Publicidad

Si no se cumple, "no habrá Rendición": Cabildo Abierto quiere $ 1.000 de aumento salarial para militares

Manini Ríos acordó con Delgado y los cabildantes aprobaron la Rendición en la Cámara de Representantes, con el condición de atender los reclamos del partido en el Senado.

Compartir esta noticia
Guillermo Domenech y Guido Manini Ríos, de Cabildo Abierto, en la Cámara de Senadores
Guillermo Domenech y Guido Manini Ríos, de Cabildo Abierto, en la Cámara de Senadores.
Foto: Leonardo Mainé

La Rendición de Cuentas tiene una dinámica parecida a la de un partido de fútbol: se juega en dos tiempos. Así por lo menos parecen verlo en Cabildo Abierto, que culminada la etapa en la Cámara de Representantes, se prepara para lograr sus aspiraciones en el Senado.

El senador y líder cabildante, Guido Manini Ríos, se reunió ayer con su colega y presidente del partido, Guillermo Domenech. El objetivo, para ese último, era conocer “dónde se está parado” luego que Manini Ríos acordara un día antes con el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, dejar para la cámara alta la discusión de sus reclamos presupuestales. Tras esa charla, Cabildo Abierto aceptó retirar tres aditivos que tenía definido presentar al cierre de la discusión de la Rendición en Diputados y que suponían, en conjunto, unos $ 500 millones para incrementar salarios en las Fuerzas Armadas, mayores compensaciones en Sanidad Militar y recursos para financiar la atención en salud mental y adicciones para el personal del Ministerio de Defensa. De la reunión con Manini Ríos, Domenech dijo a El País haber salido con una certeza: “Vamos a pelear por un aumento razonable para los soldados”. Y mencionó que se incrementará entre $ 500 y $ 1.000 mensuales para cada funcionario.

“No supone un cambio significativo, pero sirve para ir emparejando de a poco”, sostuvo Domenech.

El personal subalterno de las Fuerzas Armadas está integrado hoy por 26.000 funcionarios, según cifras del Ministerio de Defensa. Así, cumplir con esta demanda significaría unos $ 312 millones anuales. En este sentido, Domenech adelantó que un resultado menor sería “no satisfactorio” para su fuerza política. “Vamos a tener que ser firmes”, dijo el senador, que aseguró que “no habrá marcha atrás en este reclamo”.

Interrogado sobre qué pasará si ese reclamo no se cumple, afirmó que “no va a ver Rendición”.

Los cabildantes están convencidos de que existen fondos en el presupuesto estatal para atender una demanda que, consideran, es de estricta justicia.

Algunos senadores nacionalistas, en tanto, cuestionaron el acuerdo entre Manini Ríos y Delgado y se preguntan cuál es su alcance. “Para mí no hay ningún acuerdo. El reloj comienza de cero”, expresó ayer el senador blanco Jorge Gandini. El legislador blanco dijo a El País que nadie le comunicó los pormenores de esa charla, de la que deslindó responsabilidad. “Los obligados a cumplir son los que acordaron”, señaló, en referencia a Delgado.

Gandini apuntó que habrá que analizar ahora qué recursos existen para cumplir con la demanda de los cabildantes y dijo que hay otras áreas en la actividad pública que, en su opinión, resultan prioritarias como por ejemplo la Universidad de la República.

El senador nacionalista puso al tope de estas prioridades la necesidad de otorgar una partida a ese organismo, que en Diputados pidió como “señal” unos US$ 5 millones que le permitan poner en práctica un proyecto para poder seguir pensando en un nuevo Hospital de Clínicas para el año 2030.

Una visión distinta planteó su correligionario Sergio Botana. “Todo acuerdo para la construcción futura es buena cosa”, sostuvo a El País. Botana consideró que la salida acordada fue “muy inteligente” en relación a un objetivo que es compartido, en relación al aumento salarial para las Fuerzas Armadas. “El que se sienta condicionado, no puede ser senador”, afirmó. Y aseguró que existen muchos lugares en el Estado “que no sirven para nada” y que pueden aportar recursos para atender un reclamo justo.

Sin embargo, blancos y colorados iniciarán la discusión en el Senado el martes con una duda concreta: si el acuerdo entre Delgado y Manini Ríos alude solo a “discutir” el tema o si implica algún grado obligatorio de cumplimiento. Un acuerdo del que el Ministerio de Economía también se desligó en las últimas horas.

además

Defensa dice que redujo la “brecha” salarial

Según el informe que presentó el Ministerio de Defensa en la Rendición de Cuentas, en marzo de 2020 los soldados de primera entraban a las Fuerzas Armadas ganando un salario de unos $ 23.000.

Era 36% menos que lo que percibía entonces un funcionario administrativo C1 en la Administración Central.

A junio de este año, el salario de ingreso de los soldados es de $ 32.557, lo que según el ministerio implica que la “brecha” de ingresos se redujo a un 23%.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad