UNA LEGENDARIA SALA DE JUEGOS

Casino Nogaró intimado por una deuda de 550.000 dólares

La esquina más cara de Punta del Este enfrenta amenaza de juicio por desalojo.

Enclave: el tradiconal Casino Nogaró de Punta del Este está ubicado en la entrada de la avenida Gorlero. Foto: Ricardo Figueredo.
Enclave: el tradiconal Casino Nogaró de Punta del Este está ubicado en la entrada de la avenida Gorlero. Foto: Ricardo Figueredo.

Propietarios del local donde funciona el casino estatal Nogaró de Punta del Este intimaron el viernes a sus inquilinos, la firma Vidaplan S.A., el pago del alquiler vencido el 28 de marzo pasado cuyo importe asciende a 550.000 dólares.

El viernes la sociedad arrendataria también fue intimada a pagar una suma cercana a los 70 mil dólares que adeuda por los gastos comunes generados por el local, vencidos desde diciembre.

El casino se encuentra en la esquina más cara de Punta del Este, delimitada al frente por la avenida Gorlero, al este por la calle 31 y al fondo por la calle 24, en plena entrada de la península.

La intimación precede al juicio por desalojo que iniciarán los propietarios del bien y de reparación por la suma adeudada, indicaron fuentes de la parte actora a El País.

Los arrendatarios fueron notificados por telegrama colacionado enviado al domicilio de la empresa Vidaplan.

La parte reclamante asegura que la empresa no cumplió con lo establecido en el contrato celebrado el 6 de enero de 2017. Ese acuerdo modificó el anterior entre ambas partes, el 26 de julio de 2008, que fijaba un plazo de quince años de alquiler a partir del 28 de marzo de 2009. El importe del alquiler anual fue de US$ 850.000 en los primeros años.

A su vez, Vidaplan subarrendó la sala a la Dirección General de Casinos que le pagó en los primeros años US$ 339.313 más IVA por mes. La relación entre los propietarios y la sociedad arrendataria tuvo sus altas y bajas. El 13 de julio de 2016, el propietario Antonio Sagasti se presentó ante la Dirección de Casinos para notificar que su inquilino, que a su vez subarrendaba el citado local, le adeudaba $ 14.997.868 y US$ 467.000 "por concepto de alquileres cuyo pago se encuentra en mora, por lo que deviene aplicarse la cesión de crédito referida".

Casinos del Estado notificó del hecho a Vidaplan S.A. cuyos abogados exigieron que se liberara el dinero que debía cobrar por el alquiler de la sala de juego. El trámite siguió hasta que la familia Sagasti logró el embargo genérico de los activos de Vidaplan S.A., según una resolución del 23 de septiembre de 2016 del Juzgado de Paz departamental de 3º Turno. El embargo genérico se transformó en específico cuando fue aceptada como garantía el lote que conforma el estacionamiento del Hotel Mantra de La Barra.

En diciembre de ese año se habilitó un marco de negociaciones entre las partes que culminó con una serie de concesiones recíprocas. Un nuevo contrato estableció un alquiler de US$ 600.000 entre los años 2016 y 2017, y de US$ 550.000 para el periodo de marzo de 2017 a marzo de 2018. Esta suma es la reclamada por la familia Sagasti.

Hoy: el Casino, como otros, ha dejado espacio a las tragamonedas. Foto: R. Figueredo
Hoy: el Casino, como otros, ha dejado espacio a las tragamonedas. Foto: R. Figueredo

Historia.

La familia Sagasti es heredera de quienes construyeron en 1938 el entonces "Casino Hotel Punta del Este", los hermanos Modesto y Emiliano Sagasti, argentinos de origen vasco español, que amasaron una fortuna construyendo muebles en la ciudad de Buenos Aires. Los hermanos Sagasti eran los accionistas de la empresa "Sociedad Anónima Financiera de Hoteles e Inmuebles".

"Punta del Este tiene el hotel que reclamaba imperiosamente y como estamos seguros que la empresa que lo administra es sello de garantía, puesto que se trata del conocido hotelero Miguel García, actualmente propietario del hotel Alhambra de Montevideo, el triunfo está descontado y nuestro país podrá afirmar aún más su prestigio frente al turismo", anunció el diario El Día días antes de la inauguración.

El sábado 8 de enero de 1938 fue inaugurado el hotel casino a partir del diseño del estudio de los arquitectos Etchebarne y Ciurich.

Modesto y Emiliano regentearon el casino privado hasta 1948. A partir de ese año, el local fue alquilado a la Dirección General de Casinos del Estado. Sus respectivos hijos, Jorge y Armando Sagasti, primos entre sí, se hicieron cargo del local formalizando el contrato correspondiente con el Estado uruguayo. Los propietarios del complejo en el presente son los hijos de Jorge y Armando Sagasti, ambos fallecidos tiempo atrás.

La sala fue alquilada por Casinos del Estado hasta el 2009. El 16 de marzo de ese año, el gobierno del entonces presidente Tabaré Vázquez autorizó al Ministerio de Economía y Finanzas a firmar un nuevo contrato de arrendamiento. En lugar de hacerlo con la familia Sagasti lo hizo con la firma Vidaplan S.A. La sala fue incorporada de esta forma al denominado sistema mixto de explotación de complejos turísticos o comerciales.

Vinicius de Moraes, Onassis y el Che Guevara

Las escasas historias que pueden rastrearse de los 80 años del emblemático Casino Nogaró refieren a algunos personajes famosos que transitaron por el lugar, como el poeta brasileño Vinicius de Moraes, el Che Guevara y Aristóteles Onassis.

Hasta la aparición del Casino Conrad, el Nogaró junto al del Hotel San Rafael, también dependiente del Estado, acaparaban en los años 60 y 70 la oferta de juego en el balneario.

El actual casino Nogaró cuenta con 152 máquinas, mesas de ruleta, punto y banca, Blackjack y póquer, en la modalidad de Texas Holdem.

El mayor premio histórico fue obtenido en 2017 por una mujer que compró 50 dólares en fichas y ganó 250.000 dólares en los slots del casino. La ganadora era una jugador habitual, de las llamadas high rollers, según informó el encargado de la sala de juegos.

"Vamos a pagar", aseguró Vidaplan

Fuentes de Vidaplan S.A. aseguraron a El País que la firma cumplirá con sus obligaciones emergentes del contrato una vez que puedan aclarar lo que ocurre con los herederos del propietario que tenía el 50 por ciento de la propiedad, y una diferencia por los gastos comunes. "Lo más importante es que estamos en plazo para el pago de los alquileres. Luego hay otros aspectos", aseguran desde la firma.

Sobre el tema de los gastos comunes, Vidaplan entiende que debe tomarse en cuenta los daños sufridos en el restaurante El Sargo a partir de las filtraciones de agua provenientes del edificio Nogaró. "Hay otros puntos donde también tenemos diferencias con el monto de los gastos comunes. Hay diferencias con los rubros que integran esos gastos comunes. No vamos a tener inconvenientes en llegar a un acuerdo como ocurrió en el pasado", dijo la fuente.

"No tenemos noticia de ninguna intimación. Hay que ver en su momento a quién le tenemos que pagar el alquiler a partir de lo sucedido con el fallecimiento de Armando Sagasti. La situación de la sucesión no la tenemos clara, además Sagasti le cedió una parte de libre disposición. Por otro lado, uno de los hijos de Jorge Sagasti vendió su participación en el edificio. Una vez que corroboremos cómo es la situación procederemos como corresponde. Vamos a pagar", sostuvo la fuente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)