Publicidad

La respuesta de Radío a diputados de la coalición molestos con su postura sobre la marihuana: "Así nos va"

El diputado Álvaro Dastugue pidió que el prosecretario de Presidencia reciba a los legisladores de la comisión de Adicciones; Nibia Reisch y Nazmi Camargo plantean convocar al jerarca al Parlamento.

Compartir esta noticia
Daniel Radío, diputado del Partido Independiente. Foto: archivo El País.
Daniel Radío
Foto: archivo El País

Redacción El País
Cada vez que el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Daniel Radío, ha defendido en este período de gobierno su visión respecto de la regulación de las sustancias ilícitas vigente y la dirección hacia la que debería ir Uruguay en esta materia, tuvo como respuesta una ola de reproches desde filas del oficialismo, especialmente, de parte de algunos legisladores de los partidos Nacional, Colorado y Cabildo Abierto, que cuestionan duramente su gestión.

El último episodio, desatado ayer con declaraciones que hizo el jerarca sobre el rol que entiende que tiene la marihuana como puerta de entrada a otras drogas -Radío dijo que solo una “ínfimísima minoría” de los consumidores de esta droga se pasan luego a la pasta base-, despertó críticas inmediatas en diputados de la coalición gobernante que integran la comisión especial de Adicciones de la cámara baja.

De hecho, algunos representantes de ese ámbito, que intercambiaron ayer su preocupación por los dichos del jerarca, ya tienen definidas algunas medidas, que van desde convocar a Radío a la comisión para que brinde las evidencias que sostienen lo que dijo, hasta solicitar una reunión al presidente de la Junta Nacional de Drogas, que sigue siendo Rodrigo Ferrés -antes como prosecretario de Presidencia, ahora como secretario-, como ya hizo el diputado nacionalista Álvaro Dastugue.

A Radío -que ya ha enfrentado un pedido de renuncia el año pasado de parte de estos mismos diputados- todo esto lo tiene sin cuidado.

“En su momento todos salieron a decir que me iban a convocar al Parlamento y todavía estoy esperando”, desafió el jerarca en diálogo con El País. “Que me convoquen -agregó-, pero ¿qué me van a contar? ¿Que tienen un punto de vista diferente? Los felicito, me parece muy respetable que lo tengan, y así es como nos va, haciendo lo mismo desde hace 100 años”.

El planteo de convocar a Radío, que es de interés específico de la diputada colorada Nibia Reisch y también apoyado por la cabildante Nazmi Camargo, es algo que a Dastugue le parece innecesario, ya que entiende que el posicionamiento del jerarca es conocido y no va a cambiar. Por eso, señaló a El País, prefiere un encuentro con Ferrés y los diputados oficialistas.

“Las declaraciones de Radío nos parecen no solo pocos felices o nada responsables -señaló Dastugue-, sino totalmente fuera de la realidad. Desde que está al frente de la Junta Nacional de Drogas, su principal énfasis o esfuerzo ha sido promover el consumo de drogas y, sobre todo, el de cannabis a todo nivel. Aquellos que nos encontramos trabajando con chicos adictos y con sus familiares vemos el sufrimiento y la desesperación de ellos y su familia por su adicción”.

Las diferencias de Dastugue con Radío tienen que ver también con que, para el diputado, el secretario de la Junta Nacional de Drogas diseña la política de este organismo desde “un escritorio”, y que eso le “hace perder la verdadera realidad de los problemas”, “Hay que trabajar en el llano y conocer los hechos desde allí”, pidió el legislador, quien adelantó que como ya se ha buscado “varias veces”, pedirá “rever la política de la Junta de Drogas”.

En Cabildo Abierto el rechazo a la labor de Radío atraviesa toda la orgánica partidaria. Su presidente, el senador Guillermo Domenech, señaló a El País que el jerarca está “profundamente equivocado” en su concepción sobre la marihuana, que catalogó como “caprichosa”. “Basta conversar con las personas que han entrado a las drogas pesadas para ver cómo de una sustancia se pasa lentamente a otra”, dijo Domenech, que agregó que, a su entender, “no hay ninguna estadística que respalde” los dichos del secretario del organismo. “Solo hace falta -reiteró- hablar con colectivos como Las madres del Cerro o los responsables de cualquiera de las instituciones dedicadas a la recuperación de adictos para darse cuenta de que lo que dice no es así”. Domenech también apuntó contra Radío por sostener una política que busca “liberalizar el tráfico de drogas”, lo que beneficiaría a “los narcotraficantes, quienes en un futuro serían justamente comerciantes de droga, pues actuarían en un marco de legalidad”. “De hecho, si queremos alentar el negocio de la droga, sería en verdad una buena medida liberalizar las sustancias”, ironizó.

Camargo, por su parte, consideró como “contradictorio” que Radío tenga la opinión que manifestó ayer, cuando a su criterio él ocupa una función para “buscar que se evite el consumo”. “Debería preocuparse por eso y lo que veo que despierta su preocupación es ver cómo hacer para que la marihuana sea más accesible”, dijo en relación con el interés del jerarca de derogar la normativa relativa al registro público de los usuarios que consumen la marihuana en las farmacias habilitadas. “Tiene que enfocarse en reducir el consumo, y apostar a la educación y a campañas de bien público, aunque sé que él no está de acuerdo con eso”, lamentó la diputada.

Además

“Cannabis no es puerta de entrada a otras drogas”

Daniel Radío dijo ayer que el cannabis no es una sustancia que funcione como etapa previa al consumo de otras, como suele creerse. “El cannabis no es la puerta de entrada a ninguna otra droga, no lo digamos más. Si el cannabis fuera la puerta de entrada a otras drogas, quiere decir que todos los que consumen cannabis entrarían a otras drogas, y no entran todos”, declaró el jerarca a Canal 10. E insistió: “Pensemos cuántos usuarios de marihuana terminan fumando pasta base, y son la ínfima minoría, pero la infimísima minoría”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad