Publicidad

En horas clave por el caso de su hija, habló la uruguaya que estuvo presa en Bolivia por 7 gramos de marihuana

"Los días transcurren lentos y la incertidumbre es bestial, el sueño es lo único que trae olvido y alivio", detalla Silvia sobre los 106 días que estuvo presa en la Cárcel de Obrajes en La Paz.

Compartir esta noticia
En las farmacias se venden dos variedades de marihuana.
Marihuana que se vende en farmacias uruguayas
Foto: Fernando Ponzetto

Redacción El País
Este jueves se prevé que tenga lugar la audiencia en la que se tratará el caso de Virginia, una joven uruguaya de 27 años que desde hace 113 días está presa en Bolivia por llevar consigo siete gramos de marihuana. Su madre, quien fue arrestada en un principio también, ahora está libre y pide ayuda para que su hija "vuelva a casa pronto".

"Hola, soy Silvia, mamá de Virginia, Sofía y María. Les grabo este audio para pedirles ayuda", comienza diciendo la madre en un audio que familiares y amigos comenzaron a difundir en redes sociales.

En este fragmento, la uruguaya de 60 años le da voz por primera vez su historia. Cuenta que viajó con una de sus hijas a Bolivia con la ilusión "de conocer el Salar de Uyuni y el Lago Titicaca". "Pero todas esas ilusiones se convirtieron en una pesadilla infernal cuando fuimos detenidas y conducidas a la Cárcel de Obrajes en La Paz", prosigue.

Lo que ocurrió fue que, al tratar de volver a Uruguay, las autoridades del aeropuerto de El Alto se toparon con que Silvia y Virginia llevaban siete gramos de cannabis entre sus pertenencias. El porte o consumo de esta sustancia -legalizada y regulada en Uruguay desde hace más de 10 años- es un delito en Bolivia.

"Sí, lo sé, sé lo que estarán pensando: 'qué imprudencia, qué inconsciencia, qué irresponsabilidad', sí, todo eso es cierto. Pero la pesadilla que vivimos después y que nos tiene aún retenidas en Bolivia no la merece nadie. Fuimos tratadas como narcotraficantes y del aeropuerto nos llevaron directo a una celda fría, oscura, durante cuatro días. La primer noche la pasamos abrazadas, llorando y con mucho miedo, luego ingresamos al penal de Obrajes", expresa Silvia en su relato.

En mayo, la defensa de ambas logró probar que Silvia no es consumidora y que Virginia sí -ya que está registrada en un club cannábico uruguayo-, pero que no por eso es narcotraficante. Silvia estuvo 106 días presa.

"Estar presas en un país extraño, aisladas de nuestra familia y nuestros amigos sin nadie a quién recurrir, en condiciones muy deprivadas y a 4000 metros de altura es aterrador. Los días transcurren lentos y la incertidumbre es bestial, el sueño es lo único que trae olvido y alivio. Con ayuda de mucha gente, en especial de la embajada de Uruguay en Bolivia pudimos llevar esta situación sin enloquecer", añade.

Una audiencia reprogramada

En Bolivia, el consumo de marihuana es un delito que no es penado con prisión, sino con rehabilitación. En el caso de los extranjeros, sin embargo, la pena incluye la deportación y eso es lo que reclama la defensa de la joven uruguaya.

La defensa firmó un acuerdo abreviado con la Fiscalía boliviana y asumió la responsabilidad por haber incumplido la ley. El pasado viernes iba a tener lugar la audiencia de apertura del caso, en el que la defensa tenía previsto solicitar que se celebrara la sentencia en una misma instancia: oír la acusación del fiscal, aceptarla y conseguir la expulsión. Pero un "error de notificación" en Fiscalía impidió que esta instancia clave tuviera lugar, por lo que debió ser reprogramada y, esperan que se celebre este jueves 11.

Según dijo el abogado Rodrigo Rey a El País, el Juzgado de Sentencia de El Alto mostró su disposición institucional a que la sentencia de Virginia tenga lugar este mismo jueves, si es que no se presentan dificultades administrativas.

Virginia "ahora está sola, desesperada, aterrada. Con miedo de no salir nunca más de allí. No pedimos ningún privilegio solo que se cumpla la ley y que el jueves 11 de julio se haga la audiencia prevista para que Virginia pueda recuperar su libertad. Por eso destacamos y agradecemos el tratamiento procesal diligente que ha tenido el Juzgado de Sentencia de El Alto", dice Silvia en el audio en el que añade un pedido directo al gobierno uruguayo: "Necesitamos ayuda de nuestro gobierno, de nuestra gente. Ayuda para pedir que Virginia vuelva a casa pronto".

Ahora, familia y amigos juntan fondos para ayudarlas a ambas. Para esto abrieron una cuenta en Abitab y organizaron un evento solidario para este sábado.

Cárcel de Obrajes de La Paz
Cárcel de Obrajes de La Paz.
Foto: Google Maps.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Boliviamarihuana

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad