BUEN COMIENZO

Rajoy apoya TLC con Mercosur

El presidente Vázquez se reunió con una veintena de empresarios dispuestos a invertir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Tienen que estudiar llegada de inmigrantes", le pidió Rajoy a Vázquez. Foto. AFP

Tabaré Vázquez se fue ayer del Palacio La Moncloa en Madrid con el compromiso de su par español, Mariano Rajoy, de impulsar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea. Su día terminó descontracturado comiendo un chivito y charlando con los futbolistas Diego Godín y José María Giménez.

"Rajoy nos dijo que iba a volver a proponer, en la próxima reunión de la Unión Europea, avanzar en la firma del Tratado de Libre Comercio con el Mercosur y lo que yo trasmití es que en este momento estamos dispuestos, los países del Mercosur, en avanzar y firmar lo antes posible ese tratado", subrayó Vázquez en la conferencia de prensa que brindó, por más de una hora, en el hotel Intercontinental donde también se refirió a los incidentes en el fútbol. (Ver A2)

Vázquez le explicó que la situación del Mercosur cambió con la asunción de los gobiernos de Mauricio Macri (Argentina) y Michel Temer (Brasil) y ahora es "mucho más favorable" para la concreción del TLC con la Unión Europea, que se viene postergando durante varios años. El presidente recordó que ya no se habla de acuerdo "a dos velocidades", en momentos en que Argentina "no estaba dispuesta a avanzar en la misma velocidad" que Brasil, Paraguay y Uruguay.

"Ahora tanto con Macri, como Brasil, están dispuestos a avanzar en la firma del TLC", subrayó. En tanto, dejó en claro que en Europa hay cambios de gobierno y eso puede llegar a ser una dificultad.

Pero no solo del Mercosur y la Unión Europea hablaron Vázquez y Rajoy. Como era de esperar, ambos intercambiaron sobre la nueva realidad política mundial dada por el triunfo inesperado de Donald Trump en Estados Unidos.

Vázquez dijo que ambos coincidieron en que se debe tener "cautela" y "prudencia" ante lo que será su mandato para no adelantar juicios, pero mostraron preocupación por el anuncio del presidente electo estadounidense de retirarse de Tratado Transpacífico en enero de 2017.

"El planteo de fuerte proteccionismo nos preocupa a quienes apostamos al libre comercio, la apertura comercial y la inserción en el mundo", admitió Vázquez.

Las problemáticas que enfrenta hoy Europa tampoco escaparon a la conversación. Rajoy comentó a Vázquez el drama que vive Europa con el tema de los refugiados e inmigrantes y la amenaza del terrorismo. Así fue que aconsejó al presidente que los latinoamericanos "tenemos que estudiar llegada de inmigrantes".

El mano a mano de Vázquez con Rajoy duró 40 minutos. A las 13:30, el presidente bajó del auto con el embajador Francisco Bustillo y en la puerta del Palacio de La Moncloa lo esperaba el mandatario español. Se saludaron para la foto y pasaron a la sala de reuniones.

Luego Rajoy y Vázquez recorrieron los jardines otoñales de la residencia presidencial española y se trasladaron al edificio donde sirvieron el almuerzo. De entrada comieron espárragos y de plato principal solomillo de buey. El postre era una tulipa de almendras con helado.

En la mesa principal acompañaron a Vázquez los ministros Danilo Astori (Economía) y Víctor Rossi (Transporte), el embajador Bustillo, la ministra de la embajada Ana Teresa Ayala y el presidente de Cutcsa Juan Salgado. Por España estaban Rajoy, el jefe de gabinete Jorge Moradas, el director de política internacional Idelfonso Castro y el embajador en Uruguay Roberto Varela.

Chivito.

El de ayer fue un día intenso para el mandatario que inició el viernes la gira por Europa. Luego de ser recibido por Rajoy y reunirse con empresarios en la ciudad financiera de Santander, charló con los futbolistas de la selección uruguaya Diego Godín y José María Giménez.

"Es difícil resistirse a un chivito. No es protocolar pero…", dijo Vázquez cuando ya se retiraba de la residencia del embajador Francisco Bustillo y le ofrecieron degustar el tradicional plato uruguayo. "El del estribo", bromeó el presidente de Cutcsa y asesor presidencial Juan Salgado.

En el cóctel organizado por el embajador donde se degustaron vinos y carnes uruguayas, estuvo presente el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, el empresario argentino Alejandro Bulgheroni y Enrique Cerezo, presidente del Club Atlético de Madrid. Pero sin duda las estrellas fueron Godín y Giménez, que se sacaban fotos con todos los invitados, incluido Vázquez y su esposa María Auxiliadora Delgado.

En una charla informal, Vázquez les comentó a los futbolistas que en todas partes del mundo siempre se habla de fútbol. "Uno cuando visita otro país empieza hablando de un tema, pero a los 10 minutos está hablando de fútbol", comentó, según supo El País.

Vázquez charló con casi todos los invitados, pero el encargado de hacer el discurso fue Bustillo. Agradeció la presencia y destacó la solidez del equipo económico, como una ventaja para los que quieran invertir en el país.

El cantante uruguayo Jorge Drexler, radicado en España desde hace varios años, iba a cantar en el cóctel, pero un estado gripal le impidió estar presente.

En la mañana de hoy, el presidente partirá en tren rumbo a Santiago de Compostela, Galicia donde se entrevistará con el presidente de la Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijóo.

En tanto, el miércoles será el principal orador en un evento de promoción comercial e inversiones.

Segovia, acueducto y cochinillo, el domingo.

El domingo, Vázquez hizo una visita privada a Segovia donde vio uno de sus monumentos más conocidos, el Acueducto romano, que es Patrimonio de la Humanidad, y almorzó cochinillo asado, plato típico de la provincia. Antes de retomar la actividad oficial ayer Vázquez se dedicó a hacer turismo en la ciudad castellana, situada a unos 90 kilómetros de Madrid. A los pies del Acueducto (siglo II), que, al igual que el centro histórico de la ciudad, cuenta con la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, Vázquez fue recibido por la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y la subdelegada del Gobierno en la región, Pilar Sanz.

Sin actos protocolarios por tratarse de una visita privada, el presidente uruguayo, su esposa y sus acompañantes hicieron un recorrido por el centro segoviano, donde visitaron la Catedral y el Alcázar, que fue sede de los reyes de Castilla en la época medieval, y el Real Colegio de Artillería, fundado por Carlos III. EFE

Los inversores valoran seguridad jurídica del país

El presidente Tabaré Vázquez hizo ayer uno de los primeros intentos en su gira por España por captar inversores para el plan de infraestructura de US$ 12.000 millones que tiene el Estado y dar así en parte solución a los requisitos que plantea UPM para instalar la tercera planta de celulosa.

En un desayuno de trabajo realizado en la Ciudad Financiera de Santander, Vázquez se encontró con representantes de las firmas Copasa, Gestamp Biomass, Grupo Ivory, Dufry, Aldesa, River Alcisa, Cementos Molins, Sacyr, Fotowatio, Grupo Revenga, Cemengal, Alvac, Cobra y Mapfre. Luego el presidente mantuvo reuniones privadas con directivos de Stadler Rail Valencia (infraestructura ferroviaria) y Torrescamara (constructora).

Juan Carlos Chomali, Country Head de Santander Uruguay dijo a El País que "Vázquez detalló elementos que generan confianza y muestran a Uruguay como un país moderno y ávido por inversión". Además resaltó "el cambio de matríz energética" y la preparación que tiene el país para inversión en infraestructura. El ministro de Economía, Danilo Astori fue quien profundizó en los aspectos técnicos y mostró un "buen abanico de oportunidades".

Chomali dijo que algunos empresarios también aprovecharon para plantear sus demandas como "hacer ver que es importante la celeridad de los procesos" y "garantía de sana competencia", al tiempo que "validaron algunas palabras del presidente en cuanto a seguridad jurídica". Chomali también destacó el rol articulador del banco y su interés de financiar proyectos dado que solo un 40% sería con participación público privada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados