LA RECTA FINAL 

“A la gente hay que asfixiarla de libertad”, dijo Lacalle Pou

El miércoles se presenta el libro “Once Rounds, Luis Lacalle Pou”, con charlas entre el candidato y Alfredo García.

Luis Lacalle Pou. Foto: Gerardo Pérez.
Tuvo largas charlas con el periodista Alfredo García, que ahora se publican en un libro. Foto: Gerardo Pérez.

"Decidí ser político cuando empecé a creer que la gente era buena. Deberíamos pensar que la esencia del ser humano es esa. Insisto: no soy ingenuo ni iluso, pero esa es la base de pensamiento”, dice Luis Lacalle Pou en el libro Once Rounds, del periodista Alfredo García, que acaba de publicar la editorial Fin de Siglo y que se presenta el próximo miércoles en la Feria Internacional del Libro.

No es la primera vez que García hace un libro como este, con candidatos a presidente. Antes de las elecciones de 2014 conversó mano a mano con Pedro Bordaberry y publicó Charlas con Pedro. En 2009 había hecho lo mismo con José Mujica y Pepe Coloquios, que tuvo grandes repercusiones, entre otras cosas porque el expresidente de la República habló sin filtro sobre algunos asuntos, como tratar de “patoteros” a Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Esta vez el libro se presenta, en definitiva, como un enfrentamiento. Entre el candidato del Partido Nacional y un periodista que se declara de izquierda.

Y en el enfrentamiento se genera un acercamiento profundo sobre Lacalle Pou a través de once entrevistas que abarcan todos los temas: educación, economía, medioambiente, Fuerzas Armadas, los espacios públicos, el sistema político, la libertad, la democracia, los referentes.

Y, en el medio, Luis Lacalle Pou responde con todo lo que tiene, utiliza la ironía cada vez que puede, tiene un humor muy particular, a veces dice que está cansado, que no se encuentra en un buen día.

García -quien en el prólogo escribe que en 2011 se encontró por primera vez con Lacalle Pou y desde entonces siguió de cerca su carrera, sus declaraciones, sus entrevistas y sus actos- lo pasea por todos esos temas y más, lo cuestiona, lo interpela, le sigue la ironía al candidato blanco, el juego y también el chiste.

“Te diría que lo que más me preocupa es la desintegración (...) Cuando una sociedad deja de estar cohesionada, hasta la visión de un gobernante empieza a ser hemipléjica. Por eso siempre critico el tema de las zonas rojas. Hay como una negación del Estado, una aceptación de la segregación”, dice el candidato del Partido Nacional en el “primer round” del libro.

En otro round, Lacalle afirma que la educación requiere de “un abordaje multidisciplinario”. Y explica: “El abordaje tiene que ser de shock. El concepto de shock no es un concepto liberal. Es ‘¡vamos, ya, es ahora!’ Dejar algunas cosas andando. Pero rápidamente. Porque, aparte, hay una incredulidad tal y un desamparo tal que si es con cuentagotas, en dosis homeopáticas, no se va a generar la voluntad y la inercia de cambio. Tiene que ser una inundación de confianza y de empoderamiento. Creo que el empoderamiento es una herramienta impresionante, que genera responsabilidad. A la gente hay que asfixiarla de libertad. Creo que la cosa más nociva del Uruguay es el tejido en el Estadio. Sabés que te frena el tejido. Sacá el tejido, dales libertad, empoderá de libertad”.

Respecto a la economía, el candidato opositor dice que el gobierno se “aburguesó”: “La economía los pasó por arriba y no la supieron manejar para un desarrollo sostenible”.

A su vez, se refiere a las Fuerzas Armadas y sostiene que son “un componente esencial de un Estado. El tema es la subordinación de las Fuerzas Armadas, y no hablo desde el punto de vista institucional, legal. Estoy hablando de la subordinación a las políticas nacionales”.

En esa línea, considera al terrorismo y al narcotráfico como las principales nuevas amenazas para la nación. “Y después las amenazas climáticas”, indica.

Por eso, plantea que se debería crear un ministerio de Medio Ambiente. “Hay que jerarquizar el tema del medio ambiente en un gobierno, y por eso yo pienso en un ministerio, por un tema de jerarquización del cuidado del ecosistema”.

Lacalle se define como un “liberal social”

Dice que no tiene a alguien que le haya “esculpido una ideología, un sentimiento o una forma de ser”. Asegura que sigue cosas aisladas de políticos: desde John F. Kennedy hasta Margaret Thatcher. Y, aunque no le gusta etiquetarse, dice que es liberal. “Soy un tipo para el que el tema de la libertad es fundamental. Es una comprensión desde donde la humanidad crece (...) Liberal comunitario, liberal social. O sea, entiendo a la libertad del individuo, pero en armonía con el entorno”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)