CRISIS

Envían 200 fármacos a uruguayos en Venezuela

La semana próxima serán repatriados otros tres compatriotas.

Julio Chirino, embajador de Venezuela en Uruguay. Foto: Francisco Flores
Julio Chirino le cargó a EE.UU. la crisis de su país. Foto: Francisco Flores

Venezuela es la Siria de la región. Las grandes potencias tienen intereses y miden fuerzas, el gobierno y la oposición de turno no ceden en sus posiciones y, mientras tanto, el pueblo sufre. Entre ellos, varios de los más de 8.000 uruguayos que residen en el país caribeño padecen las consecuencias de la crisis humanitaria. Por eso, y por la dificultad de acceder en concreto a los medicamentos, la Cancillería envió en lo que va del año más de 200 fármacos a algunos compatriotas a los que enfrentar sus patologías se les está haciendo cuesta arriba.

A otros uruguayos, esos cuya situación es una puja entre la vida y la muerte, se los está repatriando. La semana que viene, “si todo sale bien”, retornarán a suelo uruguayo tres compatriotas más, dijo una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Con ellos, serán nueve los ciudadanos que el gobierno regresó en este 2019 que se suman a los diez de 2018.

Julio Chirino, embajador de Venezuela en Uruguay, dijo que desconoce la cifra de uruguayos que serán repatriados, porque eso “le compete al gobierno uruguayo”, pero reconoció que su país está en crisis. Un escenario que, justificó, es a consecuencia “del bloqueo impuesto por Estados Unidos”.

Un 23 de mayo, como ayer pero de 1999, Hugo Chávez inauguraba el espacio televisivo “Aló Presidente”. El programa, que empezaba a las 11 de la mañana de los domingos, no tenía hora de finalización. Y como fue el buque insignia de una manera de comunicar del chavismo, ayer, dos décadas después, Chirino convocó a la prensa para dar su versión -o la del gobierno que representa- sobre lo que sucede en Venezuela.

Lo hizo con esa impronta de Chávez, aunque con un discurso claramente más breve. Para eso se valió de una copia de la Constitución venezolana en tamaño de bolsillo, esa aprobada en 1999, y pese a que no la mostró en cámara como hacía el comandante fallecido, la paseaba de mano en mano al tiempo que repetía más de diez veces la palabra “Constitución”.

Que Venezuela ha tenido más de 23 elecciones en las últimas dos décadas, acorde a su Constitución, lo que la convierte en “ejemplo de democracia”. Que en Venezuela no existen “las elecciones totales” -como pide la vicepresidente Lucía Topolansky y el Grupo de Contacto Internacional que integra Uruguay-, porque la Constitución marca sufragios diferenciados de alcaldes, legisladores y presidente. Que en Venezuela hubo elecciones “libres” en 2018, en que fue reelecto Nicolás Maduro, y acorde a la Constitución las próximas serán recién en 2024.

Eso sí: el embajador dijo que su país tiene un "oído receptor" para todos aquellos que ofrezcan soluciones a la crisis actual bajo el amparo del derecho internacional, incluyendo el Grupo de Contacto. “Reconocemos muchísimo que ahí hay actores, y particularmente actores de nuestra región, que van en el camino de respeto y reconocimiento al derecho internacional, que es la forma en que podemos coexistir”.

Pero, como contrapartida, atacó en particular al gobierno de Donald Trump y en general a Estados Unidos. “Es el único país” que ha hecho de la intervención extranjera “y la amenaza de guerra una política de Estado”. En este sentido, Chirino comparó a su país con una segunda Cuba, por ser quien “sufre el bloqueo” económico impuesto por el “imperio”.

Según el gobierno venezolano, Estados Unidos aprobó una ley y siete decretos con sanciones al país caribeño desde 2014. Eso se traduce en más de US$ 130.000 millones de “recursos confiscados” que iban a cubrir el acceso a alimentos y medicamentos. Como ejemplo, citó la “incautación” de vacunas que en 2017 Maduro le había comprado a Qatar y fueron retenidas camino a España.

Hoy mismo, dijo el embajador, “el bloqueo estadounidense ha hecho que haya más de US$ 5.740 millones de dólares retenidos en bancos internacionales”. La quinta parte de este monto en el banco nacional de Portugal. El Bandes Uruguay, que el líder opositor Juan Guaidó había mencionado como eslabón en una ruta de movimiento de dinero chavista, “ha sido otra víctima de las sanciones” aunque “está funcionando normalmente”.

Chirino: “Manejamos cifras diferentes”

Cuando termine este 2019, si todo sigue igual, de Venezuela se habrán ido 5,9 millones de personas. Y no todas lo harán en lo que queda del año, es el resultado de una merma de población que lleva casi un lustro. Pero al embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, estas cifras que maneja la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas le generan dudas. También discrepa con que se triplicó la desnutrición en ese país, según la FAO, o que el bajo peso de los niños superó el 13%.

“Manejamos otras cifras”, dijo el diplomático. Incluso justificó que, de ser correctos esos números son el resultado del “bloqueo estadounidense”.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos fueron, en principio, dirigidas a personas allegadas al gobierno o involucradas en casos de corrupción. Recién desde 2017 apuntaron a la petrolera estatal Pdvsa y a negocios más macro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)