Balance anual de su gestión

Vázquez se adhiere a teoría de Bonomi sobre seguridad

“Tenemos problemas. Pero despacito por las piedras”, dijo el presidente.

Vázquez dijo que las noticias vinculadas con la segunda planta de UPM son positivas. Foto: F. Ponzetto
Tabaré Vázquez en almuerzo de ADM. Foto: F. Ponzetto

Ni la educación, el sistema de salud o la situación económica. Ninguno de esos temas preocupa tanto a la gente como la inseguridad. Los informes que maneja el gobierno, precisamente, le muestran que es la preocupación número uno para la ciudadanía y el 2018 ha sido el año más crítico en esa materia desde que gobierna el Frente Amplio. Así lo demuestran los datos objetivos de aumento de las rapiñas con un crecimiento de más del 50% respecto al año pasado.

El presidente Tabaré Vázquez es consciente que este problema ha afectado la imagen general de su gobierno. Incluso que la permanencia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en su cargo le ha generado varios dolores de cabeza. Sin embargo, en la última actividad pública del 2018 el mandatario se abrazó de la teoría de Bonomi para explicar el incremento de las rapiñas.

El análisis fue realizado en el marco de un almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) ayer en Punta Cala. El mandatario defendió su gestión en una presentación que duró poco más de una hora.

"Seguridad, ¡qué tema la seguridad! Sabemos que tenemos problemas, no somos necios. Pero despacito por las piedras", dijo el presidente. A partir de allí dio sus explicaciones sobre el porqué del aumento de varios de los delitos en las estadísticas.

En la campaña electoral Vázquez prometió bajar un 30% las rapiñas. En los dos primeros años logró una leve baja de ese delito. Sin embargo en el arranque del 2018 los números se dispararon. Para Bonomi, eso tiene una sola explicación: la implementación del nuevo Código del Proceso Penal.

Su posición lo llevó a enfrentarse con el fiscal de Corte, Jorge Díaz, ideólogo de la nueva norma. Ayer Vázquez fue por el mismo camino que Bonomi, pero con una diferencia: se apoyó en informes extranjeros independientes del gobierno frenteamplista y fue a más. Declaró que si no se hubiese implementado esa norma el país hubiese vivido una caída de las rapiñas del entorno del 30% como había prometido en la campaña para que lo votaran.

El mandatario aclaró que a pesar del aumento "bruscamente, tremendamente, dramáticamente" de las rapiñas el gobierno tiene información que la situación comenzó a volver a bajar.

Al ataque. En el futbol hay dos grandes teorías. La de que no hay mejor ataque que una buena defensa, y la que dice que la mejor defensa es un buen ataque. De esta es partidario Vázquez. Por eso, ayer salió a la ofensiva y con una larga lista de números mostró cómo compara Uruguay con la región. Y lo mostró destacándose en asuntos económicos, entre otros elementos.

Le recordó a los economistas privados que habían pronosticado una recesión para el país que se equivocaron, y desafió a que otros partidos logren una racha tan larga de crecimiento ininterrumpido.

UPM prende los motores

El presidente dijo que las noticias vinculadas a la segunda planta de UPM son positivas. En enero se empezará a construir el tren que conecta Paso de los Toros con Montevideo. Vazquez informó que días atrás recibió una carta del CEO de UPM, Jussi Pesonen, desde Finlandia, donde le informó que visitará Uruguay en los primeros días de febrero para trabajar en la firma del acuerdo definitivo. Dijo que está "satisfecho" con las tareas realizadas en la primera y segunda etapa de negociación y que pretende firmar "lo más pronto posible".

"Uruguay tuvo 16 años de crecimiento ininterrumpido sostenido, no hay antecedentes en el país de un ciclo con estas características. Pese a lo que se dijo en cuanto a que nuestro país iba a entrar en recesión este año, no entramos en recesión en diciembre", declaró.

Allí apuntó sus baterías contra los blancos —especialmente con el precandidato Luis Lacalle Pou— que sostiene que el Frente entregará un país en ruinas al próximo mandatario. "No aceptamos que se diga que este gobierno va a entregar un país en crisis", remarcó.

Minutos después refrescó la burla que le habían hecho en redes sociales cuando prometió que regalaría una tablet a los jubilados, en el llamado Plan Ibirapitá. "Ninguna tablet terminó, como se decía, siendo una tabla de picar verdura en una cocina del país", dijo el mandatario. En la campaña electoral circuló un video donde un veterano picaba alimentos en el dispositivo electrónico, mientras su hija le consultaba sobre cómo estaba aprovechando el regalo de Vázquez.

El presidente sabe que la opinión de la ciudadanía no es favorable sobre su mandato. En los últimos días, su equipo recibió un informe que muestra un escenario poco simpático para el gobierno y desfavorable para los intereses electorales de su partido político.

En el cierre eligió versos del poeta español Antonio Machado para prometer que su equipo ha trabajado y lo seguirá haciendo en lo que queda del período: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar".

Tabaré Vázquez en almuerzo de ADM. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Algunas frases del discurso del presidente.

"Ninguna tablet terminó, como se decía, siendo una tabla de picar verdura en una cocina del país”. El presidente hizo referencia al Plan Ibirapitá, por el que se dio tablets a los jubilados.

“Acá la modificación del ADN en la Educación estuvo en el concepto de la necesidad de cambiar el ADN”. Vázquez sobre educación.

“No aceptamos que se diga que este gobierno va a entregar un país en crisis”. Aseguró que Uruguay superó las dificultades económicas de la región para evitar entrar en recesión.

“Uruguay actuará de alguna manera, intermediando. Estaremos para darle una mano al pueblo venezolano”. El mandatario insistió en que el gobierno se pronunció 29 veces sobre Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)