LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Definen si una sola dosis de la vacuna alcanza para los ya infectados con COVID-19

Quienes se hayan recuperado del nuevo coronavirus podrán vacunarse a los tres meses en vez de seis, según la resolución que tomó la comisión asesora de vacunas.

La vacuna china sería efectiva ante la variante P1. Foto: Francisco Flores
La vacuna china sería efectiva ante la variante P1. Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En los últimos seis meses se reportaron en Uruguay más de 85.000 personas que contrajeron la infección que causa el nuevo coronavirus. Cualquiera de ellos que se haya recuperado, según la disposición vigente hasta ahora, todavía no podría ser vacunado contra el COVID-19. Debe esperar al menos un semestre libre del virus. Pero la comisión asesora de vacunas resolvió que el tiempo de espera se reduzca a solo tres meses.

En una reunión extraordinaria, de la que participaron los integrantes de la comisión asesora de vacunas del Ministerio de Salud Pública (MSP) y del grupo ad hoc que se constituyó específicamente por las vacunas del COVID-19, se analizaron los criterios científicos para la toma de la decisión, la cual será oficialmente comunicada hoy. Así fue confirmado por al menos dos participantes del encuentro.

“Entre aquellos que contrajeron la infección, la duración de los anticuerpos es, en promedio, seis meses”, explicó Alejandro Chabalgoity, director del Departamento de Desarrollo Biotecnológico de la Universidad de la República. Por este motivo estadístico se había adoptado, como recomendación internacional, la espera de seis meses previo a la vacunación.

Pero no todos reaccionan igual a la infección. “Entre los mayores de 65 años, por ejemplo, el nivel de anticuerpos parece descender más rápidamente, en parte por el deterioro del sistema inmune propio de la edad”, dijo el científico.

En esa misma línea, los casos asintomáticos estarían asociados a una menor carga viral y, por consecuencia, una más baja titulación (cantidad de anticuerpos en el suero sanguíneo).

Un estudio realizado en el Children’s Mercy Kansas City y que ayer difundió The New England Journal of Medicine, muestra que entre un grupo de pacientes que se habían infectado con el SARS-CoV-2, la eficacia de las vacunas de ARN mensajero (como Pfizer y Moderna) llegaba con una sola dosis a los niveles de las dos dosis que requieren aquellos no infectados.

En este sentido, dijeron los informantes, “puede que se opte porque aquellos que ya infectaron solo reciban una dosis de la vacuna”. Entre aquellos que tuvieron la mala dicha de enfermarse ni bien fueron vacunados con la primera dosis, tendrán que esperar los tres meses ventana para recibir su segunda dosis.

La detección del nuevo coronavirus tiene apenas un año y tres meses. La declaración de la pandemia tan solo un año y dos semanas. De ahí que el “poco” tiempo transcurrido no sea suficiente para que los científicos alcancen conclusiones de mediano plazo.

Gualberto González y su equipo de Inmunología de Facultad de Química de Udelar vienen estudiando la presencia de anticuerpos en algunos de los primeros pacientes que infectaron del COVID-19 en Uruguay. De esa pesquisa -que es exploratoria y, por tanto, no permite sacar conclusiones estadísticas para generalizarlas al global de la población- los investigadores han encontrado que algunos de esos pacientes recuperados seguían teniendo niveles de anticuerpos circulantes en sangre pasados los ocho meses.

González explicó que, a priori, las vacunas disponibles en el mercado perderían algo de eficacia ante las nuevas variantes del virus (como la P1 ya hallada en siete departamentos de Uruguay), pero seguirían siendo efectivas.

En esa línea, recordó que las vacunas también inciden en la inmunidad celular, lo que despierta la memoria del cuerpo para intentar producir el anticuerpo y neutralizar al virus invasor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados