Publicidad

Triunfo de Lula: un "diálogo más fluido" con Uruguay y un cambio de imagen que ayudaría al Mercosur

Compartir esta noticia
Luis Lacalle Pou junto a parte de su gabinete durante la cumbre virtual del Mercosur, el 17 de diciembre de 2021. Foto: Presidencia

SITUACIÓN

El gobierno uruguayo se tendrá que reacomodar al nuevo presidente de la principal economía de América Latina.

Brasil eligió el domingo a su próximo presidente: Luis Inácio Lula da Silva. El cambio de gobierno abre la interrogante de qué sucederá con el Mercosur ya que el cambio de signo político puede implicar también un nuevo rumbo en materia internacional. Analistas esperan un “diálogo más fluido” con Uruguay, y advierten que su imagen (en comparación a la de Jair Bolsonaro) podría ayudar para que el bloque regional avance en acuerdos comerciales, como el de la Unión Europea. También están a la espera de que se anuncien cargos claves en el gobierno y dicen que en “materia internacional se siguen repitiendo viejos relatos”.

La postura del presidente Luis Lacalle Pou sobre el Mercosur es clara: en reiteradas oportunidades planteó la necesidad de la flexibilización del bloque regional. Pero habrá que ver cuál será la política económica exterior que lleve adelante Lula.

El contador Marcos Soto recordó a El País que la administración de Bolsonaro nunca apoyó de manera “explícita y pública” las “ideas de flexibilización y mayor apertura” de Uruguay. Y marcó que el “único gran logro que tuvo la relación bilateral en los últimos cuatro años” fue un acuerdo para la exportación de mercaderías con arancel cero desde las zonas francas.

Por su parte, Nicolás Pose, magíster en Economía y Política Internacional, contó que tras las elecciones del domingo “aparece un Brasil que va a tener la perspectiva o preferencia por ordenar el funcionamiento del Mercosur”. Pero habrá que ver hasta “qué punto podrá hacerlo”.

Asimismo, piensa, en principio, que Lula no va a estar alineado a la idea de flexibilización del Mercosur. “Algunas de las dificultades que ya encontró (Lacalle Pou) en la administración de Bolsonaro se van a mantener e imagino que Brasil va a buscar, tal vez, ofrecer algunos paquetes alternativos a Uruguay de inserción para desestimular” esa intención, afirmó.

Entonces, ¿qué se puede esperar con la asunción del líder del Partido de los Trabajadores? Un “diálogo más fluido” con Brasil en comparación al vínculo con Bolsonaro, entiende Soto. La administración actual no cree en la “integración regional” y eso “quedó de manifiesto en reiteradas oportunidades cuando hizo el vacío a la institucionalidad del Mercosur”, con “desplantes en algunos encuentros y un diálogo poco fluido en los avances”, comentó. El contador entiende que el próximo gobierno será “moderado desde el punto de vista económico, (porque) así lo marca la composición de su coalición”, que tiene “desde el vice para abajo un montón de aliados conservadores”. La “apertura comercial va a ser un punto relevante. Quizás no sea en las dimensiones que pueda pretender el gobierno uruguayo, pero sí en otros aspectos”.

Celebración después de que Luiz Inacio Lula da Silva ganara la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en la avenida Paulista de Sao Paulo, Brasil. Foto: AFP.
Celebración después de que Luiz Inacio Lula da Silva ganara la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en la avenida Paulista de Sao Paulo, Brasil. Foto: AFP.

Imagen

Lula es “mucho más respetado que Bolsonaro” a nivel internacional, lo que “puede facilitar algunos procesos que venían obstaculizados” como el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, señaló Soto. En ese sentido, recordó que el presidente actual tiene una postura “negacionista del cambio climático”, por lo que las “potenciales solicitudes” que tenga la comunidad europea “pueden tener mayor caja de resonancia en un gobierno de Lula”.

Además, el Mercosur tiene una conversación abierta con Canadá por un posible tratado de libre comercio, por lo que un tuit del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, felicitando a Lula es un “elemento a tener en cuenta”, indicó.

Por su parte, el doctor en Economía Marcel Vaillant entiende que, “desde el punto de vista de la estabilidad democrática de la región, el hecho de que haya un cambio democrático en Brasil, que se alterne la oposición en el gobierno -sea del signo que sea-, es algo positivo”.

Además, se refirió a la política exterior de Bolsonaro: “fue bastante disruptiva y le implicó ciertos costos a Brasil. La sintonía del nuevo gobierno de Lula viene con un ánimo distinto”.

Tras confirmarse el triunfo Lula dio un discurso que a Vaillant le pareció “ponderado”. En ese sentido, señaló: “Creo que en materia internacional se siguen repitiendo viejos relatos de Brasil. No se han informado demasiado del cambio de contexto. Las políticas internacionales de los gobiernos del PT no fueron demasiado positivas para la región y para la integración de la misma. Hubo una brecha entre una gran retórica integracionista y lo que efectivamente ocurrió. Espero que la política de Brasil tome esos datos del pasado para no repetir esos errores”.

Vecinos

Brasil es la mayor economía de América Latina y socio comercial clave de Uruguay. ¿Y qué pasará en el futuro? Soto no cree que vayan a “haber desplantes porque haya diferencias ideológicas (entre los gobiernos de los dos países), sino que todo lo contrario. Lula es amigo de Uruguay y eso va a estar por arriba de cualquier otra diferencia”.

Por su parte, Pose cree que va a “ser interesante ver cómo la administración uruguaya se reposiciona frente a este cambio político. Se le presentan dos alternativas. Una es profundizar o sostener sus demandas de flexibilización en el Mercosur con resultados inciertos. Otra es tratar de aprovechar las oportunidades que se abran para negociar bilateralmente con Brasil como contrapartida al no avance de esta agenda”.

Posibilidad de avanzar en acuerdo con Europa

Uno de los temas pendientes que tiene el Mercosur es un acuerdo que firmó en 2019 con la Unión Europea. Pose cree que con la elección de Lula se “abre una perspectiva algo más favorable a la concreción” de este convenio. “Sobre todo teniendo en cuenta el fuerte rechazo que causaba la administración Bolsonaro en las principales capitales europeas”.

Y es que hubo “instancias de negociación del Mercosur que quedaron paralizadas” con la comunidad europea y, además, con Canadá, por la reticencia” de “negociar” con ese gobierno.

Marcos Soto
Marcos Soto

Contador

“Lula es integracionista a nivel regional, algo que a Uruguay le puede venir bien (...) Hay espacio para diálogos bilaterales, y en eso puede ser más abierto y receptivo que Bolsonaro”.

Nicolás Pose
Nicolás Pose

Magíster en Política Pnternacional

“No es igual la coalición ni el mundo en comparación a 2003. Se constatan enormes cambios geopolíticos y socioeconómicos a nivel global, regional y al interior de Brasil”.

Marcel Vaillant
Marcel Vaillant

Doctor en Economía

“Desde el punto de vista de la estabilidad democrática de la región, el hecho de que (...) se alternen la oposición en el gobierno -sea del signo que sea- en Brasil es algo positivo”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

mercosurLacalle Pou

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad