UNA CACERÍA DE 17 DÍAS SIN ÉXITO AÚN

Bonomi presume un “hecho doloso” en la fuga de Rocco Morabito

La oposición no lo interpela porque sostiene que siempre el FA lo respaldará.

Bonomi y Layera en comisión parlamentaria por la fuga de Rocco Morabito. Foto: Leonardo Mainé
El ministro Eduardo Bonomi y el director de Policía Mario Layera explicaron lo que pudieron, mientras se investiga, a los senadores. Foto: Leonardo Mainé

El ministro del Interior considera que en la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito se produjo “un presunto hecho doloso”. Según el senador nacionalista Javier García, Bonomi admitió en la comisión de Seguridad y Convivencia del Senado que si bien tomó “conocimiento” del informe de Inteligencia que hace más de un año le advirtió sobre la planificación de la fuga, no lo leyó.

Además, sostuvo que no hubo “responsabilidades políticas” en la fuga del rey de la cocaína en Milán y líder de la mafia calabresa, la Ndrangheta, y la comparó con la fuga de los Tupamaros de 1972 que terminó, dijo, con “uno de ellos como presidente de la República”, en alusión a su compañero del MLN José Mujica.

El jerarca brindó fragmentada información a la comisión acerca de la fuga en la que se escaparon cuatro personas (todos presos administrativos esperando la extradición), tres de ellos ya recapturados y sin vínculos con la Ndrangheta, siendo el cuarto el mafioso italiano.

Los motivos de la escasa información que, en sus primeras consideraciones públicas hizo Bonomi sobre el caso, fueron que tanto la forma de fuga, el paradero de Morabito, si se sobornó a policías, la responsabilidad de los guardias y la ausencia de grabación de las cámaras de seguridad de la cárcel dos días antes de la fuga -todos los cuales son elementos clave- están bajo investigación de la Policía y dos fiscales.

Una de las primeras medidas que tomó el Ministerio del Interior al conocerse la fuga fue apartar del cargo a varios policías y la renuncia del director interino del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Alberto Gadea.

Rocco Morabito podría estar aún en el país, según los investigadores. Foto: Ministerio del Interior
Rocco Morabito. Foto: Ministerio del Interior

Investigación

El ministro explicó abundantemente a los senadores las razones por las que Morabito terminó en la excárcel de San José y Yi a la espera de su extradición. “Se puede decir poco”, anticipó el ministro.

Relató que Morabito, como preso administrativo, se fugó del Centro de Internación, Diagnóstico y Derivación, la ex Cárcel Central, “un lugar bastante light en cuanto a condiciones de privación de libertad”, según la definición de Bonomi. Cumplió su pena por delitos cometidos en Uruguay en lo que se conoce como La Piedra, en el penal de Libertad.

Pero una vez cumplida, como era un preso administrativo, no podía esperar la extradición en contacto con penados, procesados o formalizados. “Y tuvo que volver al Centro de Internación (San José y Yi)”, añadió.

“Entonces hubo información sobre un intento de fuga que obviamente conocíamos y por eso tomamos medidas para evitarlo y se evitó. Esta es una fuga que se presume dolosa, pero no podemos afirmar que haya sido así. Hay que investigarlo. El fiscal establece una línea de investigación que va por ese lado”, relató el ministro.

Ese intento de evasión dio lugar al conocido informe de Inteligencia elaborado en 2018 y enviado a las autoridades ministeriales.

Bonomi indicó luego que el propio Morabito fue quien pidió el traslado a la sede de la Guardia Republicana, pero que se le dijo que no porque en ese lugar estaba el recluso mexicano Gerardo González Valencia, acusado de integrar la banda “Los Cuinis”, quien también estaba esperando la extradición.

“Luego aparecieron indicios de intentos de fuga más recientes. Se tomaron algunas medidas, se lo quiso trasladar a la Unidad 1 (cárcel nueva de Punta de Rieles), y por las razones de que no puede estar en contacto con otras personas formalizadas no pudimos. Determinamos que la Guardia Republicana era responsable de la seguridad, pero no que se hiciera cargo de la seguridad como en algún momento se dijo”, añadió.

Las cámaras fueron retiradas por denuncias hechas por los mismos presos sobre “un supuesto caso de malos tratos y corrupción que se podía constatar con las cámaras. Entonces hubo una resolución del fiscal de retirar las imágenes” contenidas en un DVR. “No se tomaron medidas y eso está investigación”, contó Bonomi. Interior no sabe si Morabito ya se fue del país, añadió.

"No leyó"

“Es una vergüenza. Llevamos 17 días de la fuga y el ministro no tiene ni idea de cómo se fugaron”, dijo el senador García.

“Se le anunció de la fuga. Hay un informe de Inteligencia penitenciaria de que se iban a fugar, pero el ministro no leyó el informe. Le llegó pero no lo leyó, peor aún. Dijo que no lo había leído y que había tomado conocimiento” del informe alertando de la fuga, remarcó el senador.

García dijo que Bonomi “no tiene la dignidad” de asumir su responsabilidad política, y anunció que pese a la decepción de la oposición Bonomi no habrá de ser interpelado. “Acá siempre termina igual, nadie se hace responsable y la bancada del gobierno respalda siempre al ministro”, se quejó.

Bonomi volverá a concurrir a la comisión de Seguridad y Convivencia del Senado para ser consultado, nuevamente por el senador García, acerca del funcionamiento y controles del sistema de espionaje El Guardián.

Señalan una posible demora de la Corte

El ministro del Interior Eduardo Bonomi explicó que los resultados de espionaje hechos a través del sistema informático llamado “El Guardián” en dos años de funcionamiento no han sido informados a la Suprema Corte de Justicia (SCJ), como le reclamara ayer el senador Javier García, porque “recién se nos dijo a quién entregarle la información”. “Esa información no es decir a quién, sino en cuántos casos se aplica. Es información estadística”, explicó. “La información siempre estuvo, pero recién ahora se designó a la persona para recibirla”, subrayó. García se reunió con el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Eduardo Turell, a quien planteó la falta de controles sobre el funcionamiento del sistema de escuchas telefónicas “El Guardián”. En esa charla había responsabilizado al Ministerio del Interior, pero ahora el ministro Bonomi se defendió y dejó abierta la posibilidad de que la demora en enviar los informes, que deben ser trimestrales, a la corporación, fuera porque hasta ahora no se había nombrado la persona encargada de recibir la estadística.

más

Una cárcel light para el mafioso

Rocco Morabito, el líder de la mafia calabresa, se fugó hace 17 días del Centro de Internación, Diagnóstico y Derivación, la ex Cárcel Central, “un lugar bastante light en cuanto a condiciones de privación de libertad”, según la definición del ministro del Interior Eduardo Bonomi. El senador Javier García coincide bastante con el ministro, en cuanto afirmó que se trata de un lugar “donde se escapan por la puerta”, y en el cual los fugados “cocinaban, andaban de un lado para el otro y a quienes les fueron requisadas botellas de alcohol”. El jerarca informó escuetamente a la comisión del Senado en tanto la investigación sigue.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)