Publicidad

Política nacional

Fernando Pereira respondió, uno por uno, los “ataques sistemáticos inexplicables” de oficialistas

El presidente del Frente Amplio reflexionó sobre la "acometida conservadora" encabezada por Alejo Umpiérrez, Graciela Bianchi, Pablo Mieres, entre otros integrantes de la coalición de gobierno.

Compartir esta noticia
Fernando Pereira. Foto: Estefanía Leal
Fernando Pereira
Foto: Estefanía Leal

Tras semanas de cruces varios en redes sociales y ruedas de prensa entre integrantes de la coalición y la oposición, el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, dedicó una extensa publicación en su cuenta de Facebook para responder, uno por uno, lo que considera "ataques sistemáticos inexplicables" que ha recibido por parte de integrantes del gobierno.

"Es lamentable que la discrepancia, esencial para la vida democrática de un país como el nuestro, que la diversidad de opiniones, lugar donde se nutre la riqueza intelectual del país, lleve a consideraciones como las que voy a detallar", comenzó su descargo.

"Nada de esto cambiará mi rumbo, que es el de la seriedad en los cuestionamientos y el de la sensibilidad en los aportes, aun cuando haya quienes consideren que pongo palos en la rueda o que quiero que al país le vaya mal como si la ciudadanía fuera un botin de rédito político con el que se festeja el éxito o se desea el fracaso", agregó.

Así, fue respondiendo uno por uno los comentarios de integrantes de la coalición, partiendo por el intendente de Rocha, Alejo Umpiérrez, quien a través de su cuenta de Twitter había escrito: "Caranchos Ese es el nuevo estilo de acción política que desarrolla el FA. Los abanderados del trabajo sucio son Pereira, Sánchez y Bergara; mientras se cuidan sus precandidatos. La miseria política siempre permite subir un escalón más. Enchastra que algo quedará".

"Nos trata de caranchos. Ahí está la verdadera violencia verbal, el insulto como una respuesta que no invita al intercambio en la discrepancia sino que busca, simplemente, la descalificación. ¿Cuál es el aporte a la vida democrática del país? ¿Dónde se coloca el debate sobre un tema tan trascendente como es el turismo? ¿En el agravio?", fue la respuesta de Fernando Pereira.

Su siguiente respuesta fue para la senadora nacionalista Graciela Bianchi, quien a fines de noviembre publicó también en su cuenta de Twitter un video en el que apuntaba: "El objetivo del Frente Amplio en este momento es desestabilizar el país" en alusión a las críticas por los casos Marset y Astesiano. "Acá nadie va a quedar impune, y las operaciones con las que las que viven y se alimentan estos personajes que, muchos de ellos están el Parlamento, van a ser desmitificados por la realidad, y por la Justicia como corresponde", agregó.

Para Pereira, Bianchi recurre a “pronunciamientos extremos” y acusa al Frente Amplio de “desestabilizar” al país. “Bueno, si esta vez su virulencia no formara parte de esta aparente cruzada conservadora que me procura destacar, la obviaría ya que sus extremismos están más a tono con el folklore parlamentario que con la necesidad de expresar un argumento”, apuntó.

El siguiente en ser rebatido es el senador Sebastián Da Silva, quien había dicho sobre Pereira: “Dejó el pañuelo palestino por un saquito cuadrillé, pero todos sabemos que por más que la mona se vista de seda, mona queda”.

“Con estos detalles de vestuario comenzó el senador porque sí, porque se le ocurrió que al definir con frivolidad la indumentaria, estaba definiendo mi pensamiento o, en sus palabras, mi ser mono. Viejo recurso conservador: la estigmatización. Solo que nunca jamás tuvo un pañuelo palestino ni ahora tengo un saco cuadrillé”, respondió el presidente frenteamplista.

Luego también respondió sobre expresiones del senador sobre su “cultura” de trabajo. “No voy a responder al tema de la cultura del trabajo porque ya no es de recibo esa pirotecnia descalificadora caída en el vacío de las mentiras, pero sí me llamó la atención por su agresividad, y en el marco de lo que debería ser un análisis de la realidad o un intercambio de tenor democrático, el superficial diagnóstico psicológico llamando patología a la discrepancia. Es grave, como cualquier pensamiento autoritario”, especificó.

También le respondió al ministro de Trabajo, Pablo Mieres, quien había cuestionado que Pereira haya criticado las cifras de turismo. “Lamentable Fernando Pereira cuestionando las cifras del turismo. ¡Nada le viene bien! Parece que está deseando que todo esté mal. Sin embargo, la realidad turística, como en tantos otros temas del país, muestra cosas muy positivas", había señalado el jerarca.

“No, Pablo, como decía al principio, ni para mí ni para el Frente Amplio, la situación de los ciudadanos es un botín para rédito político. De todos modos y yendo al tema que motivó nuestras diferencias: hasta el propio Remo Monzeglio dice que no se va a llegar a las temporadas pre pandemia”, escribió.

Por último, a modo de reflexión final, Pereira apuntó que es “interesante observar cómo se cruzan” las opiniones “siempre en un mismo sentido”, pero “liberando cada quien su creatividad como un laboratorio del mal”.

“Las ocurrencias más viles y la comprometida convicción de una verdad única e intocable, se acumulan buscando sembrar la desconfianza política y moral sobre la oposición. Poco mérito para una sociedad que ha demostrado a lo largo de su historia la necesaria complementariedad de las distintas posturas políticas”, apuntó.

“Tengo el cuero duro como todos los frenteamplistas porque los templamos con distintas fuegos. Así que pueden seguir golpeando porque vamos a seguir diciendo lo que nos parezca mal, lo que no nos gusta o lo que vemos equivocado. Y tendremos suficiente sensibilidad y decencia para pronunciarnos sobre aquellas cosas que nuestra fuerza política considere positivas”, cerró.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Fernando PereiraFrente Amplio

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad