ANUNCIO

Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad a la Iglesia de Atlántida Cristo Obrero

La obra es del ingeniero Eladio Dieste. Esta iglesia fue diseñada a partir de 1952 y construida entre los años 1958 y 1960. 

En Atlántida: a 40 km de Montevideo, la iglesia costó menos que un galpón. Foto: Archivo
Iglesia de Atlántida. Foto: Archivo

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad a la La Iglesia de Cristo Obrero y Nuestra Señora de Lourdes de Atlántida, obra del ingeniero Eladio Dieste que fue construida entre 1958 y 1960 y que se caracteriza por su construcción en ladrillos a la vista con bóvedas y paredes onduladas y ausente de columnas o vigas.

"La iglesia de Atlántida fue 'mi Facultad de Arquitectura'…Y una obra que ha tenido consecuencias importantes. Me cambió la vida", expresó Dieste según un extracto extraído de "Disparos sobre la arquitectura", de la Facultad de Arquitectura (FADU).  "Hay que tener en cuenta que era mi primera obra de “arquitectura”, y que tuve que hacer con ella un duro aprendizaje por más que siempre me hubieran preocupado mucho los
problemas plásticos y su relación con lo constructivo, y antes de esto las relaciones entre el arte, la sociedad y la vida", agregó en otro relato divulgado por FADU.

El ingeniero aseguró que en el proyecto de esta iglesia ubicada en Ruta 11 Km. 164, Estación Atlántida, por la cual no cobró y en total tuvo el costo de "un galpón", procuró "un estilo a la vez severo y amable de piedad, con una gran confianza en el espíritu cristiano de los humildes que han de usarla … Que la iglesia como arquitectura, no fuera un obstáculo para una piedad verdadera sino su manifestación primera".

Iglesia de Atlántida de Eladio Dieste. Foto: Archivo El País
Iglesia de Atlántida de Eladio Dieste. Foto: Archivo El País

Respecto a la obra, Dieste indicó que le parecía "una aberración que la iglesia fuera solo cosa de curas, de 'especialistas'", dijo. "O era de todos, o traicionaba su esencia comunitaria. La iglesia fue pensada de modo que todos se sintieran comunitariamente actores de la liturgia", agregó.

"Quería que la nave y el presbiterio se integraran sin que éste perdiera el matiz de mayor densidad espiritual que a mi juicio debía conservar, y me di cuenta en la obra de la importancia que para esto tenía la ubicación de los tres escalones con que se sube de la nave al presbiterio; cómo podían separar o unir, y unir manteniendo ese matiz o sumir todo el espacio en algo confuso e ilegible. Las consultas que hice a amigos que sabían más que yo no me ayudaron; eran problemas que no percibían. Los tuve que resolver solo y creo que se logró lo buscado; la prueba para mí es que se siente y no se nota", dijo en otra instancia describiendo cómo pensó la iglesia.

Es por este motivo, explica la FADU, que las proporciones se estudiaron para que los fieles estén cerca del altar, "de modo que sea viva su participación en los misterios sagrados".

"Que ya la configuración espacial de la nave haga sentir al fiel esa realidad muchas veces olvidada de puro consuetudinaria; que con el sacerdote ora, con él ofrece y con él participa en el sacrificio común", expresó.

El uso del ladrillo, dijo que correspondía a materiales "humildes como los fieles para quienes la iglesia se construye.

Sobre las paredes Dieste describió: "El conjunto de paredes y techo, que mide en planta 16 m y 30 m, se concibió como una gran cáscara de doble curvatura que apoya en el terreno mediante pilotes “in situ”. Cada pared de 7 m de altura está formada por una sucesión de conoides de directriz recta al nivel de suelo y ondulada ( con una parábola y dos medias parábolas acordadas por onda) en su parte superior. Para construirla se replanteó previamente la superficie reglada con alambres que se fijaban a las directrices. Hecho esto, los albañiles no tenían más que seguir en la colocación de los ladrillos los hilos que definían la superficie. Su espesor es de 30 cm.; la armadura de alambre de 3mm dispuesta en las hiladas, es de sólo medio kilo por metro cuadrado, suficiente para la resistencia parcial de la pared y para darle unidad estructural. La pared se ancló al contrapiso de mortero de arena y Pórtland y se terminó por una carrera horizontal que hace de alero y absorbe los empujes de la bóveda".

Obra fundamental

Con esta declaración de la Unesco, "Uruguay adquiere un compromiso que es el de conservar y gestionar bien ese bien. Y por otra parte, el enorme orgullo de integrar esa lista de más de 1.000 bienes de la humanidad, que se entiende son bienes que en alguna medida han sido fundamentales para entender la historia de la humanidad”, dijo a El País William Rey, presidente de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación.

Iglesia de Atlántida. Foto Archivo El País
Iglesia de Atlántida. Foto Archivo El País

"Estar en la lista de Patrimonio Mundial hace que mucha gente quiera conocer ese bien, quiera llegar hasta ese lugar, y por lo tanto, tenga consideraciones directas sobre el turismo", expresó.

Además de la candidatura de Uruguay, el comité de la Unesco también analizó esta jornada el Sitio Roberto Burle Marx, propuesto por Brasil y el centro ceremonial y observatorio solar de Chankillo, de Perú, ambos también declarados Patrimonio de la Humanidad.

Todas estas propuestas estaban pendientes desde 2020, cuando la Unesco se vio forzada a cancelar su cita anual por las condiciones sanitarias mundiales derivadas de la pandemia de COVID-19.

Iglesia de Atlántida de Eladio Dieste. Foto: Archivo El País
Iglesia de Atlántida de Eladio Dieste. Foto: Archivo El País

Eso supuso que la cuadragésima cuarta sesión del Comité del Patrimonio Mundial se convirtiese en una versión extendida en la que no solo se evalúan las candidaturas del año en curso sino también las que no se pudieron juzgar el año pasado.

Las sesiones tienen su sede en la ciudad suroriental china de Fuzhou, pero con la pandemia todavía activa, se están celebrando en su mayoría de forma virtual.

Iglesia Cristo Obrero Atlántida
Iglesia Cristo Obrero Atlántida

Otras obras de Dieste

Eladio Dieste diseñó más de 150 construcciones en Uruguay, todas con su sello personal de bóvedas y curvaturas en ladrillos a la vista. El edificio del Montevideo Shopping es probablemente de los más visitados, pero también erigió la casa Berlingeri en Punta Ballena, iglesias en Montevideo, tanques de agua, silos y otros edificios en Montevideo, Maldonado, Soriano, Canelones, Paysandú, Artigas, Flores, San José, Durazno, Salto, Río Negro, Colonia, Florida y Treinta y Tres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados