ENTREVISTA

Gonzalo Abella: “Se viene un año de protestas; será duro”

El candidato de la coalición de izquierda Unidad Popular dijo a El País que, gane quien gane, 2020 será un año de protestas y movilizaciones.

Gonzalo Abella, de Unidad Popular. Foto: Francisco Flores
Gonzalo Abella, de Unidad Popular. Foto: Francisco Flores

El candidato de la coalición de izquierda Unidad Popular dijo a El País que, gane quien gane en las elecciones, 2020 será un año de protestas y movilizaciones que “la cúpula bombero del Pit-Cnt no podrá frenar”, aunque no se llegará a la “eclosión social” que hay en Chile. Gonzalo Abella, un maestro de 72 años, piensa que la irrupción de Cabildo Abierto muestra “descontento masivo” con la política.

-Esta es su segunda campaña como candidato presidencial. ¿La encara de otra forma?

-Hay un aprendizaje personal. Como decía Wimpi, la experiencia es un peine que te da la vida cuando te falta el pelo. No es lo mismo recorrer el país como investigador de temas culturales a que la gente te reciba y te hable de sus problemas prácticos.

-En esas recorridas, ¿qué diferencias vio respecto a lo que pasaba hace cinco años?

-Primero, hay muchas menos banderas en los edificios. Eso es una expresión del desánimo, desinterés y la tristeza de la gente, que no ve cambios. Mucha gente piensa que los políticos son todos lo mismo.

-Eso de que los políticos “son todos lo mismo” es una tendencia casi mundial…

-Hay un escepticismo. Yo no diría que es mundial, pero se ve en la región. En países de Europa donde surgieron movimientos autoconvocados fuertes, luego se dan cuenta de que les falta la herramienta política para concretar un cambio real. Pasa ahora en Cataluña: los movimientos ciudadanos reformulan la necesidad de lo político y hay un auge sorprendente de la venta de literatura marxista, que había pasado de moda.

-Está el caso de Chile.

-El Frente Amplio habló de los TLC con Chile, (Ernesto) Talvi y (Luis) Lacalle pusieron como modelo a Chile. La Unidad Popular decía en exclusividad que el modelo chileno, con la palmada en la espalda de los organismos internacionales, iba a terminar como tenía que terminar: ocultaba una terrible desigualdad. Se acumuló tensión social y ahora por un motivo pequeño se genera una gran explosión. Esto es un dedo acusador también contra las políticas económico financieras del Frente.

-¿Acá puede suceder algo similar a lo de Chile?

-No habrá una explosión social como en Chile en lo inmediato porque el Frente Amplio acumuló catorce años de bonanza económica donde entregó el país a las transnacionales, entraron muchos dólares y goteó asistencialismo político a los más humildes. Por eso, no habrá en este momento saqueos de supermercados. El año que viene es diferente.

Gonzalo Abella, de Unidad Popular. Foto: Francisco Flores
Gonzalo Abella, de Unidad Popular. Foto: Francisco Flores

-¿Por qué?

-Gane Martínez o gane Lacalle Pou, habrá un ajuste hacia abajo en tiempos de vacas flacas. Hay una ley social que se aplica siempre: un pueblo puede renunciar a pelear por lo justo que nunca tuvo porque le convencieron que en este tiempo no se puede. Pero nadie deja de pelear por lo que va perdiendo. Se viene un año de protestas y movilizaciones, donde la cúpula bombero del Pit-Cnt no podrá frenar las protestas, ni siquiera aunque gobierne el Frente. Va a ser muy duro, de la base, en un momento en que intentan parar la disparada del dólar.

-¿Entonces qué podemos esperar? ¿Habrá saqueos?

-No avizoramos una eclosión social porque un nuevo gobierno genera un mínimo período de expectativa. Podemos esperar un año de fuertes movilizaciones sociales por lo que van a sentir la amenaza de perder. Una fuerte bancada de Unidad Popular no es un tema menor. Desde el Parlamento no cambiás el mundo, pero la presión ciudadana de afuera puede hacer que una bancada minoritaria presente proyectos de ley prudentes que los demás partidos no tengan más remedio que votar. Por eso nos importa tener una bancada bicameral, aunque sabemos que es difícil.

-¿Dice que llegan al Senado?

-Sí, es la meta.

-Pero precisan muchos votos para eso.

-No es lo que nos dan las encuestas, pero el margen de error es mayor en los números pequeños.

-Es claro que hay exvotantes frenteamplistas desencantados y también hay un descreimiento hacia los partidos tradicionales…

-Y el voto tampoco viene a nosotros.

-Pero está el fenómeno de Guido Manini Ríos y Cabildo Abierto. ¿Cómo lo analiza?

-La propia irrupción del partido militar da una primera señal de alarma de un descontento masivo. Es un indicador más de la falta de confianza de la gente en el sistema. En Manini hay demagogia, hay una base fascista de sus planteos (no digo nazi porque no es antisemita) y falso artiguismo. Manini usa el concepto falaz de familia militar, como si fuera lo mismo la alta oficialidad privilegiada que el soldado de base humilde y pobre.

-Manini habla mucho del artiguismo, al igual que ustedes. ¿Hay algún punto en común con Unidad Popular, aunque parezca una locura?

-Absolutamente ninguno. En el caso de Manini, el artiguismo es el artilugio demagógico local para enmascarar el fascismo. Un oficial del Ejército puede tener una gran honorabilidad, pero para ser artiguista de verdad debe reconocer que el Ejército uruguayo nació con un genocidio indígena, invadió Paraguay, violó los derechos humanos y debe preocuparse por los desaparecidos.

-En el tema ambiental Unidad Popular siempre ha mostrado preocupación. Sin embargo, ahora casi todos los candidatos le dedican atención y hacen propuestas…

-Yo te diría que el punto de inflexión fue cuando aparecieron las cianobacterias. Están todos aterrorizados, hasta la gente que va a hacer changas en verano. Pero cuando se votó la ley de riego (que es el reservorio principal de cianobacterias a través de la privatización de la gestión del agua) solo la Unidad Popular votó en contra en el Parlamento. Y ahora están preocupados por el Ministerio de Medio Ambiente.

-¿Cree que solucionaría algo crear un ministerio?

-Lo que importa es la voluntad política de cuidar el ambiente. Si el glifosato aumentó 14 veces y se deja a los extranjeros fumigar como quieran escuelas rurales, ¿para qué tenemos un ministerio?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)