Publicidad

Emergencia hídrica: se acaban las reservas y estiman de siete a diez días más de agua bebible

Los niveles de sodio y cloruro en el agua de la zona metropolitana continúan en aumento; avanzan en obras alrededor, pero se depende de los caños que lleguen desde Brasil.

Compartir esta noticia
Así colocan las tuberías de fundición dúctil, de 1.200 mm de diámetro, en la represa de Belastiquí
Así colocan las tuberías de fundición dúctil, de 1.200 mm de diámetro, en la represa de Belastiquí.
Foto: OSE

Redacción El País
Salvo que se avecine una lluvia sorprendente, el gobierno estima que quedan entre una semana y diez días de agua bebible. La cuenta que se hace es sencilla: hay 1.173.573 m3 de agua en Paso Severino -según el reporte del día de ayer- y se utilizan unos 80.000 por día. Por eso se debería recurrir al Río de la Plata y lidiar con los elevados porcentajes de sal.

El presidente Luis Lacalle Pou ya se ha referido a este período “ventana”, en el que el agua no será bebibley se deba esperar a que llueva lo suficiente -algo que los pronósticos muestran como poco probable para los meses de julio y agosto-, o a que se terminen las obras que se están realizando en Paso Belastiquí, para llevar agua dulce desde el Río San José hasta el Santa Lucía.

Esto no solucionará la situación -seguirá habiendo sodio y cloruro en el agua-, pero servirá para nutrir -por un período de tiempo- con entre 150.000 y 200.000 m3 el caudal de agua de OSE.

Los trabajos, según supo El País, se vienen realizando en los tiempos esperados. En el día de ayer llegaron 500 metros de caños de fundición dúctil provenientes de Brasil, que son claves para que se pueda culminar el trabajo. Hoy llegarán 500 metros más.

Paso Severino puente viejo
Sequía en Paso Severino: el viejo puente emerge tras 30 años sumergido
Foto: Martín Silva/AFP

Lo que están haciendo

La obra de la represa de Belastiquí -que ya fue culminada-, permitirá el ingreso y la salida de agua proveniente del Río de la Plata al embalse Belastiquí- Aguas Corrientes. Consiste en 14 líneas de tubería de 700 milímetros para el ingreso y la salida de agua, con sus correspondientes compuertas de cierre. Se construyeron válvulas de retención de operación automática para la contención del agua ingresada al embalse, lo que servirá para mantener el volumen y no perder agua con la fluctuación de las mareas.

En tanto, la represa Campanario, que está en construcción, consiste en un dique sobre el río San José que va a tener la finalidad de embalsar la mayor cantidad de agua dulce de su cauce. El material que se utiliza para el proceso de construcción es arcilla, extraída del campo donde se realizan los trabajos. Es una obra con dos tuberías de 700 mm que van a cruzar el dique.

Y también se está avanzando en la obra para la captación y el trasvase desde el río San José al río Santa Lucía. Consiste en la instalación de 13.500 metros de tubería (de 1.200 mm de diámetro) para comunicar Paso Valdez con Belastiquí.

En cuanto a la duración de la obra, la información que maneja el gobierno en base a lo estipulado con las empresas que están a cargo de la construcción, es de un mes, pero se depende mucho de los caños que deben llegar desde Brasil.

Ayer estaban en la Fábrica Saint Gobain de Barra Mansa- Río de Janeiro representantes técnicos de las empresas a cargo de la obra, autorizados por OSE, con la misión de asegurar la producción en serie comprometida de tubería, y que se cumpla el flujo de salida de camiones hacía Uruguay.

Presa Paso Severino, cartel de OSE
Presa Paso Severino, cartel de OSE
Foto: Mateo Vázquez

Los números del agua potable

Presidencia divulgó el promedio de cloruro y sodio presentes en el agua de OSE en Montevideo y zona metropolitana ayer.

Respecto a los cloruros, el informe detalla que hubo un promedio de 845 mg/l en la línea de bombeo 4, de 837 mg/l en la 5 y 842 mg/l en la 6. El nivel máximo de cloruro autorizado por el MSP, tras el pedido del aumento por parte de OSE, es de 720 mg/l, por lo que todas las líneas exceden el límite.

Además, en todas las líneas los valores estuvieron por encima de los registrados desde mayo, excepto en la sexta línea de bombeo, cuyo valor promedio de este lunes es el mismo de los días 17 y 19 de junio.

En cuanto al sodio, se registró un promedio de 501 mg/l en la línea de bombeo 4, de 497 mg/l en la 5 y de 499 mg/l en la 6. El máximo de sodio autorizado es de 440 mg/l, por lo que también en este caso todas las líneas exceden el límite.

En este valor también se alcanzó el valor máximo desde los registros de mayo, excepto en la sexta línea de bombeo que el 17 de junio registró 509 mg/l y el 19 de junio, 508 mg/l.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad