ENTRETELONES DE LAS ACADEMIAS

Francisco Javier Pérez: “Hay personas que quieren dañar a la RAE”

Destacado académico venezolano señala las repercusiones que tiene la web en el idioma y la institución con 500 consultas diarias y espera mensaje muy especial de Ida Vitale al recibir el Premio Cervantes

Francisco Javier Pérez, académico de la lengua española. Foto: Leonardo Mainé
Francisco Javier Pérez, académico de la lengua española. Foto: Leonardo Mainé

Es un destacado académico de la lengua española, nació en Caracas en 1959, y desde la semana pasada, en un acto realizado en la Academia Nacional de Letras, pasó a formar parte de la misma, como miembro correspondiente. Licenciado en Letras y doctor en Historia, Francisco Javier Pérez cuenta con una larga trayectoria, dentro y fuera de su país. En su visita a Uruguay, previo a presentarse en el Congreso Internacional de la Lengua, que está teniendo lugar en Córdoba, el académico venezolano habló con El País.

-¿Siente que la Academia a veces sufre acoso de determinadas personas?

-La Academia Española tiene el Departamento llamado Español al día, que recibe hasta 500 consultas diarias. Antes eso no se hacía público, porque se hacía por carta. Ahora, vía web, ha tomado otra dimensión, y hay usuarios muy impertinentes. Hay muchas consultas a la RAE que son provocadoras, mal intencionadas, impertinentes. Siento que en España hay por parte de algunas personas un interés de dañar instituciones tan sólidas como la Academia Española.

-¿Qué características presenta este Congreso Internacional de la Lengua?

-Este congreso siempre ha querido destacar ciudades que muchas veces no son capitales, y este año se eligió Córdoba, por la gran significación cultural que siempre ha tenido en la región. Ciudad además que se destaca por lo antiguo de su universidad, y lo que fue su tradición jesuítica. Hay que dejar claro que no es un congreso para especialistas, sino para un público interesado por estos temas, pero no son ponencias para científicos de la lengua.

-Usted integra el patronato del Instituto Cervantes.

-Sí. La Asociación de Academias forma parte del Instituto Cervantes, en tanto que las Academias intervienen en diversas actividades del Instituto, y una de las más importantes de ellas es lo que tiene que ver con el Premio Cervantes, que es como el Nobel de la lengua española. El Premio Cervantes es para todos una llamada de atención hacia un escritor consagrado.

-Y ahora se prepara la ceremonia de entrega del Premio Cervantes a Ida Vitale…

-Sí, que haya recaído sobre Ida Vitale es una manifestación de solvencia del Premio Cervantes. Hay elecciones que son indiscutibles, como que Ida Vitale merece ese premio. Por su carrera, por su obra, y por su propia entidad humana. Estamos hablando de una escritora en el sentido más pleno de la palabra. Y a pesar de la edad que tiene, sigue siendo una escritora activa, que sigue reflexionando sobre la función de la escritura literaria.

-A veces la gente no tiene claro el marco institucional del Instituto Cervantes.

-Sí, solemos pensar que pertenece al Ministerio de Cultura español, y en realidad es una dependencia del Ministerio de Asuntos Exteriores. Y fue concebido así para que la lengua española sea la punta de lanza para que en los países donde el español no es lengua nacional, se difunda la lengua y la literatura en español. Hay que aclarar que las Academias y el Instituto Cervantes son instituciones separadas, aunque lógicamente colaboramos mutuamente. En mi caso, yo integro también el consejo de administración del Instituto Cervantes.

-La ceremonia de entrega del Premio Cervantes tiene mucho protocolo.

-Sí, es muy protocolar. Se entrega el 23 de abril, coincidiendo con el Día de Cervantes. Y en esa fecha y en fechas cercanas hay una serie de actos. Y uno de los más emotivos es cuando el escritor premiado va a la sede del Instituto Cervantes, a realizar una entrega en la Caja de las Letras, que es la bóveda de un banco. Porque el Instituto funciona en un viejo banco madrileño. Y la bóveda del banco fue convertida en un espacio para que los escritores premiados, así como otros artistas, hicieran un legado. Así que Ida Vitale va a tener que, en una caja de esa bóveda, dejar lo que ella quiera dejar. Y ella va a establecer también las condiciones en las que se abra la caja. Hay escritores que han dejado manuscritos, para que la caja sea abierta 50 años después. Otros dejan objetos.

-La ceremonia de entrega del Premio Cervantes está cargada de simbología.

-Sí. La entrega del premio se hace en la Universidad de Alcalá de Henares, por ser la ciudad donde nació Cervantes. Siempre hay discusiones sobre eso, porque otros pueblos de Castilla y León se disputan ser la cuna de Cervantes, pero en el fondo es Alcalá de Henares lo que ha quedado establecido como la ciudad natal de Cervantes. Y en el paraninfo de esa universidad, que es de las más antiguas y prestigiosas de España, se hace entrega del premio, y como el salón es muy hermoso, pero muy pequeño, las invitaciones que se cursan son muy selectas. Y el escritor premiado debe dar un discurso, que en general responde el ministro de Cultura. Y son piezas oratorias impecables, que luego se publican y dejan una impronta. En lo personal, tengo una gran expectativa por lo que va a decir Ida Vitale. Supongo que como todo lo que ella ha escrito, va a ser algo muy especial.

-Es asombrosa la cantidad de consultas que recibe la versión web del diccionario.

-Sí, es un fenómeno muy interesante. Este diccionario siempre ha sido un poco como la Biblia de nuestro idioma. El diccionario de la RAE en web recibe 80 millones de visitas mensuales: realmente son cifras astronómicas, que hablan de la importancia de este diccionario. Y las consultas son por supuesto de los países de lengua española, pero también de Estados Unidos y países de Europa.

-La última edición en papel del diccionario no se vendió bien.

-Sí, hubo problemas de comercialización del diccionario. Fue una obra notable, pero en la calle empezó a no venderse. Una razón pudo ser el costo. Hubo también fallos de cómo se comercializó. Hubo países de Hispanoamérica que nunca lo recibieron, por problemas de aduana y demás. Y eso tuvo también un efecto económico, porque las academias viven también en parte de las obras, por los derechos de autor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)