Publicidad

A 42 años de la guerra de Malvinas, Milei reclama soberanía de las islas y exige "respeto" a las FFAA

El mandatario argentino llamó a los jefes del Estado Mayor Conjunto y a las organizaciones de veteranos a formar parte del Pacto de Mayo.

Compartir esta noticia
Javier Milei, Victoria Villarruel y Jorge Macri en el escenario por el acto por el aniversario 42°de la guerra de Malvinas
Javier Milei, Victoria Villarruel y Jorge Macri en el escenario por el acto por el aniversario 42°de la guerra de Malvinas
Foto: AFP

EFE, La Nación (GDA)
El presidente argentino Javier Milei encabezó ayer martes el acto central por aniversario 42° de la guerra de Malvinas y el Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas contra el Reino Unido, donde el mandatario reclamó por la soberanía de las islas y pidió que los veteranos no sean un “monopolio” de la política.

El presidente llegó ayer al mediodía al Cenotafio a los Caídos dispuesto en la Plaza San Martín de Retiro para el acto central, que se transmitió por cadena nacional. Allí volvió a reunirse con su vice, Victoria Villarruel, después de ciertas fricciones que se dieron en el vínculo entre ambos. Al lugar también arribaron otros miembros del Gabinete y el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri.

En su alocución, Milei envió fuertes dardos a las gestiones anteriores, y ponderó el rol de la generación del 1980 y sobre todo del expresidente Julio Argentino Roca. Dijo, también, que es imposible construir soberanía si no se destacan las Fuerzas Armadas y si el país no forma parte del comercio internacional.

Entonces, convocó a iniciar una “nueva era” de reconciliación con las Fuerzas Armadas, y además llamó a los jefes del Estado Mayor Conjunto y a las organizaciones de veteranos de Malvinas a que formen parte del Pacto de Mayo que quiere firmar en Córdoba.

“No quiero que el respeto a las Fuerzas Armadas y a los héroes de Malvinas sea monopolio de un espacio político. Por eso convoco a la sociedad y a la dirigencia a que este 2 de abril inauguremos una nueva era de reconciliación con las Fuerzas Armadas que trascienda a este gobierno”, aseguró Milei.

En el acto también participaron los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich, y Defensa, Luis Petri, así como la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, que junto al mandatario y su vicepresidenta ofrendaron un arreglo floral a los pies del monumento a los caídos.

Al dirigirse a los presentes, Milei alertó primero que un reclamo “real y sincero” por Malvinas no implica “meras palabras en foros internacionales con nulo impacto en la realidad, que solo le sirven al político de turno para impostar un falso amor por el país”.

Sobre eso, acotó que los argentinos están cansados de aquellos políticos que “se golpean el pecho sin un solo resultado para mostrar” después de años. “Para que los reclamos soberanos sean escuchados y respetados, es condición necesaria primero que el país y su dirigencia sean respetados, ya que nadie tomaría en serio el reclamo de defaulteadores seriales, corruptos, que defienden un modelo de negocios”, manifestó.

Convencido de que no habrá eco ante los pedidos si la nación no es protagonista del comercio internacional, continúa “generando pobreza” y “actúa con desprecio ante unas Fuerzas Armadas a las que hacen incapaces de defender su territorio”, el presidente remarcó: “No es coincidencia que poco y nada se haya avanzado en el reclamo”.

“Como demostró Roca, la economía por sí sola no alcanza. No hay respeto internacional si la dirigencia política hace hasta lo imposible para ensuciar el nombre de nuestras Fuerzas Armadas. En los años donde se consolidó la soberanía, eran valoradas por la sociedad; vestir un uniforme era motivo de orgullo. La política ha querido borrar esto hostigando y humillando a nuestras fuerzas”, analizó Milei.

Y en ese sentido, se preguntó: “¿Qué reclamo por la soberanía es posible si la dirigencia se dedica a hostigar a sus Fuerzas Armadas? ¿Qué homenaje a los héroes de Malvinas puede ser sincero, si en simultáneo el Estado financia organizaciones que desprestigian a nuestras fuerzas?”. Siempre bajo esa postura, el presidente -que fue interrumpido en una serie de oportunidades por gritos de “viva la libertad carajo”- indicó: “A los héroes de Malvinas y a las Fuerzas Armadas les digo: ese tiempo se ha acabado. Ustedes son motivo de orgullo para nuestra nación y en esta nueva Argentina tendrán el respeto que les ha sido largamente negado”. De fuertes nexos con la familia militar, la vice lo aplaudió cuando el mandatario dijo que las Fuerzas Armadas tendrían, en esta etapa, el respeto que -según Milei- les fue negado por otras administraciones.

Javier Milei, Victoria Villarruel y Jorge Macri en el acto por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.
Javier Milei, Victoria Villarruel y Jorge Macri en el acto por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.
Foto: AFP

Guerra sangrienta

El 2 de abril de 1982, Argentina -gobernada en ese entonces por una Junta militar- tomó las islas mediante un desembarco anfibio, que no causó bajas enemigas o civiles, capturando y deportando a la guarnición británica.

Tras tres meses de intensos combates por tierra, mar y aire, la última dictadura militar argentina (1976-1983) firmó la rendición el 14 de junio de ese mismo año. La guerra dejó un saldo total de 649 argentinos, 255 británicos y tres civiles muertos.

Desde el fin de la guerra y bajo democracia ininterrumpida, el Reino Unido ha rechazado los reclamos del país suramericano por la soberanía argentina de las islas y sus espacios marítimos circundantes, pese a los reiterados llamados al diálogo de Naciones Unidas y otros organismos internacionales.

ADEMÁS

Axel Kicillof: Javier Milei “tiene de ídola a Margaret Thatcher”

Parado en las antípodas del gobierno nacional, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, llegó ayer hasta Pilar para conmemorar el 42 aniversario de la guerra de Malvinas y desde allí le envió un fuerte dardo al presidente Javier Milei. Fue cuando en su discurso, además de recordar a los excombatientes, cuestionó al mandatario por tener “de ídola” a Margaret Thatcher, algo que el líder libertario admitió en varias oportunidades. La exprimera ministra británica fue la que ordenó hundir al Crucero Ara General Belgrano durante el conflicto, el 2 de mayo de 1982. “Por algunas cosas que uno escucha en estos días, obviamente estamos esperando que quien es hoy presidente de la Nación le diga al pueblo que no se puede homenajear y tener como ídola a Margaret Thatcher, que de manera traicionera mandó a matar a soldados argentinos”, sostuvo Kicillof.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad