PUERTO DE DUBÁI

Cancillería intenta traer a uruguayos varados en un crucero junto a infectados por COVID-19

La alternativa que se maneja hasta el momento para repatriarlos es que la empresa de cruceros se haga cargo de su traslado hasta San Pablo en donde conectarán con el vuelo solidario de Amaszonas.

Unos 20 trabajadores uruguayos están confinados en sus camarotes dentro del crucero de lujo. Foto: Archivo
Unos 20 trabajadores uruguayos están confinados en sus camarotes dentro del crucero de lujo. Foto: Archivo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La embajada uruguaya en Emiratos Árabes y el consulado del país en Abu Dabi trabajan para conseguir el retorno a Montevideo de cerca de 20 trabajadores marítimos uruguayos que se encuentran confinados en un crucero frente al puerto de Dubái en compañía de decenas de infectados de COVID-19, confirmaron a El País fuentes de la Cancillería.

La alternativa que se maneja hasta el momento para repatriar a los técnicos navales contratados para trabajar en el barco, es que la empresa de cruceros se haga cargo de su traslado hasta San Pablo en donde conectarán con el vuelo solidario de Amaszonas, precisaron las fuentes.

Al pedido de repatriación realizado por doce uruguayos en los últimos días se sumó ayer el de otros tres compatriotas.

Se trata de especialistas en mantenimiento naval como mecánicos, soldadores, marinos mercantes y torneros, entre otros oficios. En enero de este año, fueron contratados por una empresa de Miami que ofrece servicios de mantenimiento a cruceros. Comenzaron a realizar tareas en un buque que recorre puertos de Emiratos Árabes Unidos, Omán y Qatar.

El abogado de los uruguayos, Marcos Pacheco, dijo a El País que estos fueron contactados ayer por personal del consulado uruguayo en Abu Dabi que les transmitió que se trabaja en su retorno al país.

“Nos parece muy bien que el Ministerio de Relaciones Exteriores repatríe uruguayos que estaban en vacaciones en otros países cuando se desató la pandemia. Pero los compatriotas varados en Dubái son trabajadores. Con más razón hay que traerlos”, dijo el profesional.

El grupo de uruguayos que trabaja en el crucero es de alrededor de 20 personas, de las cuales 12 exigieron a la empresa que los repatriara tras ver como colombianos, brasileños y peruanos regresaban a sus países. El resto opinaba que no se debía adoptar medidas de ningún tipo porque podía generar no ser recontratados por la compañía en un futuro. Los salarios que perciben oscilan entre US$ 4.000 y US$ 5.000 mensuales.

El principal problema que enfrenta la Cancillería es la dificultad para encontrarles una línea aérea hacia Sudamérica. Emiratos Árabes solo habilita vuelos humanitarios a Europa y algunos a la zona asiática del Pacífico. A Estados Unidos el gobierno de Emiratos Árabes aún no autorizó vuelos humanitarios.

Alimentos vencidos.

La compañía que ofrece pasajes en el crucero Horizon señala que este es muy lujoso y exclusivo. Posee cabinas en penthouse confortables, piscinas, teatros y cines. Remodelado en 2012, destaca por la calidad de sus restaurantes y su servicio de primera. Este barco cuenta con piscinas exteriores, spa, centro de belleza, jacuzzis y gimnasio, dice la empresa.

En una carta enviada al Ministerio de Relaciones Exteriores el grupo de uruguayos señaló que hace aproximadamente un mes aparecieron los primeros casos de COVID-19 en el crucero y pasajeros y tripulación fueron puestos en cuarentena.

“De todas formas se nos brindaron por parte de la empresa los servicios muy básicos pero se nos dio alimentos con fecha de caducidad expirada. No contábamos con los implementos de seguridad suficientes y hasta carencia en las comunicaciones”, dice la misiva escrita por un trabajador en representación de los confinados en el crucero. Allí se advierte que los responsables del barco los obligaron a hacer una cuarentena trasladándolos continuamente de lugar en el barco donde circulaban con personas infectadas corriendo el riesgo de contraer la enfermedad.

La carta concluye solicitando a la Cancillería que empiece los trámites para repatriarlos a Uruguay mediante la modalidad de un corredor humanitario como los ya realizados por la cartera.

Con riesgo de contraer la enfermedad en el buque

Los trabajadores uruguayos se quejaron de que debieron convivir con personas contagiadas por coronavirus arriba del buque. Hay 150 enfermos con COVID-19 en el barco. Uno de los uruguayos dijo en un audio que se ven obligados a buscar la comida a donde había centenares de personas y que cuando se desató la enfermedad no les dieron mascarillas. En ocasiones, dijo, usaban una mascarilla durante días. “La empresa que nos contrató desapareció”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados