EXPERTOS

Tres analistas y una charla sobre los 100 primeros días del gobierno de Lacalle Pou

Bottinelli, Porzecanski y Pomiés analizan al nuevo gobierno.

Mariana Pomiés, Eduardo Bottinelli, Rafael Porzecanski. Foto: Darwin Borrelli.
Mariana Pomiés, Eduardo Bottinelli, Rafael Porzecanski. Foto: Darwin Borrelli.

Son sociólogos, cuarentones (o casi), ocupan cargos de directores en las consultoras en las que trabajan y, aunque están hace tiempo en el campo de la opinión pública, para muchos todavía son esas caras nuevas que desde hace unos pocos años anuncian los resultados de las encuestas electorales en la televisión. Algo así como unos gurúes que nos ayudan a entender qué puede pasar el día de las elecciones.

“Creo que soy la más vieja acá”, dice Mariana Pomiés (47 años), directora de la empresa Cifra, y se ríe. Sentados alrededor de la misma mesa también están el director de Factum Eduardo Bottinelli (39 años, “casi 40”, cuenta) y el director de opinión pública y estudios sociales de Opción Consultores, Rafael Porzecanski (44 años), dispuestos a charlar con El País sobre los 100 primeros días del gobierno de Luis Lacalle Pou, que se cumplen este martes y han estado marcados por el avance del COVID-19 en el país.

Lo que sigue es un resumen de esta charla sobre estos tres meses de gestión, el nuevo estilo presidencial y también sobre ese incierto futuro.

-¿Ya hay un sello de Lacalle Pou, que lo diferencie de los presidentes anteriores?

Bottinelli: El plan comunicacional era uno que no se llevó adelante: Aparicio Ponce de León como vocero de Presidencia. Al final hubo conferencias de prensa que llegaron a ser sistemáticas y hubo un cambio respecto a lo que estaba pensado. Queda extraño decirlo, pero una tragedia como el coronavirus le es beneficiosa. Lacalle Pou fortaleció su imagen, su presencia, además de que salió muy bien en general, más allá de algunos errores comunicacionales concretos. Sí creo que hay un sello que hubiese estado igual, que es la presidencialización del gobierno.

Porzecanski: A Lacalle Pou lo ayudan dos elementos para fortalecer su imagen. Primero la pandemia, una amenaza externa que genera un sentimiento de unidad nacional que favorece a los poder ejecutivos. El gobierno capitalizó la oportunidad que tuvo. (Jair) Bolsonaro no lo hizo. Lo otro es el clima de luna de miel.

Pomiés: No es solo la luna de miel y que las medidas fueron aprobadas, sino que funcionaron. El virus no se disparó y se utilizaron los sistemas que existían. Lo primero que hizo fue salir a utilizar a través del Mides algo que ya existía. El Plan Ceibal permitió las clases a distancia. Y, a diferencia de Chile o Brasil, tenemos un sistema de salud al que accede todo el mundo. Eso que nos parece que es obvio no lo es. Aprovecharon bien esas herramientas y ha sido exitosa la estrategia. Ahora, la presencia permanente del presidente en todos los lugares es riesgosa, ese estar arriba de todo lo que pasa.

Mariana Pomiés, directora de Cifra. Foto: Darwin Borrelli.
Mariana Pomiés, directora de Cifra. Foto: Darwin Borrelli.

-El miércoles, por ejemplo, Lacalle Pou fue a la interpelación de UPM y a la votación de la LUC en el Parlamento.

Pomiés: Está un poco inquieto el presidente. No está tan bueno eso.

Bottinelli: Esa presencia del Ejecutivo mientras el Legislativo discute no es tradición.

-¿Es una presión?

Bottinelli: No quiero llamarle presión porque puede ser malinterpretado.

Pomiés: Para algunos legisladores nuevos es una presión tener ahí al presidente. Estoy segura que no lo hizo con ese ánimo, pero es cierto que hay una injerencia. En las dos situaciones es un poco extraña. Es como que viene el jefe y mira desde arriba

Porzecanski: Está claro que es un tipo de liderazgo que le gusta estar cerca de los procesos y cerca de las cosas. Así se preparó en la carrera a la presidencia. Es considerado como un hombre que está en los detalles.

Pomiés: Es su impronta personal, se sabe.

Bottinelli: Es el claim de hacerse cargo.

Porzecanski: Pienso en los tres marinos asesinados. Sale Lacalle Pou rápidamente el mismo domingo con una conferencia de prensa. Cosa que no era habitual. Utilizó un mecanismo similar a la pandemia para un fenómeno delictivo. Quizás esta modalidad que se eligió para la pandemia se extienda una vez que se controle la situación, como mecanismo de contacto con la ciudadanía.

Pomiés: A pesar de que él dio a entender que no creía mucho en esa modalidad. Cuando le negó la cadena al Pit-Cnt, dijo que eso de las cadenas no era muy moderno. Esto no es una cadena, pero en el momento que sale están todos ahí mirando. Estoy segura que él tiene esa contradicción: quisiera algo más moderno y dinámico, pero se embretaron en ese sistema.

Porzecanski: La diferencia es que las conferencias de prensa te permiten las preguntas de los periodistas.

Pomiés: El tema es que ya hay un desgaste de ese mecanismo y ya la gente no está tan pendiente de la cadena. Quiere los números.

-El día que anunciaron la vuelta a clases en conferencia de prensa, mucha gente pensó: por favor, digan cuándo van a volver de una vez...

Pomiés: Decime lo que quiero y ya está.

Bottinelli: También hay una cuestión de la inmediatez de la información en la sociedad. “No expliques, decime cuándo arrancan y después me explicás”.

Pomiés: Comunicacionalmente esa conferencia de prensa fue complicada.

Porzecanski: Mirá lo que te voy a decir: podría haber una apuesta comunicativa del gobierno más parecida a la de (José) Mujica con presencia permanente y diálogo con los periodistas. Bien diferente a la segunda gestión de Tabaré Vázquez.

-Es que la ida de sorpresa al Parlamento fue algo casi mujiquesco.

Porzecanski: Lacalle Pou está a medio camino en estilos porque es mucho más planificado que (Jorge) Batlle o que Mujica. En eso se acerca más a Vázquez y Julio María Sanguinetti. Pero sí hay una diferencia clara con Vázquez en tener una presencia más permanente.

Pomiés: La impronta de Lacalle Pou es una mayor presencia personal con el riesgo que implica. Cuando uno más habla, más riesgo tiene de meter la pata y que te la cobren. Ese fue el problema de Mujica: hablaba tanto que metió la pata muchas veces.

Bottinelli: Está el riesgo del desgaste. Pero él tiene un equipo de comunicación muy bueno. Creo que volverán a los carriles pensados y administrarán el desgaste de la figura.

¿Cuáles serán los problemas tras la pandemia?

El drama de la economía y los problemas de seguridad pública, dos temas que analizan Mariana Pomiés, Rafael Porzecanski y Eduardo Bottinelli en esta charla.

-Si pasa a corto plazo lo peor de la pandemia, ¿la seguridad es el gran problema para el gobierno?

A coro: La economía...

Bottinelli: O las dos cosas. La seguridad ha quedado muy tapada a nivel de problemática pero es muy coyuntural. Quizás la economía se recupera en 2021. Y cuando desaparece esa problemática lo que emerge fuertemente es la seguridad pública, que no se va a solucionar en 2020 ni en 2021. Que no aparezca como el principal problema no significa que haya sido solucionado.

Pomiés: Hoy tenemos niveles de desempleo muy altos y de fragilidad de los empleos. Esa es la principal preocupación de los uruguayos y es justificada.

Bottinelli: Hay un montón de gente en seguro de paro. ¿Pero qué pasará cuando eso termine? Es una incertidumbre muy grande

Pomiés: Y si seguimos varios días con tests muy bajos, la gente ya va a pedir que se ocupen de la economía.

Bottinelli: Hoy la imagen de Luis Lacalle Pou está sostenida en la gestión del coronavirus. En la gestión económica y social de la pandemia es donde hay diferencias entre el Frente Amplio y el gobierno. Si lo sanitario se soluciona, habrá disputas más fuertes.

Porzecanski: Y si hablamos de seguridad, ¿cómo van a evolucionar los indicadores? Antes de que empezara esta gestión había gran expectativa en que iba a mejorar sustancialmente el problema de la seguridad pública en Uruguay. E incluso le daban crédito muchos votantes frentistas.

Pomiés: El empobrecimiento de ciertos sectores tiende en el mundo a aumentar la delincuencia. Cae en cascada. Si el sector medio empeora sus ingresos, también empeora el sector de abajo.

Expertos en elecciones

Integran una misma generación de analistas políticos que en mayor o menor medida se han hecho conocidos en TV por brindar los resultados de las encuestas que realizan las consultoras que dirigen. Piensan que la estrategia comunicacional de Luis Lacalle Pou se vio favorecida por la pandemia y que el presidente debe cuidar su política de “estar en todos los lugares”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error