Entrevista con el Presidente de Daecpu

Enrique Espert: "Vamos a mudar el Carnaval al Antel Arena"

Enrique Espert se despacha contra las autoridades de la Intendencia por los polémicos cambios introducidos al Carnaval durante la administración de Daniel Martínez.

Enrique Espert. Foto: Francisco Flores
Enrique Espert. Foto: Francisco Flores

El presidente de Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay (Daecpu), anticipa que el Teatro de Verano dejará de ser el Templo de Momo, que se mudará al Antel Arena. Eso permitirá evitar las suspensiones por mal tiempo, bajar la entrada (por tener el nuevo estadio un aforo mayor) y mejorar los premios a los conjuntos. Espert, de 73 años, también se molesta con el Ministerio de Turismo porque este se “florea” con el Carnaval uruguayo, “y no aporta ni 5 pesos”.

—¿Está manejando la idea de trasladar el Carnaval del Teatro de Verano al Antel Arena?

—Sí, aunque el primer año no se podrá, porque ya tiene fechas comprometidas. Esto va a incidir entre otras cosas en el precio, que va a ser mucho más barato que en el Teatro, porque el mejor sponsor que tenemos es Antel. Es sponsor de todo el Carnaval, más los RondaMomo y los escenarios. Nos interesa primeramente porque el Antel Arena tiene 10.000 lugares y el sonido es de primera. Incluso vendiendo las entradas más baratas, los premios van a ser más grandes que en el Parque Rodó, porque la plata es toda para los premios. Por otra parte, no hay suspensión por mal tiempo. Llueva o truene, ese espectáculo está garantizado. En el Teatro de Verano los carnavales se extienden hasta un mes y medio o dos meses por las suspensiones. Está bien, es un lugar tradicional, a todos nos gusta; pero hay que buscar cosas prácticas y que no sean caras, porque la gente de Carnaval no tiene un alto poder adquisitivo. Esta semana viene Marc Anthony [al Velódromo] y las entradas cuestan hasta $ 26.000. En el Carnaval llevamos cinco conjuntos y la entrada más cara es de $ 350. Estimamos que la entrada al principio en el Antel Arena pueda costar lo mismo, pero puede estar dos años sin tener un aumento; así se puede mantener el nivel de los premios. Aparte, a eso se le suman los sponsors y las ventas.

—¿Cómo está su vínculo con la Intendencia, que ha introducido algunos cambios controvertidos en el Carnaval?

—La Intendencia dice que es socia de nosotros, pero se ha equivocado en un montón de cosas. Ya nos quedamos sin Reina del Carnaval, un certamen típico. El último año la Intendencia hizo el concurso y vistieron a la reina y a la vicereina de championes, de zapatillas. Nosotros tenemos otra visión. Tampoco estamos de acuerdo que se mezclen. ¿Quieren hacer un conjunto de maricones? hacemos un conjunto de maricones. ¿Quieren hacer uno de lesbianas? hacemos uno de lesbianas. O de señoras mayores. Pero no hay que entreverar a las niñas inocentes con todo ¿Un padre va a dejar que su hija vaya a cambiarse a un camarín? El Carnaval siempre fue inclusivo, pero esto es una barbaridad, no es modernismo ninguno.

—Otra cosa que ha sugerido la IMM es trasladar el desfile de 18 de Julio a las canteras del Parque Rodó. ¿Cómo lo ve?

—Ya se hizo algo parecido y fracasó siempre. Hay mucho viento a esa hora y no está ese contacto que hay en 18 de Julio, no están los comercios. En segundo lugar, quieren hacer un negociado y vender ellos las sillas, que no les pertenecen. Las sillas le pertenecen a un señor que desde hace muchos años paga por la concesión. Pero ahora hay tres o cuatro que quieren hacer dinero con eso y que se quieren quedar con las sillas. Esas ideas han fracasado, como la del concurso en el Estadio o el desfile en la rambla. Yo tengo conjuntos desde esas épocas. Y no marchó nada de eso.

—¿Cómo es su contacto con las autoridades de Cultura de la Intendencia?

—Ellos no consultan con nosotros, que hace 60 o 70 años que estamos en el Carnaval. En Daecpu somos los que sabemos, los que arriesgamos plata para sacar buenos conjuntos. Yo ganaré o perderé, pero invierto. Hacen un premio a la murga que en 18 de Julio se tira por el suelo y se anda revolcando por el piso. O los sacás vestidos para tirarse al suelo o los sacás con un buen traje para desfilar y darle brillo a la tarde. Podés hacer un Carnaval que tire para arriba u otro que tire para abajo. El Carnaval de ellos tira para abajo.

—¿Le parece que la Intendencia debería darle otro tipo de apoyo, sobre todo económico, a la actividad?

—Nosotros ponemos cuatro RondaMomo que van gratis por los barrios, a las cárceles. La Intendencia tendría que poner cuatro o cinco más. Daecpu reparte además camiones completos de comestibles a muchas instituciones. Aparte, todos los días traemos al Teatro de Verano un ómnibus con 50 personas, desde un asilo, una cárcel, una escuela. Y les damos la merienda.

—¿Cree que hay falta de idoneidad en las autoridades municipales a cargo del tema?

—Quieren hacer cosas que no saben. Ahora voy a entrar como presidente del sindicato de canillas, pero dejo muchas horas para dedicarme a esto. Lo mismo con los caballos y otras cosas mías, todo para dedicarme al Carnaval.

—¿También tiene reclamos hacia el gobierno nacional que promociona al Carnaval como un atractivo turístico?

—¿Qué atractivo turístico? ¡Si el Ministerio de Turismo no nos da ni cinco pesos! Y después pone a cinco negros tocando el tambor en Argentina. No nos da nada, y lo primero que pone es al Carnaval uruguayo, que lo hacemos nosotros. ¡Es todo una mentira! El presidente (Tabaré Vázquez) es el único que nos ha ayudado de verdad. Entre otras cosas, sacó una ley para que todo el que ponga publicidad en el Carnaval lo pueda descontar de rentas. También lo decretó de interés popular.

—¿Qué pasó con la cátedra universitaria de Carnaval?

—Nada. Se terminó el rubro, se recibieron unos cuantos y nunca más lo hicieron. Pero no era algo nuestro.

—¿Cómo está funcionando la escuela de Daecpu?

—Este año hay 384 alumnos, quedaron 800 afuera. Vamos a comprar una casa en La Aguada con 33 habitaciones y 22 baños. Ahí vamos a meter los 800 alumnos que quedaron afuera.

—¿Treinta y tres habitaciones y 22 baños? No sabía que hubiera una casa con tantos baños en La Aguada...

—Sí, es enorme. Ahí vamos a poner la escuela, con dos o tres turnos.

—¿Qué peso tienen actualmente los derechos de televisación del Carnaval?

—Salvamos todos los gastos. Aparte, al socio le cobramos $ 1.200 todo el año, lo cual le da derecho al servicio fúnebre, a la escuela y a otros servicios. Daecpu tiene más de 100 socios que sacan conjuntos, pero a eso se suma el grupo familiar, por lo que la cifra se multiplica por cinco. Con los derechos de televisión cubrimos los gastos, mantenemos la sede y la escuela. Allí les pagamos el boleto todos los días a los alumnos y les damos la merienda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º