DECLARACIÓN

¿Qué implica para Uruguay que la iglesia de Atlántida ingrese a lista de Patrimonio Mundial?

Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad a la Iglesia de Atlántida Cristo Obrero construida entre 1958 y 1960 por el ingeniero Eladio Dieste. 

Iglesia de Atlántida. Foto Archivo El País
Iglesia de Atlántida. Foto Archivo El País

El Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, declaró este martes Patrimonio Mundial a la iglesia de Estación Atlántida, construida entre 1958 y 1960 por el ingeniero Eladio Dieste (1917-2000). Pero, ¿qué implica ser parte de esa lista?

Según explicó a El País el presidente de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, William Rey, lo primero que implica para Uruguay es un “compromiso”.

“Uruguay adquiere un compromiso que es el de conservar y gestionar bien ese bien. Y por otra parte, el enorme orgullo de integrar esa lista de más de 1.000 bienes de la humanidad, que se entiende son bienes que en alguna medida han sido fundamentales para entender la historia de la humanidad”, dijo Rey.

Una de las obras más conocidas de Dieste es la iglesia de Atlántida.

Pero también, señaló, ser parte de esta lista es un “beneficio” para Uruguay, ya que “estar en la lista de Patrimonio Mundial hace que mucha gente quiera conocer ese bien, quiera llegar hasta ese lugar, y por lo tanto, tenga consideraciones directas sobre el turismo”.

La iglesia de Estación Atlántida fue construida entre 1958 y 1960 por el ingeniero Eladio Dieste, quien es conocido por desarrollar el sistema de "cerámica armada" y las bóvedas de doble curvatura, “que apuesta muy fuerte al uso del ladrillo”, explicó Rey.

“En este caso, lo que está poniéndose en valor es el sistema constructivo que desarrolló el ingeniero Dieste”, sostuvo.

El templo católico se encuentra en la localidad Estación Atlántida, en el departamento de Canelones, y es particular por su uso del ladrillo visto.

Se trata del tercer bien de carácter material que Uruguay tiene en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco: hoy está el barrio histórico de Colonia del Sacramento, y el paisaje cultural industrial de Fray Bentos.

Al pasar a formar parte de la lista, dijo Rey, pasa a tener "un valor universal y excepcional”.

Para entrar en la lista, la obra debió “demostrar que es un bien que le importa a la historia de la humanidad en su conjunto y que, en alguna medida, tiene un peso en la cultura universal". "Al mismo tiempo, que se constituye en piezas enormemente excepcionales y que, por lo tanto, importa custodiarlas, cuidarlas, preservarlas”, explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados