UN "BLANCO DE MANINI"

“El desafuero es una maniobra”, dice Gonzalo Ferreira, hijo de Wilson y suplente de Manini

El hijo mayor de Wilson es el primer suplente de Manini Ríos en el Senado. Se define "blanco, nacionalista, artiguista". "No puedo soportar a los comunistas, obviamente", agrega.

Gonzalo Ferreira. Foto: Facebook Gonzalo Ferreira
Gonzalo Ferreira. Foto: Facebook Gonzalo Ferreira

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Aquel 2 de abril de 2019 la sala principal del hotel Ibis estaba repleta. Guido Manini Ríos había sido cesado como comandante en jefe del Ejército apenas tres semanas antes. La expectativa era enorme: llegó acompañado por su esposa Irene Moreira, entonces edila de Artigas, para oficializar su candidatura a presidente por Cabildo Abierto en un evento que fue una extraña combinación de acto político y conferencia de prensa. Uno de los que se sentó en primera fila, justo al lado de Moreira, fue Gonzalo Ferreira Sienra. El hijo mayor del histórico líder blanco Wilson Ferreira Aldunate aplaudió el discurso del general retirado, quien ese día cuestionó en forma dura al presidente Tabaré Vázquez por haber actuado a su juicio “con total ligereza” al relevar a los miembros del Tribunal de Honor en el cual José Nino Gavazzo admitió que había arrojado en el río Negro el cuerpo del extupamaro Roberto Gomensoro.

Tras el discurso, Manini abrazó a Ferreira, quien había viajado especialmente desde Salto, donde vive desde hace casi tres décadas.

Gonzalo Ferreira se define hoy como “un blanco de Manini”, dice a El País desde Salto. Su nombre fue manejado en su momento como eventual compañero de fórmula del excomandante (aunque él asegura que fueron solo “especulaciones de la prensa”) y hoy es suplente de Manini en el Senado. Cuando el general retirado pida licencia, entrará en su lugar.
Manini “planifica todo como si fuera una operación militar”, dice Ferreira.

“Es un hombre absolutamente previsible. Puede pasar corriendo por una alfombra de cáscaras de banana y no se resbala”, asegura.

Y cuenta una anécdota de cómo le propuso ir en un lugar relevante de la lista. Estaban en una cena de Cabildo en Salto y en un apartado le dijo: “Quiero que tú seas senador, me gustaría verte en el Senado, aunque capaz no serás titular”. Un tiempo después le comunicaron el orden: el primer suplente de Manini era Rivera Elgue (hoy subsecretario de Defensa) y la segunda era Moreira, hoy ministra de Vivienda. Así que en los hechos su tercer suplente, Gonzalo Ferreira, es el primero: "Yo quedé como él me dijo, quedé como suplente suyo".

De Alemania a Salto

Ferreira es un hombre verborrágico de 74 años. Le gusta hablar e irse por las ramas (“vivo en las ramas y después me doy porrazos”, bromea). Es productor rural y exempleado de la represa de Salto Grande. Vive en Salto desde 1993. Antes estuvo cinco años en Porto Alegre (Brasil) y uno en Alemania. También en Montevideo y Punta del Este.

Cuando Manini fue destituido por Tabaré Vázquez el 12 de marzo de 2019, Ferreira lo llamó y le dijo que le gustaría charlar. No se conocían en forme previa. Le dijo que le atraían las cosas del Ejército y que le quería transmitir su solidaridad. “El gobierno se sacó la lotería por tener un comandante como usted, un hombre previsible y serio”, le comentó Ferreira, según recuerda hoy. “Bueno, ojalá que todo el mundo pensara igual que usted”, respondió el general retirado y quedaron en volver a hablar.

Se encontraron poco después en la oficina de Manini en Plaza Cagancha. Aquel día el hijo del caudillo blanco le adelantó su apoyo si se concretaba el movimiento político. “Tiene un abuelo que peleó con Saravia y otro con Batlle. Tiene una bruta formación, es profesor de historia y paracaidista. Estuvo como en cuatro misiones en el exterior”, afirma Ferreira cuando se le pregunta por qué decidió militar en forma activa en Cabildo Abierto.

-¿Y por qué aceptó ser suplente de Manini al Senado?

-¿Cómo no voy a aceptar? -responde Ferreira-. ¿Te acordás de Alejandro Vascolet? Bueno, Irene y Guido son unos bochos pero además son una especie de correcaminos, son agotadores. Ahora Irene tiene un pie roto y dirige el ministerio desde la casa como un león enjaulado.

Luego la conversación rumbea hacia la solicitud de desafuero de Manini, que será rechazada por el Senado gracias a los votos del Partido Nacional, Cabildo Abierto y parte del Partido Colorado.

-A Manini le fastidió la duda que implica que el fiscal pida que le saquen los fueros para citarlo -dice Ferreira.

-Pero ahora tuvo que dar marcha atrás y retractarse.

-No, yo te lo explico bien: esa fue la reacción natural de él. “Que me citen, que se aclare todo y habrá un tendal de malheridos. Yo soy muy consciente de lo que hice, pero muchos otros no hicieron lo que debían”. Yo le dije que entendía su reacción. Todos se lo dijimos, salvo la gente de la Tribuna Colombes. Pero también le dijimos que los fueros protegen al Parlamento. No es porque él tenga coronita. Yo le pregunté: "¿Cómo no vas a estar aforado?". Guido lo terminó entendiendo. Pero además surgieron las actas. Es una maniobra notoriamente para joder.

-¿Usted realmente piensa que es una maniobra para jorobar políticamente a Manini?

-¿Te parece que no? Manini es la piedra en el zapato. ¿Sabés a qué partido carneó la candidatura de Manini? Al Frente. El Partido Nacional y el Colorado también votaron peor por Manini. Y Mieres quedó solo. No hay que ser ningún sagaz para darse cuenta que, si Manini no aparecía, el Frente robaba las elecciones, con o sin coalición. Al Frente le molesta Manini, pero a los blancos y los colorados no los hace felices.

-Pero hay un fiscal que lo quiere imputar. Incluso, según publicó El Observador, hubo contradicciones entre lo que él declaró y lo que declararon los generales del tribunal de honor.

-El tribunal de honor no tiene potestad jurídica... Es notorio y obvio el afán de perjudicar a Manini. Un tipo al que lo votaron 270.000 personas.

-¿Cómo se define usted ideológicamente?

-Blanco, nacionalista, artiguista. Y no puedo soportar a los comunistas, obviamente.

ADEMÁS

“Tabaré reinó y no gobernó”

“Gonzalo, el martes 2 de abril a las 19.30 en el Hotel Ibis, voy a dar mi respuesta a la gente que me pide que entre en la política”, le escribió a fines de marzo de 2019 Guido Manini Ríos a Gonzalo Ferreira. Y allí empezó la historia de Cabildo Abierto y también el inicio de Ferreira en la política activa. “Hicimos una magnífica relación: arrancamos muy formalmente y a la hora nos tuteábamos con franqueza”, recuerda él.

¿Cuánto tiempo estará Manini en la coalición? “Acá hicimos una coalición para que no ganara el Frente de nuevo. Tuvimos éxito. La coalición es la coalición. ¿Algún periodista le preguntó a mi padre hasta cuándo le daría gobernabilidad a (Julio María) Sanguinetti? ¿Se te ocurriría entrevistar a Lacalle y preguntarle hasta cuándo gobernará?”, responde, algo ofendido.

Tiene una visión crítica de los últimos gobiernos del Frente. “Tabaré reinó pero no gobernó. ¿Quién gobernó? El abracadabra más siniestro de este país, los anarquistas”, asegura. Menciona como ejemplos de dirigentes que “cortaban el bacalao” a Constanza Moreira, Luis Puig y el exsubsecretario Jorge Vázquez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados