EL CAMPO, LA CIUDAD Y LOS POLÍTICOS

El agro en la campaña electoral

Once precandidatos a la Presidencia dieron su parecer sobre el futuro productivo del país

Precandidatos de todos los partidos con representación parlamentaria coincidieron en un mismo escenario.
Precandidatos de todos los partidos con representación parlamentaria coincidieron en un mismo escenario.

Los once precandidatos con representación parlamentaria que expusieron ayer en el 102° Congreso de la Federación Rural celebrado en Paso de los Toros, coincidieron en un punto neurálgico: el convencimiento de que "no existe país sin la producción agropecuaria". Pero, hubo matices.

En concreto, los precandidatos hablaron, porque así lo dispuso la organización, en torno al tipo de cambio, la libre flotación del dólar, la matriz energética, aspectos vinculados a programas financieros, tarifas e impuestos, negociación colectiva y las perspectivas de la producción nacional.

El programa que estableció la lista de oradores no reparó en un detalle: los dos precandidatos de partido de gobierno presentes en la ocasión, Daniel Martínez y luego Mario Bergara, hablaron en primer y en segundo lugar respectivamente, tras lo cual ambos estuvieron algunos minutos y se retiraron por separado.

Las visiones de ambos contrastaron, como era de esperar, con la de los demás contendientes. “Entiendo el impacto que tiene la problemática cambiaria para este sector tan importante de la economía nacional y que históricamente ha sido el sector de más peso en la economía uruguaya, de todas formas en una mirada a la situación general del país tal vez a la cosa a la que le doy más prioridad es a la inversión global y al empleo”, dijo el exintendente de Montevideo, Martínez.

“Creemos que el país tiene un sistema de régimen de libre flotación que obviamente está sujeto y que necesita tenerlo, porque es un país que incide poco o nada en la economía mundial e inclusive poco o nada en la economía regional y lo que tiene que tener es la capacidad de adaptarse a los vaivenes regionales”.

Dijo que en el pasado hubo sistemas que buscaron imponer un comportamiento del dólar y que en general terminaron siendo “absolutamente nefastos” para la economía. “El sistema de libre flotación debe seguir, hacerse como está y no hay una forma de incidir realmente en él, so pena de terminar generando un desbarajuste económico”, apuntó.

En la misma línea opinó Mario Bergara, que señaló que “el gobierno y el Banco Central han tenido como regla que el dólar en Uruguay acompañe el dólar global” y que solo se intervenga cuando haya una excesiva volatilidad. “Esa ha sido la conducta del gobierno, la que comparto y entiendo debe seguir gane el partido que gane”.

Bergara señaló que la matriz energética de referencia “tiene impactos financieros fuertes”, explicando que antes de que se diera este cambio “te venía una sequía y nos faltaba electricidad y la teníamos que compensar prendiendo la central térmica arcaica que teníamos y lo transformaba en un salto de costo abrumador”, en 2011 y 2012 hubo sequía, recordó y agregó que “esto lo voy a atar al tema de las tarifas; si el gobierno no hubiese subsidiado la energía eléctrica en esos meses de sequía, las tarifas tenían que haber subido aproximadamente un 80% y eso no sucedió porque el fisco asistió al sector productivo por esa vía”.

Hoy estamos en una situación diferente, agregó Bergara en referencia a la necesidad de controlar el gasto público. “Va a ser difícil pensar en rebajas significativas generalizadas de las tarifas públicas”.

El blanco Luis Lacalle desafió al Frente Amplio a decir cómo va a hacer para bajar el déficit fiscal. “El que en esta campaña electoral no diga cómo va a arreglar los números, es un inconsciente o está mintiendo... y el uruguayo no aguanta más mentiras”.

En ese sentido dijo que los productores no soportan más incrementos de impuestos. “Hasta un paquete de fideos está influido por la energía eléctrica y el combustible”, expuso el líder de Todos.

Sobre la seguridad pública, el presidenciable blanco dijo que el abigeato “es el delito que menos resoluciones judiciales tiene, el de menos eficiencia” y se mostró contrario a la generación y vigencia de los “impuestos ciegos”, que dijo “atentan contra la producción. Crecieron del 37 % al 60 % en estos años”.

Jorge Larrañaga apuntó contra el partido de gobierno. “En los últimos veinte años los grandes enemigos del campo han sido la aftosa y el Frente Amplio”, remarcó. “No podemos subsidiar la ineficiencia pública o las decisiones políticas incorrectas sobre las tarifas”, agregó el líder de Alianza Nacional.

Enrique Antia destacó las coincidencias con sus correligionarios blancos y planteó la necesidad de instalar mesas de diálogo donde subrayar las propuestas donde haya acuerdo con los otros partidos.

Carlos Iafigliola, uno de los últimos oradores, se quejó de que el resto no se quedó a escuchar y dijo que “con tanta brillantes ideas” no sabe el Frente Amplio “por qué no las hizo en estos 15 años de gobierno”.

El colorado Ernesto Talvi planteó la necesidad de eliminar el decreto que habilita las ocupaciones y achicar el Estado no reponiendo ninguna de las vacantes lo que le permitirá ahorrar US$ 1.100 millones.

Para Edgardo Novick el país tiene como principales problemas el dólar, los impuestos, las tarifas y los sindicatos. “Hay una sola forma de bajar impuestos y las tarifas: un Estado más eficiente, mejor gestionado y más chico, ¿para qué necesitamos 200 coroneles?”, dijo.

En tanto, Pablo Mieres, del Partido Independiente, opinó que el país sufre “atraso cambiario”. “Hoy es muy difícil prometer reducciones tributarias inmediatas, pero también es imposible y no deseable seguir aumentando impuestos”, expresó.

Gonzalo Abella de Unidad Popular criticó la decisión del gobierno de acordar con UPM y la inversión en el tren. “Es el tren de la muerte”, opinó. En su programa destacó la necesidad de “pesificar” la economía local y eliminar el sistema jubilatorio pro AFAP.

Piden al gobierno que aclare costos de la planta de UPM
Federación Rural advirtió que no quiere más cuentos en cuanto a la seguridad


Pablo Antúnez

En el marco de la clausura del 102° Congreso Anual de la Federación Rural (FR) en Paso de los Toros, el titular de la gremial, Miguel Sanguinetti Gallinal, afirmó que los productores “no están dispuestos a seguir tolerando que se nos siga llevando a cuentos” en el tema inseguridad y pidió a los gobernantes que “respalden a la Policía y hagan cumplir las normas, la Constitución y las leyes”.

Destacó que los productores agropecuarios no pueden elegir qué hacer cuando se habla de inseguridad en el medio rural. “En cualquier lugar de nuestra patria, la solución a esta problemática es una decisión política” y criticó que “los últimos gobiernos decidieron abandonar a la gran mayoría del pueblo uruguayo, a favor de unos pocos que quieren vivir del trabajo ajeno y muchas veces jugando con la salud y la vida de mucha gente de trabajo”.

Más allá de la desilusión que expresan los uruguayos acerca del sector político -según su visión-, se puede “estar desilusionados con los políticos y la política partidaria”, pero advirtió que “cuidar esta herramienta es cuidar las instituciones, es cuidar la democracia republicana”. Agregó que hay que “levantar la bandera y claramente decir no son todos los políticos iguales, hay gente que se ha dedicado toda la vida a la política y lo han hecho con verdadera vocación de servicio y no para beneficio propio”.

Planta UPM. La instalación de la nueva planta de celulosa de la empresa UPM no podía faltar en el discurso del presidente saliente de la FR y menos en Paso de los Toros, donde la gremial volvió a realizar un Congreso Anual luego de 60 años.

En torno a este tema, pidió y exigió al gobierno que aclare a todos los uruguayos, “el costo, la forma de pago y el costo total de toda la infraestructura necesaria para que pueda instalarse la nueva planta de celulosa”.

El orador dijo que la Federación Rural es consciente que las inversiones son fundamentales para el desarrollo del país y el bienestar de la población.

Hablando de economía, dijo en su discurso: “Nos dicen una y otra vez que la única forma que el Uruguay retome la senda del crecimiento es que vuelva la inversión”. Por eso reclamó que “esa inversión, que puede ser extranjera o genuina del país”, debería tener “las mismas reglas de juego” y advirtió tajante que “los uruguayos no somos de segunda”.

Sanguinetti reconoció que el inversor necesita sentirse respaldado y apoyado y no tener la sensación que no es dueño de su propia empresa. “El Estado tiene que ser el garante, que se va a respetar la propiedad privada, porque así lo establece claramente la Constitución de la República. Que se respete”, reclamó el gremialista.

Orden. En otro pasaje de su oratoria dijo: “Creo que llegó la hora de hacer un alto en el camino, quizás de hacer un paro por una semana, ya que están de moda y dedicarnos a reflexionar y hacernos algunas preguntas. ¿Qué país queremos?” Y se respondió: “El del orden, el del trabajo, el del respeto por los demás, el de la tolerancia, un país en donde se respeten las instituciones, un país donde cada uno pueda tener una vivienda decorosa y por ende una vida digna. O por el contrario, queremos un país donde el caos sea la norma, donde vemos fundirse empresas y la gente queda sin trabajo. O donde la intolerancia con el que piensa distinto es moneda corriente”. Por eso afirmó que “es fundamental que los dirigentes entiendan, de una vez por todas que el orden, el respeto y la tolerancia se derraman de arriba hacia abajo, esto es clave para que el país pueda salir adelante”.

Así, el gremialista estimó que “Uruguay tiene oportunidades enormes en la producción de alimentos para un mundo que los requiere y con mucha avidez”.

Zona franca. Frente a los costos de las empresas, tiró sobre la mesa que “deberíamos plantearnos si no ha llegado el momento que toda la agroindustria uruguaya entre en un régimen de zona franca”. Invitó “a los economistas a que hagan este estudio de costo-beneficio” para el Uruguay.

Se mostró convencido en materia de productividad de tomar como ejemplo a Nueva Zelanda, con una economía basada en la agropecuaria. “Uruguay enfrenta enormes desafíos para adelante, sepan que en la Federación Rural está todo su apoyo para realizar todas las reformas que el país necesita, para realmente llegar a ser un país de primera y que no sea un simple eslogan”.

No todo fueron críticas, el presidente saliente de la Federación Rural reconoció que “se avanzó algo” en temas de infraestructura, rutas, puentes, etc. Quizás haya zonas donde no hayan llegado los arreglos, pero en este sentido creemos que lo importante es que el tema se puso sobre la mesa, porque hace años atrás ni siquiera estaba en la agenda de los últimos gobiernos. Por muchos años la Federación Rural lo reclamó. Reconocemos los avances y es bueno seguir en el trillo”.

ESPECIAL

Para saber más

Elecciones 2019: encuestas, noticias, frases, entrevistas, imágenes y videos de la campaña electoral en Uruguay los encontrás en nuestro especial Uruguay Vota

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)