VIRUS DE ORIGEN CHINO

Prevén que coronavirus llegue pronto a Uruguay

Hubo una falsa alarma en el puerto, mientras el virus avanza.

Protocolo: sanidad de Fronteras estudió a un ciudadano chino que llegó al Puerto con tos. Foto: Fernando Ponzetto
Protocolo: sanidad de Fronteras estudió a un ciudadano chino que llegó al Puerto con tos. Foto: Fernando Ponzetto

Son las 7.50 de la mañana. Un barco que lleva la bandera de Hong Kong atraca en el “muelle escala” del Puerto de Montevideo. Lleva 25 tripulantes a bordo y el capitán anuncia que uno de ellos, ciudadano chino, está con un “cuadro de tos”. ¿Ciudadano chino, en un barco que partió del Lejano Oriente hace menos de un mes, con problemas respiratorios? ¿Coronavirus? La Sanidad de Fronteras activó el protocolo, pero al final todo fue una falsa alarma.

Cuando los médicos uruguayos subieron al buque, para medir la temperatura corporal a los tripulantes y conocer la información infectológica del paciente, notaron que no había chance alguna de que se tratase del COVID-19 (como se tituló al virus de la familia de los corona que fue descubierto en China a fines de diciembre).

“El virus tiene un período de incubación de cuatro o cinco días, pudiendo notarse los síntomas hasta unas dos semanas posteriores a la infección. Si un barco demora casi un mes en llegar desde China, es poco probable que el ingreso de la enfermedad sea por el puerto, salvo que parte de la tripulación se haya trasladado en avión en menor tiempo”, explicó Henry Albornoz, presidente de la Sociedad Uruguaya de Infectología Clínica.

Eso sí: “Es probable que (el coronavirus) llegue pronto, en especial por la dispersión que está habiendo en Europa”, acotó el infectólogo. ¿Por qué? “Uruguay mantiene con Europa una mayor conectividad, una movilidad mayor y una cercanía, eso acelera los tiempos de propagación”.

El incremento de casos en Italia, Irán y Corea del Sur preocupó a las autoridades de la Organización Mundial de la Salud, las que dijeron que el mundo debe prepararse para una “eventual pandemia”.

La pandemia es, por definición, la expansión de una enfermedad a escala mundial. De concretarse con el coronavirus, sería la primera pandemia que haya registro en la historia reciente de esta familia de virus (lo más habitual son las pandemias de influenza, como la AH1N1 de 2009).

De cómo avance el contagio, dependerá el tiempo que demore en llegar hasta Uruguay. “Con seguridad primero se detecte algún caso en Argentina o Brasil, por un tema de magnitud, y de las escalas previas al arribo a Uruguay”, indicó el especialista.

De hecho, el barco con el tripulante chino que fue examinado había frenado en Brasil. Según el infectólogo Albornoz, “cuando hay un brote por un virus suele haber una estacionalidad. Ahora en el hemisferio norte es invierno. Siguiendo esa lógica, el coronavirus es más probable que llegue al sur en unos tres meses, cuando empiecen los primeros fríos. Pero, como la movilidad humana ha aumentado, es impredecible si un paciente infectado viajó antes de que le sea detectada la enfermedad”.

El caso más reciente es lo que ocurrió en Irán: “El paciente infectado fue notificado estando en el exterior, por lo que no está la cifra clara de los enfermos en Irán mismo”.

Una de las características del COVID-19 es que “es muy eficaz” en la transmisión -la población no tiene generado el anticuerpo y se contagia con facilidad, en especial los adultos-, pero su letalidad “es más baja” que otros virus.

En Wuhan, el epicentro del coronavirus en China, ha matado entre el 2% y 4% de los infectados. Fuera del gigante asiático, la letalidad apenas llega al 0,7%.

Los infectólogos están estudiando estos comportamientos -o la rareza de que, pese a ser una infección respiratoria, no afecte tan directamente a los niños- al mismo tiempo que el virus se expande. Eso hace que no exista un antiviral ya comprobado para combatir la enfermedad (como el Tamiflu, nombre comercial de la droga oseltamivir) que había servido en la pandemia de la AH1N1 de 2009.

Aun así, ocho de cada diez infectados con el coronavirus presentan síntomas leves que se tratan como cualquier virus: reposo y calmantes.

Cuando la reacción es más severa, allí los médicos usan otras herramientas, como en el combate a una neumonía.

De ahí que el Ministerio de Salud siga insistiendo en que, por ahora, para la zona de Uruguay es “más grave” la expansión del sarampión y el dengue.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)