Sanción a Manini Ríos

Arresto a rigor: qué implica, dónde se debe cumplir y qué tareas se pueden realizar

El comandante en jefe deberá cumplir una sanción de 30 días que comenzará a regir cuando llegue al país.

Guido Manini Ríos en su discurso por el aniversario del Ejército Nacional. Foto: Francisco Flores.
Foto: Francisco Flores.

Guido Manini Ríos, comandante en Jefe del Ejército, fue sancionado por el Poder Ejecutivo con 30 días de arresto a rigor que comenzarán a cumplirse una vez que regrese al país -se encuentra en México en misión oficial-, por haber emitido expresiones políticas en las últimas semanas, algo que le está vedado.

Existen dos tipos de arresto en la órbita castrense: el arresto simple y el arresto a rigor. Si bien en ambos casos "la libertad se pierde" en el primero se permite que el sancionado se desplace dentro de la unidad en la que esté recluido, mientras que en el segundo "la persona es obligada a estar en un recinto cerrado", explicó a El País Julio Halty, expresidente del Supremo Tribunal Militar. 

El de Manini Ríos "es un caso muy especial porque es un comandante en jefe y mientras esté en funciones tiene que atender tareas" y desplazarse más allá de la unidad en la que cumpla la sanción. 

Al ser consultado sobre los posibles establecimientos en los que podría ser alojado, Halty indicó que considera que podrían recluirlo en el Comando de Ejército donde ya tiene alojamiento. "No puede ser domiciliario, se debe cumplir en una unidad militar", aseguró.

"Puede ser por ejemplo alojarse en el Instituto Militar de Armas y Especialidades (IMAE) que está en camino Maldonado, pero eso lo dispone el superior que en este caso es el ministro de Defensa, Jorge Menéndez", indicó.

El lugar de alojamiento, cualquiera sea el caso, es "una cuarto con todas las comodidades para pasar en la habitación" y no "un calabozo o una celda", como se podría pensar. 

Por otra parte también se deberá evaluar si el arresto a rigor es con perjuicio del servicio o sin. En caso de ser "con" no podrá realizar ninguna de las tareas vinculadas a su cargo, mientras que de ser "sin" puede seguir las actividades que le exige la tarea sin ningún problema. 

Halty explicó además que cuando el comandante en Jefe llegue al aeropuerto deberá presentarse ante el Ministerio de Defensa para cumplir la formalidad de que le informen la sanción y que se la entreguen por escrito. 

En caso de quererlo, Manini Ríos puede solicitar que se revea la situación ya que "él tiene derecho a reclamar y exponer sus argumentos", indicó Halty y agregó que puede "desde pedir una aclaración hasta pedir un recurso" de apelación. 

Al ser consultado sobre el grado de la sanción, el expresidente del Supremo Tribunal consideró que "30 días para cualquiera es una sanción grave pero más siendo comandante en Jefe".

Por su parte, el presidente del Centro Militar, Carlos Silva, calificó a la decisión del Poder Ejecutivo de “disparate” y agregó que no está acorde a la jerarquía de Manini Ríos.

“Lo sancionaron como si fuera un cadete”, dijo. Silva –quien manifestó su “apoyo” al comandante en Jefe del Ejército- comentó que se trata, a su entender, de una “sanción extraña”.

Ni Silva ni Halty recuerdan un antecedente con las mismas características que las del caso actual (es decir, el arresto a rigor de un comandante en Jefe en funciones). 

En octubre de 2006, durante su primer mandato, Tabaré Vázquez destituyó al entonces comandante en Jefe del Ejército, Carlos Díaz, por una reunión que había mantenido con el expresidente Julio María Sanguinetti y el exministro de Defensa Yamandú Fau. Los generales Pedro Aguerre y Miguel Dalmao, que también habían participado del encuentro, fueron arrestados por cinco días.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)