PANDEMIA 

Argentina: arribaron en un avión las primeras 300 mil dosis de la vacuna rusa

El  vuelo de Aerolineas Argentinas que había partido ayer desde Moscú y llegó sobre las 10 de la mañana a Ezeiza. Ahora preparan la logística para su administración. 

Llegan las primeras vacunas rusas a Argentina. Foto: EFE
Llegan las primeras vacunas rusas a Argentina. Foto: EFE

Un cargamento de 300.000 vacunas contra el COVID-19 llegó este jueves a Buenos Aires procedente de Rusia en un vuelo fletado por Argentina, lo que permitirá al país iniciar en breve una campaña de inoculación.

La Sputnik V fue aprobada "con carácter de emergencia" el miércoles por el Ministerio de Salud, siendo la primera autorización que recibe en América Latina esa vacuna que está en fase III y ya comenzó a ser utilizada en Rusia.

El ministerio argentino se basó en una recomendación de "avanzar en la autorización de emergencia" de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), según la cual "los beneficios conocidos y potenciales para la salud de la población son superiores a la incertidumbre que pueda existir".

"La información disponible en el corte preliminar muestra seguridad y una eficacia en un rango mayor al aceptable", dice el informe publicado por ANMAT, para la que los procesos de fabricación utilizados para el producto son "aceptables y compatibles con la norma vigente en Argentina".
Buenos Aires tiene un acuerdo con Moscú para la provisión de este inmunizante elaborado por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya.

Las 3000.00 dosis llegaron en un vuelo de Aerolíneas Argentinas que partió el martes rumbo a Moscú.

El acuerdo global con Rusia comprende otras 19,7 millones de dosis que serán entregadas entre enero y febrero, con opción a comprar 5 millones más.

"Estamos confiados en continuar este proceso que se inicia hoy de vacunación para argentinos y argentinas. Las primeras 300.000 dosis de la vacuna Sputnik han llegado a nuestro país", anunció el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en una conferencia de prensa en el aeropuerto internacional de Ezeiza, junto al ministro de Salud, Ginés González García, y el embajador de Rusia Dmitry Feoktistov.

La vacuna es "la esperanza de liberación del miedo a la pandemia que hemos vivido por casi un año", dijo el embajador, y destacó que Argentina "es uno de los primeros países de América Latina en recibir el producto ruso".

A partir de este jueves, comenzará el operativo de traslado de las dosis a centros de distribución de las 24 provincias argentinas y posteriormente a centros de salud acondicionados para la inoculación. El personal de salud más expuesto será el primero en recibir la vacuna.

La vacunación comenzará en todos los distritos en simultáneo la semana próxima, en un día que será definido durante el fin de semana por el presidente Alberto Fernández junto a los gobernadores, dijo Cafiero.

Alberto Fernández. Foto: EFE
Alberto Fernández. Foto: EFE

El gobierno argentino contempla adquirir un total de 51 millones de dosis, lo que implicará a 116.000 vacunadores e involucrará a 7.749 establecimientos acondicionados para inocular. Además, se sumarán 10.000 voluntarios.

"Ya hay compradas y pagadas 22,4 millones de dosis a AztraZeneca (la farmacéutica que desarrolló la vacuna junto a la Universidad de Oxford) y nueve millones a Covax", un mecanismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indicó el ministro de Salud, y agregó que el gobierno está en tratativas para la adquisición de tres vacunas de China.

Argentina aprobó también la vacuna de Pfizer-BioNTech y está negociando con esos laboratorios un acuerdo de provisión tras haber participado de las pruebas de fase III.

Preocupación por pandemia.

"Estamos preocupados y ocupados", dijo el ministro González García, al explicar que se está revirtiendo la tendencia a la baja de casos de coronavirus.

En ese marco, el gobierno reforzó los controles para intentar contener la propagación.

Entre el 25 de diciembre y el 8 de enero, Argentina exigirá pruebas PCR y una cuarentena de al menos siete días a las personas que ingresen en su territorio, poniendo fin a una prueba piloto que permitía el ingreso libre de turistas de los países limítrofes para la temporada del verano austral.

En este lapso, solo podrán entrar al país argentinos y residentes, así como extranjeros si han sido autorizados previamente por la Dirección de Migraciones.

Además, se suspendieron vuelos desde y hacia Italia, Dinamarca, Países Bajos y Australia, y se mantiene una restricción similar con Gran Bretaña.
"Hay números que nos están preocupando. Veníamos descendiendo muy bien y hace dos semanas nos estabilizamos y con tendencia a incrementar los casos. Es la preocupación del gobierno nacional y los provinciales. La vacuna tiene que ser un estímulo a que nos cuidemos", dijo González García.

Con 44 millones de habitantes, Argentina registra 42.314 muertes y más de 1,56 millones de casos de coronavirus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados