DESINFORMACIÓN

Mito: "La vacuna 'les prende' a algunas personas según su organismo y a otras no"

Todas las vacunas aprobadas pasaron por procesos de evaluación para determinar su eficacia en el uso humano y en todos las poblaciones muestran haber generado inmunogenicidad.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP
Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP

Este contenido forma parte del proyecto "Aliados contra la desinformación" apoyado por OPS/OMS y UNICEF para brindar información de calidad sobre las vacunas contra la COVID-19.

¿Puede ocurrir que la vacuna contra el coronavirus sea efectiva en algunos cuerpos y en otros no? Relevamientos realizados por OPS y Unicef arrojan que la frase que sostiene que "la vacuna 'les prende' a algunas personas según su organismo y a otras no" es una de las más extendidas entre los argumentos contra la vacunación .

Si “prende” o no -lo que científicamente se denomina inmunogenicidad- puede medirse a través de títulos de generación de anticuerpos neutralizantes y/o actividad de células T (inmunidad celular). Y todas las vacunas aprobadas han pasado por procesos de evaluación para determinar su eficacia en el uso humano.La eficacia de estas vacunas, independientemente de las personas, oscila entre el 50,38% y el 95%. 

Lo cierto es que todas las vacunas notificadas superan el criterio del 50% requerido por la OMS, la FDA y la EMA, lo que indica que las vacunas COVID-19 actualmente desarrolladas son eficaces contra el virus ya sea en su etapa sintomática como luego de la vacunación no importando a quién se lo aplique. Solo se desconoce el efecto protector a largo plazo.

Es decir, en condiciones comunitarias fuera de ensayos clínicos, las vacunas han probado funcionar muy bien en la población general tras su aplicación masiva generando una muy buena inmunidad.

¿Dentro de los valores manejados puede haber diferencias según las edades o condiciones? Múltiples estudios mostraron durante el último año que la respuesta inmunitaria (inmunogenicidad) vacunal es alta con las vacunas disponibles en los distintos grupos poblacionales estudiados. Tanto a nivel de ensayos clínicos controlados en humanos y animales se ha confirmado la muy buena inmunogenicidad de vacunas para generar anticuerpos protectores.

Hay múltiples ejemplos de grupos específicos estudiados, además de los adultos mayores a 16 años desde donde provienen la mayoría de estudios para inmunogenicidad.

Un caso es el de embarazadas y puérperas vacunadas con vacunas mRNA. Un estudio sobre una pequeña población detectó inmunogenicidad en todas las mujeres analizadas y se encontraron anticuerpos provocados por la vacuna en la sangre del cordón umbilical y la leche materna. Esto es, las mujeres vacunadas embarazadas y no embarazadas desarrollaron respuestas inmunitarias de reacción cruzada contra las variantes preocupantes del SARS-CoV-2.

Asimismo otro estudio realizado en adolescentes 12 a 15 años vacunados con Pfizer mostró alta inmunogenicidad.

En tanto un estudio clínico controlado randomizado fase 1/2 en China recientemente publicado para vacunación con Sinovac para niños entre 3 y 17 años mostró buena seroconversión (anticuerpos) en los casos estudiados, con buen perfil de seguridad. "CoronaVac fue bien tolerado y seguro e indujo respuestas humorales en niños y adolescentes de 3 a 17 años", concluyó el estudio.

¿Qué ocurre con el paso del tiempo? La inmunidad generada por vacunas puede durar mucho tiempo y mantener su robustez, lo cual podría indicar que los refuerzos no sean necesarios en el corto plazo. Un artículo exploró esta pregunta y concluyó que la evidencia era robusta de que la protección ante variantes circulantes y las esperables con vacunas disponibles serían suficientes así como que la mejor protección contra variantes era seguir vacunando masivamente.

Es importante apuntar que, así como los virus cambian, nuestro cuerpo también, adaptándose. Nuestro sistema inmune evoluciona para combatir nuevas variantes. Las vacunas promocionan y estimulan estas respuestas inmunitarias. Incluso las infecciones leves y asintomáticas pueden generar respuestas inmunes duraderas en el tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados