestas son de llevarla de 18 a 16 o 15 años para delitos graves.

La inseguridad pública es parte del debate en este año electoral en Argentina y Uruguay. Foto: AFP
La inseguridad pública es parte del debate en este año electoral en Argentina y Uruguay. Foto: AFP

A poco más de cuatro años de que en Uruguay una propuesta para bajar la edad de imputabilidad penal fracasara en un referéndum, en Argentina y Brasil se está debatiendo una medida de este tipo. En Argentina es parte de la reforma del Código Penal propuesto por el gobierno de Mauricio Macri, y en Brasil es una promesa electoral de Jair Bolsonaro que ya recibió sanción en la Cámara de Diputados durante el gobierno de la destituida Dilma Rousseff y que ahora espera su sanción en el Senado.

El 26 de octubre de 2014, en simultáneo con las elecciones nacionales en Uruguay, se puso a consideración una propuesta para bajar la edad penal de 18 a 16 años. El planteo, apoyado por los grupos mayoritarios del Partido Nacional y del Partido Colorado, necesitaba superar el 50% de los votos para ser aprobado. Obtuvo 46,8% (1.110.283 votos).

Ahora el tema se instaló en el año electoral argentino.

El proyecto de responsabilidad penal juvenil que el Gobierno de Macri está elaborando ha generado una fuerte polémica por medidas como la bajada en la edad penal a los 15 años.

Juan José Benitez, subsecretario de Justicia y Política Criminal del Ministerio de Justicia argentino, habló con la agencia EFE de la importancia de renovar la legislación que se mantiene desde la época de la dictadura (1976-1983).

"Queremos dejar en claro que lo que estamos haciendo es saldar una deuda de la democracia. La Argentina tiene vigente una ley que es de la dictadura, de 1980. Hace 35 años que la democracia no tiene un sistema penal juvenil acorde a la Constitución y la Convención del Derecho del Niño (CDN)", aseguró.

"Nosotros entendemos que Argentina nunca estableció su edad mínima de responsabilidad penal, porque la ley vigente es previa a la Convención del Derecho del Niño", explicó.

Además, dijo que los 15 años es una "edad de consenso" y que se limitará a los "delitos más graves" como "violación, homicidio, secuestro extorsivo o robo con arma de fuego", para los cuales el encierro sería "la última instancia".

Para Benitez, es importante que el debate sobre la edad penal no "oculte todo lo importante que tiene el proyecto", con varios ejes principales que giran en torno a "la creación de una justicia especializada" que permita "un abordaje integral a los niños y a los menores que cometan un delito que no sea la respuesta clásica penal".

En este aspecto cobrará gran importancia el papel de la víctima, ya que el nuevo proyecto pretende incluirla en el proceso de "justicia restaurativa" para conseguir que "el joven también visibilice a quien hizo mal, ponga cuerpo a esa persona y logre comprender el daño que causó".

Apoyo en Brasil.

El 84% de los brasileños está a favor de la reducción de la edad de responsabilidad penal de 18 a 16 años, una medida que ha sido defendida por el presidente Bolsonaro, según una encuesta divulgada ayer lunes por el instituto Datafolha.

De ese porcentaje favorable a la medida, el 67% cree que la reducción de la edad de responsabilidad penal debería ser extensible a todo tipo de delito, mientras que el 33% considera que tan solo se debería aplicar en determinados casos.

La Cámara de los Diputados aprobó en 2015 una Propuesta de Enmienda Constitucional a favor de la reducción de la edad de responsabilidad penal para los delitos graves y el texto está ahora pendiente de análisis en el Senado.

La propuesta está también en la agenda de Bolsonaro, quien ha prometido mano dura contra el crimen ante el aumento de la escalada de la violencia en Brasil y un endurecimiento de las penas de los delincuentes.

Según datos divulgados por el Fórum Brasileño de Seguridad Publica, la población carcelaria en Brasil alcanza alrededor de 730.000 personas, lo que supone cerca del doble de su capacidad. Brasil es el país con la tercera mayor población carcelaria en números absolutos en el mundo, solo por detrás de Estados Unidos y China.

Camino a octubre.

Si bien en Uruguay quedó por el camino la baja de la edad penal, a iniciativa del senador blanco Jorge Larrañaga se pondrá a consideración en las elecciones de octubre cuatro enmiendas constitucionales sobre seguridad pública.

Estas propuestas son: el cumplimiento efectivo de las penas para que en casos de delitos graves los delincuentes no puedan salir antes de tiempo de prisión; la reclusión permanente revisable a los 30 años en casos de delitos gravísimos como homicidios múltiples o violación y homicidio a menores; la regulación de los allanamientos nocturnos; y la creación de una Guardia Nacional con militares para que colabore en la Policía.

Bolsonaro flexibilizará la tenencia de armas

Jair Bolsonaro. Foto: EFE
Jair Bolsonaro. Foto: EFE

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmará hoy martes un decreto que flexibilizará la posesión de armas de fuego, informó ayer lunes la Casa Civil. "El decreto se firmará en una ceremonia en Planalto", indicó la oficina de comunicación. En el evento participará el ministro de Justicia, Sergio Moro. El decreto entrará en vigencia inmediatamente después de que sea publicado en el Diario Oficial de la Unión. Aunque trascendieron pocos detalles de su contenido, en líneas generales busca flexibilizar el "Estatuto sobre el desarme" que entró en vigor a fines de 2003, restringiendo el acceso a las armas e imponiendo varias trabas administrativas para habilitar la posesión de armas.

Según la prensa brasileña, la medida ampliará, por ejemplo, el tiempo de duración del permiso para posesión de armas, para que su vigencia pase de 5 a 10 años. Brasil es uno de los países más violentos del mundo, con un récord de 63.880 homicidios en 2017, un promedio de 175 por día y una tasa de 30,8 por cada 100.000 habitantes.

Primera cumbre Bolsonaro-Macri en Brasilia

Macri en el cierre de la 74 Asamblea General de la SIP. Foto: EFE
Foto: EFE

Mauricio Macri y Jair Bolsonaro se reunirá mañana miércoles en Brasilia, la primera cumbre entre los presidentes. Macri llegará hoy martes a las 21 hora brasileña (las 20 en Uruguay). "Es probable que la relación se centre en lo comercial porque en lo político las diferencias entre el ultraconservador Bolsonaro y el liberal Macri son enormes", dijo el analista Bruno Binetti, integrante de Inter-American Dialogue. Argentina aspira a beneficiarse del crecimiento de Brasil, luego de que sus exportaciones a ese país cayeron de casi 76.000 millones de dólares en 2013 a 58.400 millones en 2018. Brasil cerrará 2018 con una tímida mejora del PIB de 1,3%, tras una caída acumulada de casi 7% entre 2015 y 2016 y prevé crecer 2,5% en 2019. Pero otros economistas opinan que la apertura de Brasil que impulsa Bolsonaro puede aumentar el impacto negativo sobre las empresas argentinas. "Argentina tiene todo para perder. No solo por un Mercosur debilitado, incluso si no flexibiliza el acuerdo, si Brasil adopta una mayor apertura comercial las empresas argentinas serán castigadas por una competencia feroz de otros países, en particular asiáticos", advirtió la economista Paula Español de Radar Consultora. El Mercosur estará en el centro del encuentro bilateral. Ambos presidentes aspiran a "un bloque más flexible, donde los países tengan la libertad de negociar acuerdos de libre comercio con terceros en vez de negociar en conjunto como hasta ahora", dijo Binetti. "Más allá de la retórica de Bolsonaro y su ministro de Economía, Paulo Guedes, no hay margen para que Brasil salga del Mercosur de un día para otro: hay muchos millones de dólares e industrias enteras en juego", advirtió el analista. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)