INVERSIÓN

Una cocina de US$ 600.000 para el Antel Arena

El ministro de Industria y Energía aseguró que no es "rentable" el complejo Antel Arena construido en la administración pasada.

El estadio multifunción Antel Arena apuntala la propuesta de la empresa.
El estadio multifunción Antel Arena apuntala la propuesta de la empresa.

La inversión que Antel destinó para la obra que vino a suplantar al viejo cilindro, el Antel Arena, alcanzó los US$ 100 millones y para lograr rentabilizar ese monto, la empresa de telecomunicaciones necesitará unos 100 años, según el plan de negocios que diseñó la administración de Carolina Cosse (2010-2015), estimó ayer el ministro de Industria Omar Paganini.

La entonces presidenta de Antel en el gobierno de José Mujica -luego ministra en el pasado mandato de Tabaré Vázquez- asumió el proyecto como negocio para generar ingresos a una de las dos empresas públicas más grandes.

Dentro de ese plan de negocios se resolvió una serie de “gastos de infraestructura adicional” para generar mayores réditos económicos en el proyecto del gimnasio multipropósito.

Entre esos gastos se diseñó una cocina de 500 metros cuadrados por un valor total de US$ 600.000 desde donde se pretende alimentar de comida rápida a los ocho puestos concesionados dentro del predio.

Recorrida por obras del Antel Arena el 12 de junio de 2015. Foto: Marcelo Bonjour
Antel Arena durante su construcción. Foto: archivo.

Este proyecto fue diseñado por la administración de Cosse, que en febrero de 2014 concretó una alianza con la National Basketball Association (NBA) de Estados Unidos para realizar una consultoría de tres años por la construcción del Antel Arena.

Dentro del asesoramiento para potenciar el negocio se instruyó a Antel en el diseño de una plaza de comidas y sistemas de distribución de alimentos. De allí surge la necesidad de construir esa cocina central. Allí se elaboraría comida rápida como hamburguesas, hot dogs y nuggets de pollo, entre otros alimentos, según fuentes oficiales del actual mandato y de la pasada administración a las que accedió El País.

En el acuerdo las dos marcas -la uruguaya estatal, y la deportiva estadounidense- resolvieron definir programas para el trabajo con jóvenes de inclusión social, marketing, y el acceso a encuentros de la liga estadounidense.

Las autoridades de Antel pretendieron que la infraestructura de la cocina sea incluida en el plan de negocios como una inversión. Sin embargo, la auditoría no permitió esa definición e ingresó en el cronograma como gasto. La cocina está prácticamente construida, y está proyectado pagarla en el correr de este año.

Los entonces partidos de la oposición, al momento de idear el proyecto para suplantar el viejo cilindro, cuestionaron el emprendimiento. Hoy estos partidos políticos en el gobierno nacional sostienen que se trata de un mal negocio para el país.

Ayer a la mañana, el ministro de Industria, Omar Paganini, dijo en una entrevista con el programa radial “Todo Pasa” de Océano FM que “el negocio del Antel Arena, según su propio plan de negocios, produce en el orden de US$ 1 millón por año y costó US$ 100 millones (...) O sea que vamos a tener 100 años para pagar el Antel Arena”, agregó.

El integrante del gabinete del presidente Luis Lacalle Pou dijo que ahora que ya está realizado, es importante que el emprendimiento funcione y produzca ese millón anual. Pero criticó la gestión frenteamplista por llevarla adelante a pesar de tener en ese plan de negocios un horizonte lejano de recuperación del dinero. “La inversión no parece una inversión rentable para un ente de las telecomunicaciones”, opinó.

Según los datos oficiales del plan diseñado por la administración Cosse, estimaban para el 2019 un resultado operativo neto (gastos menos ingresos) de menos $ 16 millones. Los datos al cierre del año aun no están prontos. En 2020 el resultado operativo seguiría en rojo pero de $ 7 millones. Ya en 2021 el Antel Arena daría un resultado operativo neto con ganancias de $ 36 millones y en $ 2022 de $ 42 millones.

Exministro dice que el gobierno no quiere a empresas publicas

La primera estimación del costo del Antel Arena que planteó Cosse cuando era presidenta de la empresa de telecomunicaciones fue de US$ 40 millones. El monto terminó ascendiendo a US$ 100 millones una vez contabilizados todos los gastos. Este cambio fue criticado por la oposición de turno en el pasado mandato. El hoy senador del Partido Nacional, Sebastián da Silva, dijo a El País que el Antel Arena es “un monumento a la vanidad de Cosse”.

El legislador al tanto del plan de negocios donde aparece la cocina criticó la inversión. “La cocina de US$ 600 mil es un ejemplo del paradigma de las inversiones frenteamplistas. Y la hoy senadora es una mujer que casi siempre ha vivido de sueldos públicos y que cuando ha tenido que dirigir una empresa pública hay antecedentes que no la dejan como buena administración”, declaró. El País intentó comunicarse con Cosse, pero no fue posible por su agenda. El exministro de Industria, Guillermo Moncecchi, y compañero de sector político de Cosse escribió anoche en su cuenta de Twitter criticando al gobierno sin aludirlo directamente. “Estoy empezando a sospechar que lo que no les gusta son las empresas públicas”, escribió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados