Publicidad

Ministerio de Industria anunció que no cede el Dique Mauá y cayó el proyecto para convertirlo en un parque

La Asamblea Permanente Por Rambla Sur había enviado una propuesta para ser ratificada en el Presupuesto Participativo, pero finalmente no será sometida a votación.

Compartir esta noticia
Dique Mauá desde el aire. Foto: Ricardo Figueredo.
Dique Mauá desde el aire.
Foto: Ricardo Figueredo / Archivo El País

Redacción El País
La idea de convertir el Dique Mauá en un espacio abierto a la ciudadanía volvió a foja cero luego de que el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) anunciara que no cederá el predio. Esto pese a que la Asamblea Permanente Por Rambla Sur, una organización que promueve la transformación de este predio en un espacio público, redactara una propuesta para ser ratificada en el Presupuesto Participativo, un concurso de propuestas a ser financiadas por la Intendencia de Montevideo (IMM) a elección de la ciudadanía.

Asamblea Permanente Por Rambla Sur es una organización que está cumpliendo cinco años. Se creó en 2018, cuando el gobierno frenteamplista de la época y la administración comunal de Daniel Martínez analizaban la posibilidad de enajenar la antigua sede de la Compañía del Gas. Desde un inicio la idea de los vecinos fue que el predio, propiedad del MIEM, siguiera en manos del Estado y se abriera con algún tipo de utilidad para la ciudadanía en general, situación que hoy no ocurre porque está cerrado al público.

Durante estos años han surgido diversas propuestas de origen privado para ese predio, como la posibilidad de instalar una terminal fluvial de pasajeros.

En un comunicado difundido este lunes, la organización informó que “en función de las reuniones mantenidas con altas jerarquías del MIEM —quienes manifestaron disposición a aprobar la habilitación de un espacio público en ese predio de su propiedad—”, y tras un ciclo de reuniones con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas), la IMM y el Municipio B, se presentó al Presupuesto Participativo de 2023 “una propuesta para abrir el área verde de Mauá al uso público” y transformarlo en el Parque Mauá.

La organización entendió que esa era “una propuesta factible con la cual dar inicio a la gradual recuperación del sitio”. Se necesitaba presupuesto para hacer la limpieza del área a habilitar, de aproximadamente 1,2 hectáreas, instalar un vallado de seguridad contra las antiguas edificaciones que están dentro del predio, colocar iluminación y construir caminería.

Pero “el MIEM cambió de modo sorpresivo su parecer inicial y no confirmó formalmente lo que en principio estaba dispuesto a aprobar”, ya que en una carta “planteó sus reparos ante el estado de deterioro de los edificios y la inconveniencia de habilitar el área verde contigua”. La organización “lamenta esta marcha atrás del MIEM, con la que queda anulada la participación en el proceso del Presupuesto Participativo”, indicó en su comunicado.

En este sentido, la Asamblea Permanente Por Rambla Sur preguntó “cuál es la razón para que este patrimonio excepcional no esté ya abierto al disfrute público de la ciudadanía”.

El País accedió a la carta que la directora general del MIEM, Elisa Facio, envió a la organización el pasado 30 de junio, en donde indicó que “el conjunto de la ex Compañía del Gas, conocido como dique Mauá”, está “compuesto por un grupo edilicio y un predio abierto”, que es el que se quiere transformar en parque, pero que “el estado de conservación del conjunto varía entre regular y muy malo, identificándose múltiples estructuras con riesgo de colapso inminente”.

Allí se citó un informe de la Dirección Nacional de Bomberos que indica que “los edificios presentan serios riesgos estructurales por falta de mantenimiento acumulado a lo largo de incontables décadas”. Entonces por su estado de inestabilidad “no se puede hacer proyecciones de cuándo se pudiera producir algún acontecimiento de degeneración masiva o desplome”, por lo que “no es recomendable hacer circular personas en sus inmediaciones”.

La directora general del MIEM indicó que hubo reuniones con representantes de la Asamblea Permanente Por la Rambla Sur por el interés de iniciar un proceso de recuperación del espacio, pero como el MIEM no cuenta “con créditos presupuestales a esos efectos” se podría “realizar acuerdos con alguna entidad pública o privada para recurrir, por ejemplo, a fondos públicos concursables”, como el Presupuesto Participativo.

Para ello sería necesario un “comodato o convenio” con la Intendencia o con el Municipio B si el proyecto obtuviera los votos necesarios para ganar el concurso. Pero “luego de realizar varias consultas” a asesores y Bomberos, “se resuelve no acceder a lo solicitado”, indicó el MIEM.

“Esta decisión se fundamenta en dos motivos: por un lado, la contingencia que asume el ministerio al abrir al público un espacio rodeado por edificaciones con riesgo de derrumbe; y por otro lado, que la celebración de un comodato de una parte del dique Mauá limitaría la posibilidades de encontrar una solución al total del conjunto”, agregó.

Ramiro Rodríguez Barilari, integrante de la Asamblea Permanente por la Rambla Sur, dijo a El País que la organización seguirá pensando “cómo generar un destino alternativo y colectivo a este espacio que está secuestrado del uso público”, pero reconoció que tras esta respuesta volvieron “al cero”.

“Siguen quedando siempre como rehenes el predio Mauá y la ciudadanía. El predio Mauá queda siempre como un territorio de especulación en el que potencialmente puede aparecer el capital privado que nos salve de continuar el deterioro”, lamentó y consideró que ese es “un error” que han cometido este gobierno y los anteriores, contribuyendo al “deterioro”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad