La entrevista del domingo

Pablo Mieres: “Vamos a construir una nueva fuerza política de futuro”

Tiene 59 años y fue la figura que construyó el Partido Independiente (PI) cuando Rafael Michelini decidió llevar el “Nuevo Espacio” al Frente Amplio. 

Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé
Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé

En la pasada elección logró entrar a la Cámara de Senadores y para esta campaña, el partido impulsa una nueva “fuerza política” con desencantados de partidos tradicionales y del Frente Amplio, con quienes apuestan a conformar una coalición entre opositores para llegar al gobierno.

-¿Dónde se ve el 1° de marzo de 2020?

-Vamos a tratar de estar en la Presidencia. Esa es la apuesta que tenemos como partido y como coalición. Es decir, pelear por el gobierno, ya sea yo o quien le toque ganar de esa coalición. Se va a tener que armar un acuerdo político, porque no va a haber mayorías partidarias.

-¿A qué coalición hace referencia? Porque usted está trabajando en dos ideas.

-Claro. Una es el acuerdo que estamos desarrollando con la gente de Esteban Valenti, Fernando Amado, José Franzini Batlle y ojalá algunos grupo más. Pero hay otra coalición que es la necesaria para gobernar: un acuerdo de varios partidos que será clave en una instancia de balotaje.

-¿Por qué tomó la decisión de salir a conformar algo por encima del Partido Independiente?

-El Partido Independiente ha crecido, maduró y se instaló más fuerte en la vida política. Nosotros sentimos que es necesario sumar. Porque reconocemos que hay gente que piensa igual o muy parecido a nosotros en otras tiendas políticas. Uno de los problemas políticos que ha tenido el país es la incapacidad de lograr que los que pensamos igual votemos juntos. Es una vieja asignatura pendiente. Es una apuesta de fondo. No electoralista y por eso estamos pensando propuestas, ideas, y por supuesto la fórmula electoral. Vamos a construir una nueva fuerza política de futuro.

Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

-¿Pero la gente va a votar al Partido Independiente o es a algo nuevo?

-No, va a votar el acuerdo político que va a tener un nombre. Aún no lo tenemos definido. Como lema usaremos el del Partido Independiente, que es el que tenemos disponible. Cada corriente va a mantener su identidad y su especificidad. El Partido Independiente desde lo jurídico lo que va a autorizar es a distintas opciones dentro de este acuerdo. Queremos que la fórmula también refleje esta nuevo presentación.

-El comentario en el ambiente es que Selva Andreoli va a ser su compañera de fórmula.

-Puede ser. No está resuelto esto. Es un asunto que hay que terminar de definir. Selva Andreoli tiene cualidades que van más allá de ser mujer. No estoy de acuerdo con elegir a la fórmula por el hecho de ser mujer. Creo que tiene que tener méritos, y Selva, si fuese el caso, los tiene.

-¿En qué lugar del espectro político se ubicará esta nueva fuerza política?

-En el mismo lugar donde estamos. Un lugar de izquierda democrática, de centro izquierda de progresismo liberal, socialdemócratas. Es un punto de confluencia con wilsonistas, batllistas, y seregnistas. Allí nos sentimos cómodos. Si miramos para atrás siempre estuvimos por ese lugar: en el primer Nuevo Espacio, en el segundo Nuevo Espacio, y ahora en el Partido Independiente y en este reagrupamiento mayor. Las identidades se van a mantener. Va a haber listas separadas. Pero no es un acuerdo cerrado de cúpulas. Porque tenemos que crear un gran cauce alternativo ante un Frente Amplio agotado, que ya no da para más y que tiene que irse al banco de suplentes, y entrar otros partidos.

-¿La confrontación será con el Frente Amplio o también con blancos y colorados, con quienes piensan formar una coalición luego?

-Por supuesto con el Frente porque es un gobierno que ya no da para más. Tuvo 15 años, hubo aportes, no se puede descalificar los logros. Pero ya está agotado. Acá hay un tema central. El Frente llegó de la mano de acusar a blancos y colorados de manejos irregulares. Dijeron que iban a ser distintos. La ciudadanía está descreída y decepcionada del Frente. Corremos el riesgo que se decepcionen de todo el sistema político. Y que nos diga: “Miren son todos iguales”. La nuestra es una nueva propuesta política de esperanza. La gente dice que el FA claudicó y la prueba del nueve es no sancionar a un corrupto. Pero tampoco le tienen mucha confianza al retorno a los partidos tradicionales. Porque incluso en las intendencias han surgido algunos focos (de irregularidades) ahora.

Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé
Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé

-¿Y cómo se cuida esa fina línea de confrontar con blancos y colorados con quienes luego pretende formar una coalición?

-Es una competencia distinta. Competimos para demostrar ante la ciudadanía quién es mejor para gobernar en un cambio. Con nosotros las políticas sociales son una prioridad, pero no como las hace el FA. Fracasaron en su concepto promocional, se volvieron asistencialistas. La educación se ha convertido en una fuente de desigualdad. ¡Qué paradoja! En un gobierno del Frente la educación reproduce desigualdad. Lo que hay que hacer es reconstruir la integración social. Eso tiene tres patas: políticas sociales, educación, y políticas de seguridad.

-¿Cómo ve el fenómeno de los outsiders en la política?

-En estos tiempos cuando la gente empieza a descreer de la política y a valorar mal a los partidos, es lógico que se generen oportunidades de gente que viene de afuera. Ese es su valor. Por otro lado hay un clima mundial que ayuda. El caso Trump, Bolsonaro ahora. En general siempre he tenido una opinión crítica y desconfiada del outsider. Me parece que vende espejitos, no todos necesariamente. Hay gente valiosa.

-Bien, pero hablemos de los que hay en Uruguay. ¿Qué le parece Edgardo Novick que debuta a nivel nacional?

-Está derrapando fuerte.

-¿Y se ve en un gobierno de coalición con él?

-No tenemos coincidencias. Si me toca ser mano (mover primero) obviamente voy a poner un conjunto de definiciones programáticas que son la base para un gobierno de coalición. Si no me toca ese rol y tengo que conversar en un futuro con un nuevo presidente, usaré el mismo criterio: ayudaré si las propuestas programáticas que se plantean recogen cuestiones que para nosotros son vitales.

-¿Dónde no transa el Partido Independiente?

-En el recorte de las políticas sociales. Sí en una reformulación. No transamos en la necesidad de apertura al mundo, en la necesidad de la reforma de la educación. No transamos en establecer cambios en materia de la política económica que impliquen una recuperación de la competitividad.

-En esa lista no está lo que hoy es la preocupación numero uno de la gente: la seguridad. Allí la oposición tiene planteos que en ciertos casos se chocan.

-Importantísimo. No vamos a apoyar una lógica de que la resolución del problema de la inseguridad se arregla con solo mayor energía represiva. Que hay que hacerlo. Pero no se resuelve… No se arregla solo con represión, se arregla con un cambio de la distribución de la Policía en el territorio.

-El Frente Amplio no logró impulsar la reforma educativa contando con la simpatía política de los sindicatos. ¿Lo cree posible desde la oposición?

-El próximo gobierno tiene que estar dispuesto a comprarse algunos líos. Y significa enfrentar a los actores que pretendan trancar. Hay que enfrentar la resistencia. Primero convencer a los docentes que el cambio es para bien de ellos. Que es absolutamente verdad. Los docentes, los dirigente sindicales son otra cosa. Los docentes saben que hay una necesidad de reforma educativa.

-Analistas advierten que el próximo gobierno deberá hacer un ajuste, ¿coincide?

-El próximo mandato se va a encontrar con un panorama económico complicado. Eso implicará hacer distintos tipos de medidas que busquen reequilibrar la situación del Estado. Eso implica no mentirle a la gente y tener un énfasis puesto en el recorte del gasto. Hay mucho para recortar, no tengo la menor duda. Y allí entran cosas como la de Ancap, donde pierde 15 millones de dólares al año por tener las plantas de cemento. Que se gestionen por privados. ¿Desde cuándo la producción de cemento es estratégica para el país?

-En esta respuesta incluye dos de los conceptos que son los que el Frente Amplio le señala a la oposición: que quieren ganar para recortar y privatizar.

-Sí. El recorte del gasto es indispensable. Se fue a las nubes. Y la prueba de que está totalmente descontrolado es que el gobierno actual se pasa haciendo ajustes y no logró bajar el déficit. Hay que parar la mano y empezar un proceso de reacomodación que no implica recortar políticas sociales, sí cargos de confianza. Hay que hacer al Estado eficiente y eso no implica borrar los avances que se generaron en estos años.

-En elecciones pasadas desencantados con blancos y colorados, y molestos con el Frente recurrían a su partido. Pero ahora tendrá a colorados y frentistas.

-Sí. Gente que siente que sus viejos partidos ya no son una opción de cambio. Son los clásicos desencantados, críticos con sus viejas estructuras políticas y buscan impulsar una alternativa nueva.

-¿Y no pueden ser vistos como traidores?

-Siempre, cuando un partido, un sector o dirigente se va de algún lugar, hay gente que lo considera una traición. Es una reacción entendible afectivamente. Pero lo que hay acá es una definición… Lo de Valenti se ve desde hace mucho en la necesidad de un cambio importante en las posturas del Frente y no le dieron “pelota” en nada. En el caso de Amado también. Viene con una prédica desde hace tiempo donde su concepción del batllismo no está en el Partido Colorado y Franzini Batlle lo mismo. Este acuerdo lo que hace es potenciar la capacidad de recibir gente desencantada que abre la esperanza a cambiar.

-¿Cuál va a ser nuevo mensaje del lanzamiento de la campaña?

-Que se puede cambiar el país y que se puede cambiar el gobierno. Y que este país lo necesita para salir adelante. Sentimos que la gente esta defraudada y no espera más del gobierno. Hay que cortar con el “no se puede” y ofrecer una opción de cambio.

Negociar después de octubre

Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

¿Cómo ve la idea de que una persona de 82 años vuelva a ser candidato a la Presidencia?

-Con los respetos para los dos posibles (Sanguinetti y Mujica), porque hay dos. A mí me parece que no es la mejor señal para los jóvenes sobre la capacidad del sistema político. Se da la idea de que no hay renovación.

-En las elecciones pasadas el PI se presentaba con la idea de convertirse en “la llave del Parlamento”. ¿Están preparados para formar parte de un gobierno?

-Sí, claro es así. Era algo a lo que apuntábamos. Pero hoy no vamos por eso. Hoy estamos apuntando a estar en el gobierno. Hasta el 2014 inclusive le decíamos a la gente que éramos una opción parlamentaria. Nuestros planteo es que somos una opción de gobierno. Tenemos un programa, equipos técnicos para cogobernar.

-¿Intentarán escribir una plataforma común interpartidaria?

-Va a haber una segunda vuelta competitiva. Distinta a lo de 2009 y 2014 que ya no había nada en juego, tuvimos cinco semanas largas y eternas. Va a haber incertidumbre sobre el resultado y allí se alinearán los actores. Ahí habrá que conversar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)