VEA LA FOTOGALERÍA y el video

Secretos del Palacio Legislativo

En el año 1913 la política uruguaya también tenía discusiones presupuestales. La obra del Palacio Legislativo había comenzado en 1908 y los cruces políticos de entonces amenazaban su conclusión. Se acusaba al Estado de gastar fondos en una obra innecesaria que estaba en manos de extranjeros.

Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.
Foto: M.Bonjour.

El arquitecto italiano a cargo de la obra, Caetano Moretti, pensó en una estrategia plástica para salvar la obra: una maqueta que mostrara a especialistas y público en general las bondades del edificio en que trabajaba. Fue así que construyó un Palacio Legislativo en miniatura. Lo hizo en yeso armado y con los principales detalles de la obra a la vista.

Aquella maqueta fue clave para convencer a propios y extraños. Lentamente, aquel proyecto se fue plasmando en la realidad y los artesanos, en su mayoría italianos, lograron desarrollar aquel proyecto que implica la combinación de 52 tonos de mármol y 17 colores de granito. Hasta 1964 se realizaron trabajos de construcción.

Perdida en un rincón del Palacio Legislativo está la maqueta que salvó la obra. Se encuentra en un antiguo depósito instalado sobre el salón de honor.


Si no puede ver el video haga click aquí

"Sus piezas son como un gran rompecabezas", explicó a El País la arquitecta Gisela Carlomagno, en cuyas manos está la conservación del Palacio.

El diseño original del arquitecto Moretti sufrió algunas modificaciones. Una de ellas fue el retiro del cartel en la fachada que decía: Palacio Legislativo. También desapareció una frase en latín que iría en la Cámara de Representantes por la artiguista "mi autoridad emana de vosotros y cesa ante vuestra presencia soberana".

Hace algunos años se manejó la posibilidad de retirar la maqueta del depósito. Una empresa especializada realizó un estudio y concluyó que la única forma de sacarla de allí era mediante un agujero en los históricos techos de cobre.

A pocos metros de la maqueta se encuentra uno de los "gallineros", como se les conoce en la jerga parlamentaria a los viejos depósitos llenos de objetos inservibles.

Meses atrás, la Comisión Administrativa comenzó a realizar limpiezas intensivas en esos lugares "olvidados" del Palacio. Hasta ayer se habían llevado una docena de camiones de material en desuso.

El objetivo es encontrar espacio físico para descongestionar los depósitos. La Biblioteca del Parlamento está desbordada. Tiene unos 250.000 libros y llegó a su límite. La hemeroteca conserva unos 664.000 ejemplares pertenecientes a 192 diarios y semanarios desde 1835.

La semana pasada alguien dejó abierta una canilla en un obrador y arruinó varios libros.

Aniversario.

El 25 de agosto pasado el edificio del Palacio Legislativo cumplió 90 de existencia. No hubo festejos. Lo único que se comentó fue que en los próximos días se formará una comisión de trabajo para celebrar los primeros 100 años.

Con el pasar de los años el edificio ha sufrido arreglos de todo tipo. Por ejemplo, en el subsuelo, donde hoy funcionan las oficinas de la Comisión Administradora, estaba instalado un enorme sistema de refrigeración que funcionaba en base a hielo en barras.

Esas reformas llevaron a que muchas reparticiones funcionen en habitaciones que no tienen luz natural, entre ellas la cerrajería o el área de telecomunicaciones. Tal vez por eso, el edificio central del Parlamento no tiene habilitación de Bomberos, un certificado de seguridad exigido a centros educativos y comercios que hace poco consiguió el Anexo.

Mientras tanto, en el Salón de Fiestas un grupo de expertos reconstruye la decoración original. El trabajo de restauración se desarrolla en altura y con gran precisión por las características del decorado del techo.

El salón es presidido por el cuadro Congreso del año XIII de Pedro Blanes Viale. La obra, una de las más grandes del autor, no pudo ser retirada del lugar debido a que fue instalada antes de que se colocaran las puertas.

Cambios.

El secretario de la Comisión Administradora, Wilder Leal, confirmó a El País que se está comenzando a realizar un relevamiento de la pinacoteca del Poder Legislativo. Se estima que hay unas 800 obras de arte, muchas de ellas firmadas por los principales pintores uruguayos.

Por otro lado, Leal anunció que en este período se destruirá el helipuerto, instalado detrás del Anexo.

"Nunca se utilizó y si se usara estallarían los vidrios de los alrededores, según indican los informes técnicos", dijo el funcionario. La idea es ocupar ese lugar con un edificio que permita albergar varios depósitos, entre ellos los de la Biblioteca.

Todo depende, como en el año 1913, del presupuesto. Tal vez surja una maqueta para explicar las obras y las necesidades del Parlamento.

Los laberintos palaciegos y sus misterios.


La maqueta que ayudó a convencer a políticos y contribuyentes de que el Palacio Legislativo debía ser construido está en un depósito, sin poder ser visitada por el público. Se conservan varias figuras y bustos que adornaban la fachada del edificio. Mientras tanto, se están realizando obras de restauración en el tradicional Salón de Fiestas del histórico edificio.

SABER MÁS

Un proyecto muy discutido.


En 1902 se aprueba el llamado a concurso internacional, de proyectos de arquitectura para la construcción de la sede del Poder Legislativo. Las discusiones comenzaron en 1896 y la comisión de trabajo parlamentaria estuvo a cargo de José Batlle y Ordóñez y el ingeniero José Serrato.

En 1904 se presentaron 27 trabajos. El jurado resolvió que no se podía otorgar el primer premio a ninguno de ellos aunque había dos que contenían propuestas interesantes.

Finalmente, se decidió otorgar el premio al arquitecto Víctor Meano quien falleció antes de saberse ganador.

En 1905 se resolvió cambiar el emplazamiento por el terreno que actualmente ocupa el Palacio de las Leyes.

En 1908 se iniciaron los trabajos que continuaron sin alteraciones hasta la contratación del arquitecto Caetano Moretti, en 1913, a quien se confió la terminación del edificio de acuerdo a nuevas ideas que impulsaban los legisladores de entonces. Todos los materiales utilizados son nacionales, para ello se abrieron canteras en todo el país.

El 25 de agosto de 1925 el Palacio es inaugurado formalmente. Los trabajos de decoración siguieron hasta 1964.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)