Publicidad

Elegían a sus víctimas en boliches de Palermo, las dormían con sedantes y les robaban todo

Dos mujeres fueron detenidas en Buenos Aires por robar bajo la modalidad conocida como “viuda negra”. Una de ellas ya tenía una condena a tres años de prisión.

Compartir esta noticia

La Nación/GDA
Dos jóvenes fueron detenidas en las últimas horas por detectives de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires (Argentina) después de casi cuatro meses de investigación. Las dos sospechosas están acusadas de dos asaltos bajo la modalidad de "viuda negra", modalidad delictiva protagonizada por mujeres que duermen con somníferos a sus víctimas para sustraerles dinero y otros objetos de valor.

Las dos sospechosas están acusadas de dos asaltos tras haber conocido y seducido a sus “objetivos” en boliches de Palermo. Una de ellas tenía en suspenso una condena a tres años de prisión.

Así lo informaron a La Nación fuentes judiciales y policiales. Los dos robos por las que fueron detenidas ocurrieron en mayo pasado. En uno de los atracos, las sospechosas se apoderaron de US$ 1000 dólares, tres relojes, una cadena de oro 18 kilates, un iPhone, una cadena y pulsera de plata, un anillo de oro con piedra roja, un iPad, una cámara de fotos Canon, una máquina de cortar cabello, una campera Uniqlo estilo polar y un teléfono celular marca Motorola, modelo G30. En el otro, las ladronas se hicieron de un botín de 180.000 pesos argentinos, una notebook, un teléfono celular Xiomi y un encendedor Dupont enchapado en oro.

“Las sospechosas tenían varios perfiles en aplicaciones de citas y lograban seducir, de forma individual o las dos juntas, a hombres para encontrarse en boliches y luego aceptar ir a los inmuebles de ellos. Una vez allí, les colocaban somníferos en las bebidas y lograban que las víctimas se duerman para poder sustraerles elementos de valor”, explicaron fuentes de la División Investigaciones de Organizaciones Criminales de la Policía de la Ciudad, a cargo de la investigación.

El primer robo por el que el juez Bonanno imputó a las sospechosas ocurrió el 14 de mayo pasado. Según la declaración de una de las víctimas, eran las 6.15 cuando estaba con dos amigos frente al boliche Kika, en Palermo, y conocieron a dos jóvenes.

Tras conversar un rato, los cinco fueron al departamento de Gustavo R. P., situado en Lacroze al 1700, en Palermo. Apenas llegaron, tomaron bebidas alcohólicas y el dueño de casa y sus amigos, al poco tiempo, se quedaron dormidos. Cuando despertaron, a las 11, vieron el departamento todo revuelto. Fue el momento donde se dieron cuenta de que habían sido víctimas de “viudas” negras.

“Una de las jóvenes tenía un tatuaje de una rosa en el hombro izquierdo, otro tatuaje grande en el pecho y un tatuaje de un tribal negro en una de sus piernas”, recordó la víctima cuando hizo la denuncia.

El segundo robo ocurrió a fines de mayo. La secuencia fue similar. Pero antes de ir a la casa de una de las víctimas, en Barracas, las “viudas negras” y dos amigos, que se habían conocido en un resto-bar de Palermo, fueron a bailar a un boliche de Monserrat.

Eran las 11 del 28 de mayo pasado cuando Rodrigo E. se fue a su departamento, en Barracas, con las dos jóvenes. Tomaron unos tragos y se quedaron dormidos. El dueño de casa se despertó a las 19. Le habían atado las manos con un cinturón y estaba boca abajo en su cama. Estaba acompañado, pero no por las jóvenes, sino por dos o tres hombres que le exigieron el dinero y otros objetos de valor, para luego.

En los próximos días, el juez Bonanno definirá la situación procesal de las dos “viudas negras”, mientras continúa la investigación para identificar a los cómplices.

Casos que se repiten

Los casos bajo esa modalidad delictiva se reiteraron con bastante frecuencia en los últimos meses. En la zona de bares de Recoleta y Palermo también actuaban otras cuatro jóvenes “viudas negras”, que, finalmente, cayeron en julio pasado por sus tatuajes.

El juez Bonanno también tiene en sus manos ese expediente, en el que procesó con prisión preventiva a cuatro sospechosas, jóvenes de entre 20 y 26 años, por el delito robo agravado por su comisión en poblado.

Según fuentes judiciales, entre enero y junio pasado, las sospechosas, protagonizaron seis hechos donde se hicieron de un botín de 6.000.000 de pesos, entre dinero, teléfonos celulares y otros objetos de valor. No se descarta que hayan cometido más robos de la misma modalidad. Hasta el momento, se registraron 14 víctimas.

El primer caso por el que fueron procesas esas “viudas negras” ocurrió el el 27 de enero pasado entre las 5, momento en que las víctimas conocieron a las sospechosas en un boliche de Palermo, y las 14, cuando se despertaron y advirtieron que habían caído en la trampa.

Las víctimas fueron tres amigos que habían ido a bailar y conocieron a tres jóvenes. A una la recordaron porque tenía un tatuaje de una mariposa en el cuello y el cabello teñido de colorado. Estuvieron en el vip del local bailable hasta que fueron al departamento de uno de los jóvenes en Recoleta. Ahí aprovecharon el momento para sedar a sus víctimas.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

GDAhurto

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad