ELECCIONES

Fuerte rechazo a campaña sucia

Los precandidatos repudiaron la viralización de una foto de la hija de Óscar Andrade.

Óscar Andrade denunció una campaña de acoso y ataque a sus hijos y anunció acciones legales. Foto: Gerardo Pérez.
Óscar Andrade denunció una campaña de acoso y ataque a sus hijos y anunció acciones legales. Foto: Gerardo Pérez.

El fin de semana las redes sociales ardieron en una suerte de “guerra sucia” preelectoral, en el inicio de una campaña en la que se sabe que internet jugará un lugar central. El foco esta vez fue el precandidato del Frente Amplio (FA), Óscar Andrade, por la viralización de una foto de su hija, Mahia Andrade, portando una metralleta de juguete y disfrazada de guerrillera. La foto data de 2015 y la publicó su hija en su cuenta de Instagram en la previa de una fiesta de disfraces. Iba acompañada de esta frase: “Cuando era chica y ya estaba lista pa’ la revolución”.

El sábado, Andrade denunció en su cuenta de Facebook que estaba ante una “campaña de acoso y ataque” a sus hijos a través de las redes sociales y anunció que iniciaría acciones legales. “Algunos miserables y cobardes empezaron una campaña de acoso y ataque a mis hijos por las redes. Más allá de las acciones legales. Subestiman nuestro pueblo. No pasarán”, sentenció.

Al día siguiente su hija intentó aclarar la situación en su cuenta de Facebook. “Buscaron una foto de hace cuatro años, aunque buscaron algo aún más viejo, que es el anticomunismo”. Y siguió: “Ahí estaba por ir a un cumple a bailar dos y uno toda la noche, porque de este lado siempre está la alegría y de ese el odio y las fake news”.

Rápidamente los mensajes de apoyo y solidaridad llegaron desde todos los partidos. El mensaje era claro: hay límites que no se pueden pasar, no vale todo. Uno de los primeros fue el precandidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou, líder del sector Todos, quien dijo que no le parece “ni bueno ni justo” usar a los hijos de los candidatos para atacar a sus padres. “No importa el partido, no debería pasar. Hay que tratar de subir el nivel, las elecciones pasan y los uruguayos somos todos una nación”, escribió.

Le siguió Federico Graña, director nacional de promoción sociocultural del Mides y militante del Partido Comunista. Fue el mismo sábado por la noche a través de su cuenta de Twitter y tildó de “mentirosos, cobardes y pusilánimes” a quienes viralizaron la foto.

Del mismo lado

Del mismo lado. El Partido Comunista emitió un comunicado donde, además de anunciar la formalización de la denuncia penal, exhortó a todas las fuerzas políticas a repudiar “estas prácticas de persecución y agresión” que retrotraen a “las peores épocas de la historia nacional y golpean la democracia toda”.

Los otros precandidatos del Frente Amplio, Daniel Martínez, Carolina Cosse y Mario Bergara, también enviaron sus mensajes de solidaridad. Martínez dijo a Subrayado que se trata de una forma “pequeña y mezquina” de política. “Hay que debatir y defender ideas, con altura”, argumentó. En tanto, Cosse publicó en su cuenta de Twitter: “La violencia a través de las redes es un problema que nos abarca a todos y todas y debemos superarlo juntos. Vencerá el amor”. Mientras tanto, Bergara calificó la viralización como “prácticas cobardes que atentan contra la sana convivencia social y que nada tienen que ver con la tradición uruguaya”.

Por su parte, Richard Read, exlíder sindical de la Federación de la Bebida, llamó a “terminar de pegarle a los portadores de apellidos llámese Michelini, Sendic, Lacalle, Bordaberry, Rey de basto o polizón”.

Oposición solidaria

Al mensaje del sábado de Lacalle Pou, este domingo varios precandidatos de la oposición se sumaron. Jorge Larrañaga escribió en su cuenta: “Con los hijos no”. Y más tarde, durante el festejo de la Fiesta Nacional del Caballo, en Dolores, Soriano, reafirmó sus conceptos. “Es muy mala cosa que se utilice a los hijos para castigar o para atacar a los padres qué están en la actividad política, yo no participo de eso”, opino. Dijo que no quería entrar en la discusión de pedir explicaciones o no, “porque si no, terminamos generando una suerte de rompimiento de relaciones dentro de la política”.

En tanto, el precandidato colorado José Amorín escribió que, aunque está “en las antípodas ideológicas” con Andrade, condena el uso de fotografías de sus hijos en redes. “Hay límites que todos debemos estar contestes en que no se deben cruzar”. El también precandidato colorado Ernesto Talvi aclaró que en política “no vale todo”. “Hay límites de decencia que jamás se traspasan. Nada justifica los ataques personales. Mucho menos a la familia, a los hijos de un candidato”, indicó. Pablo Mieres, líder del partido Independiente, calificó al ataque como “rastrero”.

Pero la campaña sucia no solo queda en las redes sociales, a veces llega a los muros o incluso a las entrevistas. Lacalle Pou publicó ayer en su cuenta de Twitter fotos de un muro de la lista 40 de Javier García, con grafitis encima: “No más machos al poder”, “Fascista”, “No a vivir sin miedo”. Y el comité de base Mario Benedetti del FA en Capurro apareció grafiteado el sábado. “Focas” y “No más socialismo” son algunos de los mensajes que escribieron.

Semanas atrás, en tanto, la oposición cuestionó a la ministra María Julia Muñoz y la acusó de no realizar una campaña limpia. Muñoz había afirmado que Lacalle Pou “entró a la vida parlamentaria gracias a los votos de su mamá”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)