DESCUBRIMIENTO

Obreros hallaron un tesoro en una casa antigua de Minas

Se trata de monedas de oro enterradas en el piso de la vivienda.

Monedas de oro. Foto: Shutterstock
No está claro cuántas monedas había en el lugar. Foto: Shutterstock

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El piso tenía un poco de humedad y había que levantarlo. Fue en una casa antigua de Minas el pasado 8 de marzo. Los cuatro obreros pensaron que la tarea les llevaría una mañana. Nunca imaginaron que aquel trabajo los conectaría con un misterio. Y mucho menos con un tesoro.

Golpearon sobre unas baldosas de 20 centímetros. La idea era sacarlas enteras para volver a colocarlas en el mismo sitio. De pronto, el sonido del cemento rompiéndose dejó lugar al choque de metales. Cuando estaban trabajando cerca de un rincón, frente a la cocina familiar, el cincel tocó una moneda dorada, después otra y otra.

En pocas horas la ciudad ya hablaba del tema. Los rumores decían que se había encontrado un “tesoro” de millones de dólares. Se dijo que habían monedas de oro, joyas, un cofre, barras de oro.

La realidad era otra, pero tiene, al menos, dos versiones diferentes.

Por un lado, los trabajadores sostienen que extrajeron “tres puñados de monedas”, según dijo ayer a El País su abogada, Teresa Méndez.

En cambio, el abogado de la familia propietaria de la vivienda, Rafael Miguel, sostiene que el hallazgo fue de 78 libras esterlinas de oro.

Las partes difieren también sobre el valor que podría tener el tesoro. Los dueños de casa manejan que podría tener un valor en el mercado de unos US$ 30.000, según una estimación de un experiente joyero local.

Pasaron dos generaciones y el tesoro se mantuvo oculto hasta que la humedad obligó a levantar el piso y llegaron los cuatro albañiles.

Tras el hallazgo se generó un litigio judicial. La familia resolvió depositar las monedas en un cofre fort mientras la Justicia resuelve a quién pertenecen. El lunes 7 de octubre hay una audiencia de conciliación entre los obreros y la familia en el Juzgado de Paz de Minas.

El origen de las libras no está del todo claro. Se sabe que un antepasado de los actuales ocupantes de la vivienda murió abruptamente a fines de la década de 1930.

Por esos tiempos no había muchas opciones en Minas para depositar dinero. Se dedicaba a la actividad comercial y de la construcción.

En esa línea, se supone que el abrupto deceso del propietario original de las libras impidió que la familia supiera de su existencia.

La defensora de los trabajadores entiende que la mitad del hallazgo les corresponde en base al artículo 721 del Código Civil. La otra parte le correspondería a la familia propietaria del bien.

“El tesoro encontrado en terreno ajeno se dividirá por partes iguales entre el dueño del terreno y la persona que haya hecho el descubrimiento. Sin embargo, esta última no tendrá derecho a su porción sino cuando el descubrimiento sea fortuito o cuando se haya buscado el tesoro con permiso del dueño del terreno. En los demás casos o cuando sea una misma persona el dueño del terreno y el descubridor, pertenecerá todo el tesoro al dueño del terreno”, dice expresamente el Código Civil.

Méndez se ampara en que sus clientes “actuaron de buena fe, entregando el hallazgo a los dueños de la casa”.

Por su parte, el abogado Miguel realizó consultas ante un reconocido profesor de Derecho Civil especializado en este tipo de situaciones. De acuerdo a la opinión del docente, los trabajadores no tendrían derecho a recibir nada.

Sin embargo, con el objetivo de resolver el litigio de manera amigable, se alcanzó un acuerdo mediante el cual los trabajadores recibirían 14 monedas de oro. En eso apareció otro familiar reclamando las monedas y el acuerdo se cayó. Ahora, la Justicia deberá resolver cómo se divide el tesoro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)