uruguay

¿El paquete plano de cigarrillos sirve? Esto descubrió un grupo de investigadores

Del estudio que realizaron investigadores uruguayos participaron 180 fumadores, que recibían dos imágenes de cajillas y debían responder cuál consideraba menos riesgosa para su salud

fumar
Foto: Max Pixel

En octubre del año pasado el gobierno libró una nueva batalla en la cruzada contra el tabaco que el presidente Tabaré Vázquez inició en su primer mandato (2005-2010). En ese momento, el Poder Ejecutivo envió al Parlamento un proyecto de ley sobre el etiquetado plano de las cajillas de cigarrillos.

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, explicó en aquel entonces que el aspecto de los paquetes sería el mismo a partir de la puesta en marcha de esta iniciativa, sin importar la marca. “Esto en línea de desestimular el hábito (de fumar) en la población, sobre todo en la población joven”, dijo el jerarca.

Pero, diez meses después de este anuncio, el proyecto de ley todavía no había visto la luz. Por eso, esta semana Vázquez decidió pisar el acelerador y puso su firma a un decreto que unifica la presentación de las cajillas de cigarrillos.

Según la normativa, deberán tener un diseño genérico único y de color marrón. A su vez se eliminan todas las referencias a marcas tanto en el interior como en el exterior de los productos, y se reglamentan los textos, el tamaño de las letras y la ubicación de las mismas en la cajilla.

Las advertencias seguirán apareciendo –como hasta ahora- en las cajas y ocuparán un 80% del espacio. Las empresas tabacaleras tendrán seis meses para realizar las modificaciones.

Pero, ¿qué efecto podrían tener estas modificaciones en los fumadores uruguayos? Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de la República (UdelaR) –que se publicó en el segundo semestre de 2017 en la revista Tobacco Control- buscó contestar esta pregunta.

Los hallazgos de la investigación permitieron afirmar que el empaquetado plano incrementa el “riesgo percibido” asociado a este tipo de productos. Incluso en un país como Uruguay que ya ha dado varios pasos en esta dirección, como la prohibición total de la publicidad de cigarrillos y la exigencia de que las cajillas que se venden actualmente contengan advertencias que ocupen el 80% del paquete.

Los investigadores –del Instituto Tecnológico de Pando, del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales y del Centro de Investigación Básica en Psicología de la Facultad de Psicología, que contaron con la colaboración de un integrante del estadounidense MIT - analizaron las elecciones de 180 fumadores adultos frente a una serie de diferentes alternativas.

Uno de estos experimentos implicaba elegir entre una cajilla plana (como las que habrá tras el decreto presidencial de esta semana) y otra como la actual (es decir, con un logo y tipografía distintivas y en colores blanco y azul, que suelen usarse en este tipo de productos en Uruguay, indicaron los investigadores). Con esto se buscaba estudiar el efecto del cambio de color sumado a la eliminación de los elementos propios de la marca.

El segundo esquema marcaba la elección del fumador entre la cajilla plana y otra modificada (una que conservaba el logo y la tipografía pero cambiaba el blanco y el azul por un marrón oscuro). Así, se pretendía aislar el efecto del cambio del color.

El fumador recibía dos imágenes de cajillas y debía responder cuál consideraba menos riesgosa para su salud. Los resultados fueron contundentes: el paquete plano aumentaba el riesgo percibido por la persona frente a la opción con la que estaba siendo comparado.

A su vez, el trabajo marca que el aumento del riesgo percibido por los fumadores que participaron de la investigación que se puede atribuir a la eliminación combinada tanto de los elementos distintos de la marca como del color azul y blanco es mayor que el que se observó cuando la cajilla que se comparaba con un paquete plano solo prescindía del color distintivo pero no de la marca ni del logo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º