POLÉMICA

El acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea se quema en la Amazonia

El acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur, firmado en junio tras 20 años de negociaciones, es muy criticado en Francia por el sector agrícola o los ecologistas.

Emmanuel Macron y Jair Bolsonaro. Foto: AFP
Macron y Bolsonaro en la cumbre del G20 en Osaka, donde se anunció el acuerdo Mercosur-UE. Foto: AFP

El fuego en la Amazonia no solo está destruyendo extensas áreas del “pulmón del mundo” y poniendo en riesgo a especies de animales y parte de la fauna selvática, sino que amenaza con incinerar el acuerdo comercial firmado hace poco entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur.

La preocupación, y la polémica, por los incendios en la Amazonia ya tomó dimensión global, y ha desatado un cruce de acusaciones entre el presidente brasileño Jair Bolsonaro y su colega francés Emmanuel Macron, y se coló en la cumbre del G7 que comienza hoy sábado en Biarritz.

Bolsonaro y Macron no se trataron bien en estos días. El brasileño lamentó que el francés le acusara de “mentir” sobre sus compromisos ambientales.

“Lamento la posición de un jefe de Estado, como el de Francia, de dirigirse al PR (presidente de la República) brasileño como «mentiroso»”, escribió Bolsonaro.

El gobierno francés declaró ayer viernes que, “teniendo en cuenta la actitud de Brasil de las últimas semanas”, Macron ha constatado que Bolsonaro le mintió en la cumbre (del G20) de Osaka, pues “decidió no respetar sus compromisos climáticos” o sobre “biodiversidad”.

“En esas condiciones, Francia se opone al acuerdo Mercosur (con la UE) en el estado actual”, agregó en el Elíseo, sede de la presidencia francesa.

El acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur, firmado en junio tras 20 años de negociaciones, es muy criticado en Francia por el sector agrícola o los ecologistas.

Francia había condicionado este acuerdo a que Brasil respetara ciertos compromisos medioambientales, lo que fue objeto de debate en la reciente cumbre de Osaka, Japón, del G20, instancia en la que participó Brasil.

El fuego sigue avanzando en la Amazonia. Foto: Reuters
El fuego sigue avanzando en la Amazonia. Foto: Reuters

En su mensaje, Bolsonaro recordó que no fue el gobierno brasileño el que divulgó “fotos del siglo pasado para potenciar el odio contra Brasil por mera vanidad”.

“Como jefe de una de las mayores democracias del mundo, ¡le deseo al pueblo francés paz y felicidades!, escribió Bolsonaro en otro tuit, un mensaje que sonó a irónico.

El jueves, Macron dijo en Twitter que los incendios amazónicos son “una crisis internacional” y adelantó que llevaría el tema a la cumbre del G7 en Biarritz.

El presidente francés acompañó su tuit, escrito en francés y en inglés, de una foto de hace al menos 16 años, lo que causó mucha polémica en las redes.

La foto fue tomada en la Amazonia por el fotógrafo estadounidense Loren McIntyre, quien falleció en 2003. Se trata de una fotografía muy compartida en redes sociales en los últimos días para denunciar la proliferación de incendios en la Amazonia.

La decisión de Macron de llevar el tema de la Amazonia al G7 no cayó bien en Bolsonaro, quien acusó a Macron de actuar con “mentalidad colonialista”.

Incendio en la Amazonia el 23 de agosto. Foto: AFP
Incendio en la Amazonia el 23 de agosto. Foto: AFP

“La sugerencia del presidente francés, de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G7 sin participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI”, escribió Bolsonaro en Twitter.

Francia, en cambio, recordó que una pequeña parte de la Amazonia está en la Guayana francesa, que comparte una amplia frontera con Brasil, lo que les legitima para intervenir directamente en esa situación.

Junto a Francia, otros miembros de la UE, como Irlanda, también han emitido reservas sobre la conveniencia de rubricar el acuerdo con el Mercosur, que reduce los aranceles a múltiples productos.

“De ningún modo Irlanda votará a favor del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur si Brasil no cumple sus compromisos medioambientales”, indicó en un comunicado el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

“Estoy muy preocupado porque este año hemos visto niveles récord de destrucción en los bosques amazónicos por el fuego”, agregó Varadkar.

El mandatario irlandés consideró que las acusaciones de Bolsonaro contra las ONG de haber supuestamente provocado los incendios son “orwellianas”.

Protesta de ambientalistas en Brasil por incendios en la Amazonia. Foto: EFE
Protesta de ambientalistas en Brasil por incendios en la Amazonia. Foto: EFE

Agregó además que su afirmación de que Brasil permanecerá “por ahora” en los acuerdos climáticos de París “va a levantar las antenas en toda Europa”.

“No podemos pedirles a los agricultores irlandeses y europeos que utilicen menos pesticidas, menos fertilizantes, promuevan la biodiversidad, planten más en sus tierras, y esperar que lo hagan, si no promovemos acuerdos comerciales condicionados a estándares medioambientales y laborales decentes”, señaló Varadkar.

El jefe de Gobierno irlandés subrayó que quedan dos años para ratificar el pacto y que en ese período se “monitorearán de cerca las acciones medioambientales de Brasil”.

La actitud es más conciliadora en Bruselas, donde consideran el acuerdo UE-Mercosur como una herramienta para convencer a Brasil de respetar sus compromisos medioambientales.

“Esto es lo mejor que podemos hacer para crear compromisos legalmente vinculantes con países que queremos que respeten nuestros estándares medioambientales”, aseguró la portavoz de la Comisión Europea Mina Andreeva, que recordó que ese acuerdo es el primero que compromete a los firmantes a cumplir con el Acuerdo de París de 2016.

Una zona de la Amazonia devastada por los incendios forestales. Foto: Reuters
Una zona de la Amazonia devastada por los incendios forestales. Foto: Reuters

Por su lado, el ministro finlandés de Finanzas, Mika Lintilä, anunció que propondrá a sus homólogos europeos la prohibición de las importaciones de carne brasileña.

El ministro finlandés, país que ocupa actualmente la presidencia rotatoria de la UE, indicó en un comunicado que “condena la destrucción de la selva amazónica y propone que la UE y Finlandia examinen urgentemente la opción de prohibir las importaciones de carne de res brasileña”.

“Si no se produce ningún avance, estoy dispuesto a llevar esta cuestión ante los otros ministros de Finanzas de la UE” en la reunión que mantendrán el 13 y 14 de septiembre en Finlandia, añadió.

En medio de esta andanada de críticas, Bolsonaro habló ayer viernes con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que hoy estará en la cumbre del G7 (ver página B3). “Acabo de hablar con el presidente Jair Bolsonaro”, escribió Trump en su cuenta de la red Twitter, enfatizando sus buenas relaciones con el brasileño y las perspectivas comerciales futuras. “Le dije que si Estados Unidos puede ayudar con los incendios en la selva de la Amazonia, ¡estamos listos para hacerlo!”.

Estados Unidos y Brasil, junto a Argentina, están explorando la posibilidad de firmar un acuerdo de libre comercio.

Alertan a militares por “guerra de información”

Jair Bolsonaro participó ayer viernes en una ceremonia en una guarnición militar y, frente a cientos de oficiales, alertó sobre una supuesta “guerra de información” en curso en relación a los incendios en la Amazonia. “Mis hermanos militares, población brasileña, vamos a marchar con éxito. No faltan enemigos, como los de siempre, que temo que ganen la guerra de información contra la verdad”, declaró el mandatario durante la celebración del Día del Soldado.

Bolsonaro, quien sostiene que existen países que tienen planes para “apoderarse” de la riqueza de la región que constituye el mayor pulmón vegetal del planeta, instó a los militares a mantener, junto a su Gobierno, la “ardua misión de desarrollar y defender la Amazonia”. El presidente autorizó ayer la intervención de los militares para combatir los incendios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados