ELECCIONES 2019

Ganador se conocerá en la semana; Martínez necesita 90,6% de los votos observados para vencer

La diferencia entre ambos candidatos es tan ajustada que en la noche de este domingo no se conocerá el ganador.  

militantes del Frente Amplio y el Partido Nacional
Militantes del Frente Amplio y el Partido Nacional en la noche de este domingo en los bunkers de los partidos. Fotos: El País 

La diferencia entre los candidatos Luis Lacalle Pou y Daniel Martínez al cierre del escrutinio de la Corte Electoral es tan ajustada que la definición dependerá de los votos observados. Esto se conocerá entre el “jueves o viernes”, de acuerdo a lo que dijo el presidente de la Corte Electoral, José Arocena, a El País. Esto se debe a que la cantidad de votos observados es similar a la diferencia entre los candidatos, agregó Arocena. 

Si bien las encuestadoras en su último relevamiento daban una victoria del candidato nacionalista, en la noche de este domingo se vieron sorprendidas por una votación más ajustada de la esperada, al punto que solo dos de ellas –Opción y Cifra- aventuraron un ganador a las 20:30, cuando se levantó la veda. En tanto, Factum dio minutos más tarde un escenario de “empate técnico”, mientras que Equipos no divulgó resultados.

Con el 100% de los votos del escrutinio primario, Lacalle Pou aventaja a Martínez en 28.666 votos. La Corte Electoral todavía debe abrir los votos observados, que suman 35.229.

Para que el candidato frenteamplista sea el próximo presidente de Uruguay necesitaría que el 90,69% de los votos observados fuesen para él. De esa forma le ganaría a Lacalle Pou por un solo voto, suponiendo que de los observados ninguno resulta ni anulado ni en blanco.

En las elecciones del 27 de octubre hubo 33.364 votos observados. Entre el escrutinio primario y el departamental (100%) de las elecciones de octubre hubo cambios. Quien recibió más votos fue el Partido Nacional con 10.857 votos, mientras que el Frente Amplio obtuvo 10.013.

Cuál fue la reacción en las sedes

Militantes del Partido Nacional y del Frente Amplio aguardaban afuera de las sedes utilizadas como bunker de los candidatos presidenciales entre la cautela y la esperanza.

En la sede del Frente Amplio ubicada en el hotel Crystal Tower el clima es de alegría y sienten una "victoria" la proyección de las encuestadoras, por entender que se habría "achicado la brecha" que se daba en la previa del balotaje. Algunos dirigentes sostienen que pueden llegar a ganar la elección con la suma de los votos observados. 

En tanto en la sede de Lacalle Pou, sobre Bulevar Artigas, el clima de espera es de incertidumbre ante la diferencia ajustada que no habilita a nombrar un ganador. "Hay que esperar" es la frase más repetida.

Los militantes del Partido Nacional solo gritan y festejan cuando ven que están saliendo en la pantalla grande que está ubicada en las afueras del búnker. Con los primeros resultados hubo festejo y después absolutamente nada más. 

En la sede de Cabildo Abierto hay un profundo silencio y caras de preocupación. “Tenemos que ganar con un gol de Suárez en la hora”, dijo un dirigente. Otra dirigente planteó: “A esta altura, si ganamos por medio punto igual sirve”. Otro militante le echa la culpa a los votos del exterior. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados