MUTUALISTA EN CRISIS

El Ministerio de Salud Pública tiene "intención" de preservar Casa de Galicia

El ministro Daniel Salinas anunció oficialmente la intervención del centro de salud por un plazo de hasta un año, con desplazamiento de las autoridades.

El ministro Salinas habla en conferencia de prensa. Foto: Marcelo Bonjour
El ministro Salinas habla en conferencia de prensa. Foto: Marcelo Bonjour

Después de casi dos semanas de idas y vueltas entre la mutualista Casa de Galicia y el Ministerio de Salud Pública (MSP), el ministro Daniel Salinas brindó una conferencia ayer y dijo que el gobierno tiene la “intención” de preservar la institución.

Casa de Galicia entró en concurso de acreedores hace dos semanas y la mutualista manifestó que eso ocurrió a partir de la decisión del MSP de rechazar un fideicomiso de US$ 12 millones solicitado por la institución.

Este martes, el senador por Cabildo Abierto Guido Manini Ríos informó que el gobierno intervendría la institución con el fin de “asegurar su continuidad, asegurar la atención de sus socios y contemplar la situación de sus funcionarios”.

Según la resolución oficial del gobierno a la que accedió El País, la medida se dispuso por el plazo de hasta un año y es “con desplazamiento de las autoridades naturales de dicha institución de sus cargos”.

El gobierno recalca en el texto que sustenta la medida de intervención en que “la institución ya accedió a través del Fondo de Garantía IAMC a la emisión de dos fideicomisos (uno en 2012 y otro a finales de 2019), sin embargo, las medidas de los planes de reestructura fueron cumplidas en muy escaso grado, no logrando revertir los resultados deficitarios, ni la pérdida continua de afiliados”.

Salinas explicó los detalles de la resolución horas después de que se emitió, y dijo que se realizó “en función de la grave situación financiera que llevó a esta institución a solicitar el concurso”. “Tenemos la convicción y vamos a poner todo el empeño y la voluntad política de preservar la institución, su identidad, la calidad asistencial a los socios y la protección de las fuentes laborales”, agregó.

Y continuó: “¿Por qué se interviene la institución? Porque presenta un concurso que habla de un grado de iliquidez para hacer frente a determinadas obligaciones. El plan de reestructura por el que accedió al fideicomiso no fue cumplido en su mayoría y acumula seis balances negativos”, dijo el ministro.

Salinas sostuvo que ante el “progresivo deterioro” de la institución se buscó “evitar que desemboque en un cese de sus prestaciones de salud”, lo cual se consideró “una razón de fuerza mayor”.

Por su parte, el presidente de Casa de Galicia, Alberto Iglesias, también brindó una conferencia de prensa tras el anuncio formal del gobierno de la intervención y allí apuntó una vez más contra el ministro Salinas. Afirmó que desde diciembre del año pasado no se puede comunicar con él. Además, reiteró que la junta directiva del centro de salud pidió ser recibida sin éxito.

Para Iglesias se trata de “una manera muy rara de conducir por una autoridad pública del Poder Ejecutivo”. Además, “cada vez que un ciudadano” pide ser recibido, hay que concedérselo, “y más a una institución de 104 años”, dijo.

“Nunca pudimos hablar con el ministro. Nunca supimos lo que pensaba ni lo dejaba de pensar”, agregó.

La postura de Lacalle.

El presidente Luis Lacalle Pou aseguró ayer en rueda de prensa que la intervención de Casa de Galicia “no ha sido un tema abrupto” y explicó que con esta medida el gobierno quiere “ordenar la casa”, que “no se pierdan puestos de trabajo y que no haya déficit en la atención; organizarla económicamente y que pueda seguir andando”.

“El ministro y el subsecretario han venido informando de esto hace muchos meses: la situación económica de Casa de Galicia, la situación de los afiliados de Casa de Galicia, la edad de los afiliados y visto esta situación económica y de funcionamiento, teníamos dos opciones: una fusionar, y otra intervenir”, explicó el mandatario.

Lacalle Pou informó además que en este tema “hay un interés muy importante en el propio gobierno de Galicia”, que ha dado apoyo a la mutualista. En ese sentido dijo que estuvo en contacto con las autoridades españolas.

Luis Lacalle Pou y Lorena Ponce de León en Encuentro Nacional de Emprendedurismo. Foto: Twitter Luis Lacalle Pou
Luis Lacalle Pou y Lorena Ponce de León en Encuentro Nacional de Emprendedurismo. Foto: Twitter Luis Lacalle Pou

“Estamos hablando seguido porque creemos que Casa de Galicia tiene que seguir funcionando. Y seguirá teniendo la asistencia que ha tenido desde el punto de vista de la asistencia nacional y quizá también del punto de vista internacional”, agregó.

Gremio se manifestó dentro del ministerio

Mientras sesiona la Junta Nacional de Salud (Junasa), la Asociación de Funcionarios de Casa de Galicia (Afuncag) se reunió este mediodía frente a la sede central de la mutualista y resolvió movilizarse hacia la sede del Ministerio de Salud Pública (MSP), y luego hacia Torre Ejecutiva.

Flor Constanzo, presidenta de Afuncag, dijo a El País que tras ingresar a las instalaciones del ministerio el gremio se retiró para esperar la finalización de la reunión entre la Federación Uruguaya de la Salud y la Junasa.

El sindicato no entiende por qué se interviene Casa de Galicia si esta “no es la única institución que pasa problemas económicos”. “No entendemos por qué nos enteramos por la prensa (de la intervención) y por el vocero que tiene el ministro, el general Manini”, afirmó Constanzo. Los trabajadores aseguraron que están al día en el cobro de sus haberes y que la relación con la institución es fluida y en buenos términos.

En respuesta a los dichos de Salinas respecto a que se garantiza la normal atención a los pacientes, Constanzo remarcó: “La atención a los usuarios la garantizamos los trabajadores, no él”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados