INVESTIGACIÓN POR LA REGASIFICADORA

Error revela gastos sin respaldo en Gas Sayago

“No hubo un error nuestro: el asiento contable decía “piano membresía” y así lo registramos”, explicó a El País una fuente de PwC. “Los auditores no podemos tergiversar un registro contable”, agregó.

Regasificadora: la obra está detenida desde 2015. Foto: archivo El País
La obra de la regasificadora de GAs Sayago se inició en el gobierno de Mujica; generó pérdidas por US$ 213 millones, dice auditoría. Foto: Archivo El País.

Corría el año 2015 cuando el funcionario de contaduría de Gas Sayago registró, en forma errónea, un gasto en una membresía de piano. En realidad se trataba del pago a una organización no gubernamental vinculada al monitoreo de barcos y puertos llamada Pianc.

En aquel momento, el monto del gasto realizado por Gas Sayago fue de $ 2.900 (US$ 110 al tipo de cambio de la época), según informaron a El País fuentes allegadas a UTE y a la consultora Pricewaterhouse-Coopers (PwC).

En una resolución fechada el 30 de julio de 2020, el directorio de UTE contrató a la consultora PwC para que realizara una auditoría sobre la gestión de Gas Sayago. El objetivo era registrar todos los gastos contables de Gas Sayago desde su creación en el año 2010.

Los auditores de PwC encontraron el gasto bajo el título: “piano membresía”. En un principio, los técnicos de PwC supusieron que se trataban de clases de piano otorgadas como un premio a algún funcionario de Gas Sayago. No obstante, cuando los auditores fueron al Sistema Open -que registra los gastos de Gas Sayago- para confirmar su premisa, percibieron que ese ítem carecía de un respaldo documental, según dijo a El País una fuente de PwC. “No hubo un error nuestro: el asiento contable decía “piano membresía” y así lo registramos”, explicó la fuente de la consultora.

Y agregó: “Los auditores no podemos tergiversar un registro contable” de una empresa durante una auditoría.

En lugar de inscribir en la contabilidad “piano membresía”, el funcionario de Gas Sayago debió señalar “membresía Pianc”, que refiere al pago de una afiliación de Gas Sayago a la ONG Pianc que monitorea barcos e instalaciones portuarias en todo el mundo.

Según la página web de Pianc, se trata de organismo no gubernamental que cuenta con miembros en 66 países. Sus afiliados, dice Pianc, son gobiernos, intendencias, organizaciones intergubernamentales o empresas que unen fuerzas para representar a sus países en los órganos de gestión del Pianc.

Críticas a la auditoría.

El error en cuanto a que no se trató de una membresía de piano sino del pago a la referida ONG, fue alertado en el día de ayer por el exvicepresidente de la República y expresidente de Ancap, Raúl Sendic. En declaraciones a Informativo Sarandí, el exjerarca frenteamplista dijo que el trabajo de la auditoría sobre Gas Sayago fue “poco serio”, puesto que PwC “confunde clases de piano con la membresía a Pianc”.

En su cuenta de Twitter, el senador del Partido Comunista, Óscar Andrade, publicó: “Si lo de piano y pianc (sic) es verdad, habría que auditar la auditoría. Que devuelvan la plata”.

El director blanco de UTE, Felipe Algorta, dijo a El País que “lo que arroja Price es lo que aparece en la contabilidad de Gas Sayago”.

Y agregó: “Tampoco Sendic hace comentarios respecto al gasto en masajes, frutos secos y en tantas otras cosas que en realidad no son el foco de este tema. Acá el problema es que se embarcó al país en un proyecto inviable desde su inicio”.

Para los auditores, el gasto de dicha membresía “es intrascendente”, ya que fue de escaso valor y se trató de un registro incorrecto.

Los temas de fondo, según la fuente de PwC, son las diferencias en las estimaciones de gastos que iba a demandar la obra de la regasificadora, las inversiones concretas de UTE y Ancap y las pérdidas generadas en el negocio.

El informe de la auditoría señala que previo a la firma del contrato con la constructora GNLS, UTE previó inversiones por US$ 390 millones. Sin embargo, se firmaron contratos en 2013 y 2014 por US$ 718 millones, lo que implica una desviación en los cálculos de un 84% si se hubieran finalizado las obras. Además, PwC concluye que la regasificadora generó pérdidas al país por US$ 213 millones.

El fiscal Pacheco investiga las pérdidas
Regasificadora Gas Sayago. Foto: archivo El País.

El 15 de mayo de 2019 los cuatro partidos de la oposición presentaron una denuncia en la Fiscalía de Corte para que se investigaran presuntos ilícitos en las concesiones para la construcción de la planta regasificadora de Gas Sayago.

Uno de los denunciantes, el entonces diputado blanco Pablo Abdala, dijo a El País que el fiscal especializado en Crimen Organizado, Luis Pacheco, pidió a la Justicia que libre un oficio a la Cámara de Representantes solicitando la documentación de la comisión investigadora que fue declarada secreta con los votos del Frente Amplio. Pacheco también planteó que, mediante un exhorto, se pida a la Justicia de Brasil los antecedentes de la denuncia contra el exgobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel, condenado por tráfico de influencias.

El martes 8, la presidenta de UTE, Silvia Emaldi, presentó las conclusiones de la auditoría sobre Gas Sayago realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC).

“El Directorio de UTE en el día de hoy (martes 8) aprobó el informe de Gas Sayago (efectuado por PwC ) y decidió ponerlo en conocimiento del Ministerio Público, a cuyos efectos se procederá a contratar a un profesional experto en la materia penal de probada idoneidad”, dijo Emaldi.

La elección del directorio recayó en el abogado penalista Jorge Barrera.

Según supo El País, Barrera presentará un escrito al fiscal Pacheco en la próxima semana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados