Cambios demográficos

Cada vez nacen menos niños: la natalidad cayó 9% este semestre

811 embarazos menos en adolescentes; eso explica 40% de la caída.

El nacimiento es uno de los momentos más comunes en los que se detecta la intersexualidad. Foto: Archivo
Foto: Archivo

Uruguay es la Suiza de América, otra vez. Ya no porque se le parezca en el ingreso per cápita o en los resultados educativos, como otrora, sino por cómo se conforma la población. El país vive lo que a Europa le sucedió hace unos 20 años: cada vez nacen menos niños, y los que lo hacen son hijos de madres cada vez más adultas.

Durante el primer semestre de este año hubo 1.944 nacimientos menos que en el mismo período de 2017; o, como le dicen los técnicos, la natalidad cayó un 9%. Y como en Uruguay no hay estacionalidad en los embarazos —no es que nazcan muchos bebés más en setiembre que en marzo, por ejemplo— nada hace pensar que al cierre del año ocurra un cambio.

Si para el brindis del año nuevo se confirma la tendencia, Uruguay confirmará tres años consecutivos de "un fuerte" descenso en los nacimientos, un escenario que no se veía desde 1996, recordó la demógrafa Wanda Cabella, una de las responsables de los cálculos de estos datos que fueron presentados ayer en el Ministerio de Salud.

Lejos de ser una catástrofe o el acercamiento a la extinción de los uruguayos, para los demógrafos "es una demostración de que la población está ejerciendo sus derechos reproductivos, elige cuántos hijos quiere tener y a qué edad".

En este sentido, los técnicos resaltan la caída de los embarazos en adolescentes, que lleva tres años, y explica buena parte de la baja global de nacimientos. Es que de esos 1.944 bebés menos, 811 (40% del total) correspondieron a la franja de madres menores de 18 años.

Los implantes subdérmicos y otros anticonceptivos de larga duración, "parecen ser ideales para las adolescentes" y están dando resultados, dijo Cabella. Sobre todo el impacto se está notando en la baja de los embarazos no planificados.

Hasta hace un lustro, casi la mitad de los embarazos en Uruguay eran no intencionales. El año pasado fueron un 39% del total y los especialistas esperan que baje aún más.

Así las cosas, "es de esperar que se llegue a diciembre con un promedio de 1,6 hijos por mujer en edad de ser madre". Eso aleja a Uruguay de la tasa de reposición (2,1), que es la cantidad de niños por mujer que necesita una sociedad para no decrecer por factores de natalidad. Pero, aclaró Cabella, "ya ningún país desarrollado quiere acercarse a ese valor".

En todo caso, dijo la demógrafa, es necesario que el Estado planifique "buenas políticas de cuidados y que facilite que los padres pueda decidir a qué edad tienen a sus hijos".

De hecho las mujeres uruguayas están teniendo a su primer hijo cada vez más tarde. En las mutualistas privadas, el año pasado las madres primerizas tenían, en promedio, 33 años.

Y como se tiene al primer hijo más tarde, también baja la probabilidad de tener muchos hijos. En 1996, el 20% de las madres tenía cuatro o más hijos. En los últimos dos años solo el 10% tuvo esa cantidad de descendientes.

Pese a las críticas de sectores religiosos, estos datos de natalidad confirman otra tendencia: la cantidad de abortos "está planchada" desde 2015.

Los primeros años tras la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo hubo un aumento de casos. Pero en los últimos dos y este primer semestre de 2018 las cifras se mantienen y llegan a unos 9.000 por año.

"Esto hace pensar que la gente abortaba por otros medios y la despenalización no eleva las ganas ni la demanda", explicó Cabella.

Ya el año pasado se había confirmado que la baja de los nacimientos viene dándose mayormente en madres que llegaron a la educación media o bien que la completaron, que son menores de 25 años y que no quieren tener muchos hijos.

Según los técnicos, hay que esperar unos años para ver si aquellas mujeres que no fueron madres cuando jóvenes, sí lo son más tarde y cuántos hijos tienen. También hay que observar cuántos años más se mantendrá la caída de los nacimientos. Sea cual sea el futuro, para Cabella algo es seguro: "esto va a dejar una huella demográfica".

La "moda": ser madre después de los 40

Primero estudiar, mejorar en el trabajo, viajar, buscar pareja, cambiar de pareja y recién después tener el primer hijo. El estilo de vida viene modificando la edad a la que las mujeres uruguayas son madre. La prueba está en que durante el primer semestre del año cayeron los nacimientos en todas las edades salvo en las mayores de 40 años —hubo 101 nacimientos más. "Puede que haya algún nacimiento más en edad tardía fruto de la ley de reproducción asistida, pero aún no mueve la aguja y más bien se trata de un aplazamiento de la maternidad", explicó la demógrafa Wanda Cabella. Que las madres sean más adultas tiene su ventaja en la estabilidad laboral de los padres o en la experiencia acumulada a nivel emocional. Sin embargo, los médicos advierten que la edad biológica ideal para procrear es entre los 18 y 35 años. "Antes de esa edad se es adolescente y después se empiezan a acrecentar los problemas cromosómico", dijo el profesor en ginecología Justo Alonso. "A los 35 años una madre tiene 0,2% de probabilidad de que su hijo tenga síndrome de down; desde entonces la probabilidad crece y al llegar a los 50 años alcanza el 10%". También con la edad aumenta la posibilidad de tener diabetes e hipertensión durante el embarazo y se corren más riesgos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º