IDEA POLÉMICA

Vecinos arremeten contra nuevo plan de la IMM para Ciudad vieja

La comuna dijo que iba a consultar a residentes, pero al mismo tiempo tenía ya elaborado un proyecto para semipeatonializar Rincón, Colón y Reconquista.

IMM hizo un convenio con la Facultad de Arquitectura, dijeron que iban a consultar a vecinos,  pero ya  había un plan hecho. Foto: Leonardo Mainé
Plaza Zabala en Ciudad Vieja. Foto: Leonardo Mainé

Dos años después de la polémica generada por los bancos que colocó la Intendencia de Montevideo (IMM) en la Plaza Zabala, y que luego se quitaron, ahora la comuna lanzó un nuevo proyecto llamado “Late Ciudad Vieja”. Este pretende hacer semipeatonales las calles Rincón, Colón y Reconquista, y ha generado quejas desde varias organizaciones de vecinos que se oponen a que la Ciudad Vieja se transforme en un lugar meramente turístico y no residencial ni comercial, como lo es hoy.

En este sentido, los vecinos se quejan principalmente de un “falso diálogo” entre la comuna y los habitantes de Ciudad Vieja. En julio, la IMM realizó un convenio con la Facultad de Arquitectura (FADU), en el marco del Plan Especial Ciudad Vieja, para realizar un proyecto participativo sobre las problemáticas del barrio e impulsar “nuevas ideas”. Sin embargo, en medio de estos encuentros, la comuna capitalina lanzó el pasado 30 de agosto Late Ciudad Vieja, con proyectos concretos de los que no participaron los vecinos ni las organizaciones sociales de la zona.

“Esto nos hace dudar en qué medida las organizaciones del barrio podemos influir en la construcción de este Plan, cuando ya se proyectan grandes transformaciones sin consultar a la comunidad afectada”, establece un comunicado difundido en las redes sociales por la Comisión Derecho a la Ciudad Vieja, que integran vecinos de la zona.

Consultado al respecto, el director de Planificación de la IMM, Luis Oreggioni, dijo a El País que el proyecto de la comuna “se va a inscribir dentro del Plan Especial” del que también participa la FADU y que también “habrá diálogo al respecto”. Los vecinos consultados insisten en que el proyecto fue anunciado sin un diálogo previo y en que “eso es contrario a cómo se venía trabajando”.

En concreto, el proyecto lanzado por la comuna tiene tres componentes: la creación de 212 viviendas cooperativas, la inclusión de personas con recursos limitados de poder acceder a una vivienda en la zona y la modificación del espacio público (donde se aborda la semipeatonalización). En el caso de la calle Rincón, las veredas pasarían de ocupar el 29% de la calle al 65%. Algo similar ocurre en la calle Colón, donde estas pasarían del 33% al 71% y en Reconquista, donde hoy son el 24% y se plantea que sean el 67%.

Con respecto a las críticas de algunos vecinos y colectivos sobre el plan, el jerarca de la IMM dijo que desde la comuna “no se han encontrado reacciones negativas” gracias a que “se mantiene el tránsito vehicular al ser calles semipeatonales y no peatonales.

“En la Ciudad Vieja hay dos interlocutores: los habitantes y los que trabajan allí. Al tener mucha población flotante, esas personas también tienen lo suyo y deben ser tenidas en cuenta. Nos importa entender a la Ciudad Vieja como espacio que será para todo Montevideo”, sostuvo Oreggioni.

Por su parte, el director general de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, William Rey, que vive en la Ciudad Vieja, dijo a El País que hay una “cuestión enfermiza” de parte de la IMM que tiene que ver con sacar los autos de la Ciudad Vieja.

“Todos queremos un mayor residencialismo en el barrio, pero no se puede producir un vaciamiento de la actividad terciaria y creo que el planteo de la intendencia está muy orientado hacia el uso social del área pública en función de un aparente residencialismo que todavía no existe”, subrayó Rey.

En este sentido, Oreggioni explicó que la comuna “tiene previsto” un reordenamiento de los estacionamientos. “Esos lugares van a estar en otros lados”, advirtió, pero no dio detalles al respecto.

El representante de la IMM explicó: “Nuestra apuesta por la movilidad activa no es contradictoria con el auto, pero sí es cierto que cuantas más personas vayan en transporte público va a ser mejor”.

Rey sostuvo que se dio una “situación similar” a cuando se implementó el estacionamiento tarifado en la Ciudad Vieja, porque “se generó un corrimiento del residencialismo y de la actividad terciaria” hacia otros barrios. “Cuidado con insistir en operaciones contra el auto, en toda Europa esa teoría de que el centro histórico no es compatible con el auto se ha visto que no funciona”, explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados