BÚSQUEDA DESESPERADA

Cree haber hallado a su hija desaparecida hace 20 años

Viviría en Rosario, Argentina; la madre mantuvo contacto por Facebook.

Karen Martínez Valdez. Una de las pocas fotos que se conservan de la niña desaparecida. Foto: Gladiz Valdez
Karen Martínez Valdez. Una de las pocas fotos que se conservan de la niña desaparecida. Foto: Gladiz Valdez

Veinte años después de que la niña Karen Martínez Valdez desapareciera misteriosamente en Rivera, pocos días antes de cumplir 8 años, su madre está convencida de que vive en la localidad de Rosario, Argentina, bajo una nueva identidad. Hace un mes y medio, Gladiz Valdez —que nunca dejó de buscar a su hija— se unió al grupo de Facebook argentino ¿Dónde estás?, y publicó un mensaje pidiendo ayuda para encontrar a Karen.

El grupo, que cuenta con 326.937 miembros, fue creado con el "único objetivo de ayudar en la búsqueda de ese ser querido del que, por ciertas circunstancias de la vida, no sabes nada de él", según la descripción que se lee en la página.

Allí contó la historia de su hija desaparecida y su búsqueda desesperada durante todos ese tiempo. Y entre los más de 500 comentarios que generó su publicación, uno le llamó la atención:

"Espero que la encuentres. Me llamo Karen Valdez y tengo 28 años", dijo una joven que tiene un sorprendente parecido físico con la niña de Rivera, cuya fotografía aparece en la página del Ministerio del Interior como "ausente" desde 1997.

"Qué coincidencia, ¿no sos adoptada? Mi hija Karen va a cumplir 29 años el 9 de junio", le respondió Gladiz.

"Voy a cumplir 29 años el 11 de septiembre. Hay una Karen en este mundo igual que yo. Tenga fe que seguro la encontrará", respondió la muchacha.

Los comentarios sobre el parecido físico entre las dos Karen —la mirada, la sonrisa, el color del cabello y la piel— no tardaron en sumarse al diálogo entre los usuarios del sitio.

"Hasta yo me sorprendí por su sonrisa igual a la mía... Hubiera querido ser lo que busca. A mí me criaron mis abuelos, y no mis padres. Solo llevo sus apellidos, que lamento con el alma. Quisiera de corazón que encuentre a su niña que hoy es una mujer como yo. Soy madre también", escribió la joven Karen desde Argentina.

Primeros contactos.

Gladiz no desaprovechó esa luz de esperanza y entabló contacto con la joven. Se mandaron mensajes por Whatsapp y a los pocos días concretaron una videollamada. "Cuando vi su sonrisa, muy parecida a la de sus hermanos, y empezó a lagrimear, mi corazón se aceleró. Para mí es ella. No hay otra", dijo Gladiz a El País.

Según informó el portal Ecos, la policía tuvo una reunión con la madre y con el juez de la causa. "Recabaron la información necesaria y le plantearon al juez seguir ciertas medidas que ya están llevándose a cabo", informaron fuentes no identificadas a ese portal. "Si llega a ser la muchacha sería algo espectacular. Pero tenemos que ser muy precavidos en eso, porque todavía no está confirmado", agregaron las fuentes.

Ambas mujeres, según Gladiz, acordaron realizarse un análisis de ADN para saber la verdad; pero como la joven argentina es mayor de edad se requiere su consentimiento, o bien esperar que Interpol se comunique con ella para hacer todo "por vía legal", como afirma Gladiz.

"Ella tiene mucho miedo. No quiere entrar en pánico ni ilusionarse, porque ¿si nos hacemos la prueba y después resulta que no soy la madre?", se preguntó la mujer.

Giro inesperado.

Las circunstancias de la desaparición de la pequeña Karen Martínez, que vivió su infancia en Rivera con sus hermanos y su madre (el padre falleció cuando ella tenía 3 años), son peculiares y oscuras. Si la joven de Rosario es la misma Karen de Rivera, ¿cómo se explica que la niña haya salido de Uruguay y reaparecido en Argentina, si no fue mediante un acto ilegal?

Quizás por ello, la historia dio un giro inesperado. La joven argentina que se había comunicado con Gladiz, poco después despotricó contra los numerosos mensajes de usuarios que aludían a su identidad y su extraordinario parecido con la niña de Rivera, y publicó en el grupo de Facebook:

"No hablen de lo que no saben por favor. Basta de inventar mentiras y decir cosas de mi vida. Estoy harta. Basta", escribió en la red social.

Luego subió una foto suya de niña y explicó: "Esa soy yo. No quisiera hacerla sentir mal a la señora, sólo me llamó la atención que alguien de casi mi edad y nombre esté perdida. Me llamo Elizabeth Karen Rocío Urriola Valdez. Apellido materno y paterno. Reconocida por mí papá a los 6 años. Arruinó mi vida desde ese entonces. Solo deseo con el corazón que la encuentre, señora. Lamento si lastimó mi comentario".

Pero los foristas no se rindieron y siguieron resaltando el notable parecido que se aprecia en las fotos de ambas Karen.

Gladiz, por su parte, adujo que muchas veces, luego de sufrir un episodio traumático, la persona tiende a bloquearlo; podría suceder que la joven, en efecto, no recuerde lo que le pasó a los 7 años.

El misterio persiste, pero la madre está convencida de haber dado con una pista clave para encontrar a su hija.

Tres casos emblemáticos.
25 marzo 2000
Enzo Terra. Foto: Ariel Colmegna
Enzo Terra - 18 años
Hace tres días se cumplieron 18 años de la desaparición de Enzo Terra. El joven salió de su casa y nunca más volvió. Una hipótesis que maneja su padre es que esa noche salió rumbo a lo de su mejor amigo y sufrió un surmenage, episodio que había tenido meses antes.
23 noviembre 2003
Juan Ignacio Pertusatti. Foto: archivo El País.
Juan Ignacio Pertusatti - 9 años
Uno de los casos más emblemáticos fue el de Pertusatti que desapareció con 9 años. Había salido en bicicleta a comprar un helado al almacén a pocas cuadras de su casa, en Puntas de Manga, pero nunca volvió. Tampoco llegó al almacén.
23 enero 2015
José Ignacio Susaeta, desaparecido. Foto: aportada por familiares del joven
José Ignacio Susaeta - 23 años
Hace tres años desapareció José Ignacio Susaeta. El joven fue visto por última vez en la noche del 23 de enero de 2015 cuando salió de su casa. Dijo que le llevaría un cuaderno a un amigo y luego iría a buscar a su novia. Subió a su auto y jamás se lo volvió a ver.

Gladiz Valdez: "Este vacío me está consumiendo"

El 2 de junio de 1997, siete días antes de cumplir 8 años, Karen Daniela Martínez Valdez volvió de la escuela a su casa en Rivera, se sacó la túnica y desapareció y luego, para siempre. Quedó la leche servida arriba de la mesa. Su madre dice que en aquella época, entre toda la información que circulaba, y tiempo después de que se hubiera producido la desaparición, un policía le confió que la pequeña había sido "secuestrada", que estuvo 15 días en un barrio alejado de la ciudad y que finalmente se la llevaron para Argentina.

Piensa que detrás de la ausencia de su hija hay una red de trata de personas que le cambió el nombre y la condujo a olvidar su identidad.

La teoría que maneja Gladiz es que quien la robó fue una prostituta llamada Elizabeth, que no tenía hijos y que anotó a la pequeña con uno de sus nombres originales —Karen— y le agregó "Elizabeth", el mismo nombre que ella, para luego llevársela para Argentina.

Día por medio Gladiz utiliza la red social de Facebook para enviarle un mensaje a su hija: "Cómo te extraño mi amor de mami, quiero solo saber de ti, que te comuniques conmigo" o "Karen Daniela Martínez Valdez, por favor, vuelve. Llena este vacío que me está consumiendo día a día, a cada segundo. Te quiero. Te esperaré hasta el último suspiro de mi vida", son algunos mensajes que acompañan las fotos de la pequeña.

EN EL PORTAL DEL MINISTERIO

En 3 meses del año hay 18 "ausentes"

En los primeros tres meses del año, según el Registro y Búsqueda de Personas Ausentes del Ministerio del Interior, fueron denunciadas como desaparecidas 18 personas (10 varones y 8 mujeres), entre ellas un bebé de dos años llamado Jhonatan David Correa Duarte, que fue visto por última vez en su domicilio el 1° de enero de 2018. Ese mismo día desaparecieron dos personas más: María Angélica Duarte, de 43 años, y Azucena Fernanda Silveira, de 11. A ambas se las vio por última vez en su casa. Entre los ausentes, además de Silveira, hay otros tres menores de 18 años: Dahiana Ayusto (15) desaparecida el 10 de enero en Canelones; Santiago de los Santos (15) y Esteban Libonatti, de la misma edad.

Más de dos décadas sin rastros

Son 137 los rostros que aparecen en el portal de Registro y Búsqueda de Personas Ausentes del Ministerio del Interior (57 mujeres y 80 hombres). Hace por lo menos 20 años que trece de ellos permanecen ausentes. El caso más antiguo que registra el portal es el de Tabaré Uruguay López Gallo, nacido en junio de 1944 y desaparecido hace casi cuatro décadas —a fines de 1981— cuando tenía 37 años. Hoy tendría 74. A diferencia de otros casos que figuran en la web del ministerio, en la "ficha" de Tabaré no hay ninguna pista sobre el lugar donde fue visto por última vez. El segundo caso más antiguo es el de Alfredo Eduardo Selis, que tenía 56 años cuando desapareció, el 27 de octubre de 1985.

Primeros pasos ante desaparición

Una vez que se realiza la denuncia por la desaparición de una persona, lo que hace la Policía es consultar a hospitales, morgue, Prefectura, entre otras instituciones.


La Policía coordina con las jefaturas locales para la búsqueda de la persona: a veces se hace con el apoyo del plantel de perros K9, otras con Bomberos o con Prefectura. Familiares suelen guiar en los recorridos habituales de la persona buscada. También se realiza un exhaustivo análisis de pruebas: cartas, señales, conversaciones, todo es tenido en cuenta. Se perician las comunicaciones en celulares, computadoras y tabletas. Las personas menores de edad, a diferencia de los adultos, siempre son consideradas ausentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)